Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional El DEATE SOBRE LA NEGOCIACIÓN CON ETA MIÉRCOLES 14 6 2006 ABC Dirigentes socialistas y de Batasuna irán juntas a Estrasburgo el día 20 a defender la negociación con ETA Gema Zabaleta (PSE) y Jone Goiricelaia piden cita a todos los grupos b Las diputadas y altos cargos socialistas y nacionalistas que apoyan el proceso darán el primer paso de lo que ETA llama la internacionalización del conflicto ÁNGEL COLLADO MADRID. El grupo de dirigentes políticas socialistas, nacionalistas vascas y batasunas que apoya la negociación entre el Gobierno y la banda terrorista ETA bajo las siglas Ahotsak (voces para la paz) se ha dirigido por carta a los grupos parlamentarios de la Cámara de Estrasburgo- -socialistas, populares y liberales- -para pedir entrevistas con sus responsables. Con el respaldo del grupo de los Verdes, solicitan citas para explicar el proceso abierto en el País Vasco y facilitan una lista de las interesadas que acudirán el próximo día 20 al Parlamento europeo. Entre las peticionarias están la diputada autonómica del PSE Gemma Zabaleta y la dirigente del brazo político de ETA y abogada de etarras Jone Goiri- celaia, que forma parte de la mesa nacional de Batasuna. También figura en la relación otra dirigente del PSOE, Ainhoa Aznárez, concejal del Ayuntamiento de Pamplona, junto con las habituales del grupo adscritas a partidos nacionalistas vascos: PNV, EA y Aralar. Por Ezker Batua está Kontxi Bilbao. Las aportaciones internacionales son los nombres de una militante del Partido Socialista francés, Colette Capdeville, y la de Mertxe Colina, de AB, grupo escindido de Batasuna en el país vecino. La visita del grupo de mujeres que se proponen blindar el proceso se declaran partidarias de la legalización de Batasuna y se manifiestan partidarias del llamado derecho de autodeterminación será el primer acto de lo que ETA siempre ha considerado fundamental en su estrategia: la internacionalización del conflicto El presidente del Parlamento europeo, José Borrell, prohibió hace pocos meses la intervención del jefe batasuno Pernando Barrena en otro acto de explicación del conflicto que tam- bién estuvo amparado por el grupo de los Verdes. Batasuna, como parte de ETA, figura en la lista europea de organizaciones terroristas. El problema que se le plantea ahora a la Cámara de Estrasburgo consiste en que Goiricelaia acude amparada en un grupo junto con otras dirigentes políticas de partidos legales y con el título de que va a promover la paz Además, Borrell se encontrará con la circunstancia añadida de que en España el presidente del Gobierno ha accedido ya a la exigencia de ETA Batasuna para que se celebre una entrevista entre representantes del PSE y de la coalición ilegal como paso fundamental en el llamado proceso de paz La banda terrorista siempre ha considerado clave para conseguir sus fines lo que denomina internacionalización del conflicto Después de verse arrinconada en toda Europa, que el proceso se supervise o difunda en las instituciones comunitarias le facilita además la imagen de que se trata de un problema que afecta a dos estados: España y Francia. Goiricelaia y McGuinness, del Sinn Fein EFE MADRID. Con la misma frialdad con la que mató al edil del PP José Luis Caso y secuestró y pegó un tiro de gracia al concejal Miguel Ángel Blanco, el etarra Francisco Javier Gaztelu Txapote afrontó ayer el primero de los ocho juicios que tiene pendientes en España, después de que fuera entregado temporalmente por Francia el pasado 15 de diciembre. Lejos de mostrar arrepentimiento y desafiantes con el tribunal y la Policía, Txapote y su compañera, Irantzu Gallastegi, fueron el vivo reflejo del nuevo talante de ETA tras el anuncio del alto el fuego En una auténtica provocación a la Sección Tercera de la Audiencia Nacional, los dos terroristas, que además de comando y víctimas comparten un hijo, permanecieron todo el juicio de espaldas al tribunal, ensimismados en su charla (llevaban tiempo sin verse) y dejando aflorar alguna que otra sonrisa, quizá cuando hablaban del niño, que hoy tendrá la misma edad que el nieto pequeño de Caso. Pero eso fue después de que el presidente del tribunal, Alfonso Guevara, diera orden a la Policía Nacional para que entrara en el habitáculo blindado y obligara a los procesados a levantarse. Txapote se resistió y llegó incluso a enfrentarse con los cuatro agentes, a los que dedicó la misma mirada asesina que Caso no pudo ver. Unos minutos después, cuando los etarras decidieron, sin palabras, dar la espalda a la Justicia, la Policía les volvió a dejar solos y a partir de ese momento no hu- Txapote fue juzgado ayer por la primera de las ocho causas que tiene abiertas en España: el asesinato del concejal José Luis Caso. El lunes lo será por el de Miguel Ángel Blanco Quítate de ahí o también te tiro TEXTO: NATI VILLANUEVA Txapote y Gallastegi, momentos antes del inicio del juicio, ayer POOL bo para ellos más mundo que el de su burbuja. Mientras, en el exterior del habitáculo, varios testigos relataban al tribunal cómo a las once menos cinco de la noche del 11 de diciembre de 1997 Txapote enfundado en un gorro de lluvia, entraba en el bar de Rentería que frecuentaba Caso, apoyaba su pistola en la sien derecha del edil y, sin mediar palabra, disparaba. Segundos después amenazaba a las cinco personas que presenciaron aquella macabra escena: Si intentáis seguirme os hago lo mismo y después salió caminando del local, con la tranquilidad del que acaba de pagar un txikito y la seguridad de que los otros dos miembros del comando, Gallastegi y José Luis Gueresta (quien se suicidó meses después) les esperaban en las inmediaciones del local. Pero antes, F. G. (iniciales ficticias de un testigo protegido que ayer lloraba la muerte de su amigo) se interpuso en el camino de Txapote El asesino, empujándole, le espetó: Quítate de en medio o también te tiro El párrafo anterior es el resultado del puzle que fueron confeccionando, pieza a pieza, doce de los catorce testigos que declararon en la Audiencia Nacional. Los otros dos eran los etarras Ana Belén Egües, miembro del comando Madrid y Sebastián Lasa, quien, pese a ser recibido por los procesados al grito de ¡Aúpa Sebas! aseguró que no les conocía de nada. Todos los luchadores somos hermanos, y a los hermanos se les saluda dijo después para disimular.