Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional MIÉRCOLES 14 6 2006 ABC PP y PSOE pactan in extremis en Baleares un estatuto abierto a cambios en las Cortes Los populares renuncian a la financiación especial; los socialistas, a potenciar el catalán estuvo a punto de quedar aparcado para septiembre, pero las negociaciones de última hora dieron su fruto. IU y el PSM votaron en contra JOSEP MARIA AGUILÓ PALMA DE MALLORCA. Finalmente, hubo acuerdo entre los dos partidos mayoritarios en Baleares, el PP y el PSOE, y el Parlamento autonómico aprobó ayer el texto de reforma del Estatuto de Autonomía del archipiélago con los votos a favor de estas dos formaciones y de Unión Mallorquina (UM) y el voto en contra del Partido Socialista de Mallorca (PSM) y de Izquierda Unida- Los Verdes. En los últimos días, las diferencias existentes entre el PP y el PSOE habían llegado a hacer temer que el nuevo texto ni siquiera fuera a ser debatido en la Cámara balear ayer martes y que sería retirado del orden del día, lo que habría provocado que ya no pudiese volver a ser presentado hasta el mes de septiembre. De hecho, la jornada de ayer empezó sin que el PSOE hubiera hecho público todavía el sentido de su voto. No obstante, al mediodía, el presidente de la Cámara balear, Pere Rotger, aceptó interrumpir de forma momentánea el debate para que populares y socialistas hicieran un último esfuerzo para desbloquear la situación. Poco después, el presidente del Gobierno autonómico, el popular Jaume Matas, y el secretario general del PSOE en Baleares y ex presidente autonómico, Francesc Antich, comparecieron ante los medios de comunicación para anunciar que las dos formaciones que dirigen habían acordado aprobar el nuevo texto estatutario, que ahora deberá remitirse al Congreso de los Diputados. b El nuevo texto Ni condonación de deudas ni donativos oscuros EP MADRID. El Grupo Popular ha presentado una enmienda a la totalidad con texto alternativo a la proposición de ley de ERC para la reforma de la Ley de Partidos Políticos en la que plantea suprimir las donaciones anónimas y que las formaciones políticas no puedan condonar sus deudas que superen los 90.000 euros. En el texto, que el Pleno del Congreso tiene previsto debatir la próxima semana, el PP introduce una disposición transitoria en la que establece que los partidos políticos podrán llegar a acuerdos respecto de las condiciones de la deuda que mantengan con entidades de créditos y que dichos acuerdos serán los admitidos según los usos y costumbre del tráfico mercantil habitual entre las partes Cesiones mutuas Régimen Especial de Baleares: Matas deseaba que el nuevo Estatuto recogiera de forma explícita la necesidad de que el archipiélago contase con un nuevo Régimen Especial de Baleares (REB) que permitiría que las empresas tuvieran ventajas fiscales. El PP renunció finalmente a esta propuesta. Cláusula Matas Garantizará que Baleares tendrá las mismas compensaciones económicas que Canarias por el hecho de ser ambas un archipiélago, con la salvedad de que Canarias es ultraperiférica. El PSOE lo aceptó. Deuda histórica: Tanto el PP como el PSOE estaban de acuerdo en que Baleares debe recibir del Estado 3.000 millones de euros en diez años, para intentar compensar la llamada deuda histórica. pidió a los diputados populares que diesen un voto de confianza al PSOE si finalmente no fuese posible el acuerdo con los socialistas isleños, en el sentido de creer que, al llegar el nuevo texto al Congreso, no va a sufrir ningún cambio fundamental. Porcentualmente, el nuevo texto del Estatuto de Autonomía sale de la Cámara balear con el apoyo de más de un 80 por ciento del Parlamento del Archipiélago. En cuanto a las formaciones que votaron en contra en la sesión de ayer, el portavoz del PSM, Pere Sampol, indicó que su grupo había adoptado esa decisión porque no se equiparaban en derechos y deberes de uso y conocimiento la lengua castellana y la catalana. El Estatuto reconoce el derecho de conocer el catalán, pero no la obligación, como ese grupo deseaba. Histórico para ambos Ambos líderes coincidieron en calificar el día de histórico y Matas agradeció la buena disposición final del PSOE de intentar llegar a un acuerdo consensuado. En principio, populares y socialistas esperan que el nuevo texto pueda ser ratificado por el Congreso antes de las próximas elecciones autonómicas y municipales de mayo de 2007. Tanto Matas como Antich reconocieron que en aquellos asuntos relacionados con la financiación será necesario alcanzar un acuerdo definitivo en el Congreso y en el Senado por parte del PP y del PSOE, pese a algunos acercamientos de posiciones que tuvieron lugar ayer, y mostraron su confianza en que dicho acuerdo será posible. Pese a los momentos de incertidumbre vividos a lo largo de la mañana de ayer, en el inicio del debate el presidente Matas ya había tomado la decisión de permitir que la reforma del Estatuto fuera debatida y votada, e incluso Sevilla, Julio Lacuerda (UGT) Zapatero, Enrique Fossoul (CC. OO. y Domingo Fernández (CSIF) ayer en Moncloa EFE Zapatero suscribe el estatuto del funcionario y dice que combate una Administración raquítica M. M. MADRID. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, presidió ayer en La Moncloa el acto en el que el ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, y representantes de los sindicatos UGT, CC. OO. y CSI- CSIF rubricaron la declaración- base del anteproyecto del nuevo Estatuto básico del empleado público, que en las próximas sema- nas será aprobado por el Consejo de Ministros y remitido a las Cortes para sustituir al vigente, y obsoleto, de 1984. Durante el acto, en el que Zapatero y Jordi Sevilla presentaron el acuerdo como histórico y no previeron grandes problemas durante su futura tramitación parlamentaria, el presidente del Gobierno presumió con ironía de presidir un Ejecutivo exper- to en Estatutos y recordó que con la oferta de empleo público hemos manifestado nuestro desacuerdo con la concepción raquítica y menguante de la Administración En virtud del acuerdo se crea un modelo homogéneo de función pública; se tiende a la reducción de la temporalidad en el marco laboral de las administraciones; se garantizan los principios de igualdad, mérito, capacidad y publicidad en el acceso al empleo público; se aspira a una profesionalización mayor de la función pública con nuevos sistemas de promoción horizontal y vertical y, entre otras novedades, se establece un código de conducta con derechos y deberes del funcionario.