Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional EL REFERÉNDUM SOBRE EL ESTATUTO CATALÁN MIÉRCOLES 14 6 2006 ABC JOSEP PIQUÉ Presidente del Partido Popular de Cataluña Alguien que justifica los ataques, como Montilla, no puede presidir la Generalitat BARCELONA. -Rajoy y Acebes han sido abucheados e insultados en sus últimas visitas a Cataluña. Todos los partidos insisten en que son incidentes aislados. ¿Lo comparte? -Son incidentes muy graves que constatan una pérdida importante de la salud democrática. Ante estos ataques, el PP ha dado la cara con coraje, sin caer en la provocación, sabiendo que quienes teníamos delante son energúmenos que han hecho de la intolerancia su manera de ser. Pero no nos callaremos, seguiremos diciendo lo que pensamos. En pleno siglo XXI no puede cuajar la idea de que los que no comulgamos con el pensamiento único no podemos hablar. Todo lo que pasa, de alguna manera, Joan Saura (ICV) o José Montilla (PSC) lo están justificando. Un político que utiliza esos instrumentos no puede ser presidente de la Generalitat. -A cinco días del referéndum del Estatuto, ¿qué conclusiones saca de la campaña? -La única fuerza política que está de verdad argumentando sobre las razones de su posición en relación al nuevo Estatuto es el PP. Entendemos que este Estatuto es malo para Cataluña y sus ciudadanos, para su progreso económico y social. En cambio estamos viendo cómo el resto de las fuerzas políticas, especialmente las impulsoras del sí están en otra cosa. CiU está claramente en campaña autonómica y el PSC divide su tiempo en dos partes. Por un lado, descalificando al PP, lo cual es un recurso político e intelectual muy pobre. Por otro, discutiendo quién va a ser el futuro candidato del PSC, si Maragall o Montilla. -Se da por seguro que Montilla será el candidato. ¿Da por finalizada la etapa Maragall? -Yo creo que ya hay tomada una decisión por parte del PSC. Creo que Maragall es un político amortizado y fracasado, que nos ha metido a todos en un enorme lío, que ha generado una gran crisis política y que, por tanto, hay que abrir una nueva etapa. Montilla ha dicho que, de cara al futuro, Cataluña necesita firmeza y sosiego, y eso lo interpreto como que hasta ahora no ha habido ni firmeza, ni serenidad, ni ambición. Su propio partido ha descalificado al señor Maragall. Pero si la alternativa debe ser el señor Montilla, dada la experiencia que tenemos de Gobierno del PSOE, me lleva a pensar que da igual quién sea el candidato. -Algunos partidos enfocan la campaña como un plebiscito. ¿El ciudadano hará lo mismo el 18 de junio? -No lo sé. Los partidos han planteado esto como un plebiscito, pero también como unas primarias de cara a las autonómicas. Me temo que el ciudadano, El dirigente popular advierte de que la sociovergencia dejaría a Cataluña en manos del Gobierno del 3 formado por dos partidos, CiU y PSC, que se han tapado las vergüenzas TEXTO: MARÍA JESÚS CAÑIZARES FOTO: ELENA CARRERAS después de dos años y medio de debate enfermizo y obsesivo, está profundamente harto de la clase política, que ha llenado la agenda política catalana de cuestiones estériles, viendo además cómo simultáneamente no se afrontaban los problemas reales, desde episodios como el hundimiento del Carmelo o del 3 (supuesta corrupción en la contratación de obra pública) hasta asuntos que realmente les angustian como la inseguridad o la inmigración. Creo que algo de eso va a haber en este referéndum. Y lo lamento, porque ahora deberíamos discutir sobre nuestras instituciones. ¿Prevé una abstención alta? -Eso no se puede decir. Yo quiero que la gente participe, que voten en contra de un Estatuto que consagra un modelo de Cataluña que creo que es malo para los intereses ciudadanos. No voy a hacer un llamamiento a la abstención, pero tengo un temor creciente a que todo este desapego, todo este alejamiento de los ciudadanos respecto a las clase política y sus instituciones vaya a tener un impacto muy fuerte sobre la abstención. Cataluña ha sido siempre muy abstencionista y, habido cuenta de cómo se ha generado el debate, tengo un auténtico temor a que mucha gente se quede en su casa, lo que sería un serio correctivo a la clase política. -Hemos visto alguna voz disidente en el PP de Cataluña. ¿Qué hará el militante popular el día 18? -Hemos visto en otros partidos comportamientos parecidos. Antiguos consejeros de Jordi Pujol han dicho que no votarán este Estatuto y miembros del Partido Socialista tampoco lo van a votar. Si vemos las encuestas, el grado El PP está dando la cara con coraje, sin caer en las provocaciones, sabiendo que a quienes tenemos delante son energúmenos de fidelidad del votante del PP es altísimo. Me quedo con eso. ¿Es perjudicial que se haya colado el debate sobre el proceso de paz en el País Vasco en la campaña? -El tema es tan importante en sí mismo que no debemos contemplarlo desde el debate catalán. Debemos separar ambas cosas. Sí que es verdad que está contaminando el desarrollo de la campaña, pero ahí debemos hacer un esfuerzo para que los ciudadanos, el día 18, cuando vayan a votar, no tengan en cuenta para nada lo que sucede en el ámbito de la política antiterrorista. -La oferta de pacto que usted ha hecho a CiU ¿parte del convencimiento o es una forma de poner en evidencia la llamada sociovergencia? -Nunca los he planteado en términos de oferta política. Me he limitado a recordar que habida cuenta que es muy difícil que se produzcan mayorías absolutas, hay diferentes escenarios. Y uno de ellos es el que ya se produjo durante ochos años entre CiU y PP. No se debe descartar ninguna hipótesis, porque las otras consisten en reanudar el tripartito, una experiencia nefasta, o la sociovergencia, que tiene muchas contraindicaciones, entre ellas que, al final, el poder en Cataluña, de forma asfixiante, se lo repartirían definitivamente las dos fuerzas políticas que se lo han repartido durante 25 años y se han tapado las vergüenzas. Yo lo he llamado el Gobierno del 3 y los ciudadanos me entienden perfectamente. -CiU dice que si sale el no Cataluña caerá en un abismo. -Es una solemne tontería. Si sale que no será una muestra de libertad de los ciudadanos, de rebeldía hacia una manera de hacer las cosas, y seguirá vigente el mejor Estatuto que ha tenido nunca Cataluña, que es el del 79, que nos ha permitido unas extraordinarias cotas de autogobierno y de financiación. Yo siempre critico la falsedad de decir que el nuevo Estatuto permite una gran financiación. Eso se puede conseguir al margen del debate estatutario y la historia lo demuestra. Si sale el no no pasa nada. Seguiremos trabajando en favor de los problemas reales de Cataluña. Esos problemas no se derivan de una supuesta falta de competencias, sino de malos gobiernos que sólo han pensado en el poder. ¿La presencia de la llamada ala dura del PP en la campaña ha sido planificada desde Cataluña? -La campaña está completamente diseñada desde Barcelona, hemos querido que viniera todo el mundo. No conozco a ningún sector duro o blando. Vienen personas muy importantes que están diciendo lo mismo que ha defendido el PP desde el principio.