Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Sociedad MARTES 13 6 2006 ABC Educación Medicina, Aeronáuticos y Comunicación Audiovisual, carreras con nota de acceso más alta El máximo nivel de exigencia en estos estudios se situó este curso entre un 8,81 y un 8,34 b Para el próximo curso, las univer- sidades disponen de 255.511 plazas de nuevo acceso y los mayores incrementos se producen en Medicina y Terapia Ocupacional M. ASENJO MADRID. Los estudiantes que han terminado segundo de Bachillerato serán durante ésta y la próxima semana los principales protagonistas de la vida académica. Alrededor de 150.000 se juegan a una carta su futuro profesional en las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU) más conocidas como Selectividad. Sin embargo, los resultados de las convocatorias anteriores indican que no es tan fiero el león como algunos quieren pintarlo, ya que más del 80 por ciento de los alumnos supera el examen y ocho de cada diez logran plaza en la carrera deseada. Un estudio del Consejo de Coordinación Universitaria refleja que a seis de cada diez titulaciones se puede acceder con una nota de 5, mientras que a ocho de cada diez se llega con menos de un 6. Sin embargo, los estudiantes que no consiguen su objetivo se concentran en el área de Ciencias de la Salud y en algunas titulaciones de Ciencias Sociales y Jurídicas y de Enseñanzas Técnicas. te pero todas las escuelas cubren sus plazas con los aprobados en junio. Sólo se pueden encontrar tres o cuatro casos en los que exista alguna posibilidad en septiembre. Los últimos datos oficiales sobre la oferta y la demanda referidos al curso pasado indican que, en términos globales, la oferta se ha reducido un 2,7 y la matrícula un 3,7 Esto se traduce en que el 16 de las plazas quedaron vacantes. El recorte ha sido generalizado en todas las ramas del saber excepto en las carreras de ciclo corto de Ciencias de la Salud que se incrementó un 1,35 Por el contrario, Humanidades ha sufrido el descenso más significativo (5,46 y, además, el 40 de sus plazas se quedan libres. Sólo en Bellas Artes y en traducción e Interpretación se logra cubrir la oferta. Según el mencionado estudio, Ciencias Experimentales ha visto reducida su matrícula en un 11,2 y el 30 de las plazas que ofrecían estos estudios se quedaron sin cubrir. Ciencias Sociales y Jurídicas ha reducido su oferta en un 2,6 pero ha cubierto el 91 de sus puestos disponibles. Finalmente, las Enseñanzas Técnicas han empeorado su situación especialmente en lo que se refiere a la demanda de sus estudios, ya que su matrícula ha bajado un 6,8 y quedan sin cubrir el 20 de sus plazas de ciclo corto y el 10 Pruebas de Acceso a la Universidad en la Facultad de Medicina de Córdoba En Humanidades el 40 de las plazas se quedan libres. Sólo se cubre la oferta en Bellas Artes e Interpretación en el ciclo largo. Como ejemplo, destaca Ingeniería de Minas que, desde hace largo tiempo, sufre un fuerte desequilibrio entre la oferta y la demanda y no llena sus escuelas. Las preferencias de los alumnos han cambiado en esta área y Telecomunicación, que durante largos años se mantuvo a la cabeza de las carreras más solicitadas, ha visto declinar su influencia aunque todavía mantiene niveles altos. Por el contrario, Ingeniería Aeronáutica (en Aeronaves, Aeropuertos o en Equipos y Materiales Aeroespaciales) verá incrementada su oferta en un 7,14 Así las cosas, Ciencias de la Salud fue la única rama que vio incrementada su oferta, ya que la demanda Ciencias de la Salud En el curso que ahora termina las notas de corte más altas (las que acredita el último alumno admitido en una titulación concreta) han correspondido a Medicina en la Universidad de Las Palmas (8,81) Aeronáuticos en la Politécnica de Cataluña (8,40) Comunicación Audiovisual en la Pompeu Fabra (8,34) y Traducción e Interpretación en la Universidad de Granada (8,33) Dentro de esos altísimos parámetros, aparece también Fisioterapia en la Universidad de Oviedo (8,20) El listón de la carrera de Medicina superó el 7,55, que fue la calificación exigida por la Universidad de Zaragoza para su campus de Huesca. En realidad, superó el 8 en la mayoría de las 26 universidades públicas que imparten estos estudios. En las privadas (Navarra y San Pablo- CEU) el sistema de selección es diferente. En general, los estudios sanitarios mantienen su primacía en cuanto a los niveles académicos de exigencia, salvo Farmacia que, en el mejor de los casos, apenas llega al 7 y en la que incluso se puede ingresar con un 5 en Selectividad. Enfermería ha bajado el lími- MÁS RECURSOS PARA LA UNIVERSIDAD CÉSAR NOMBELA N ada nuevo hay sobre financiación en la reforma de la Ley Orgánica de Universidades que ya se tramita. Sin embargo, será muy difícil acometer la configuración de una universidad de futuro, capaz de asumir nuevos proyectos, sin un planteamiento claro de la aportación de nuevos recursos. Los pronunciamientos de la Comisión Europea insisten en el papel de las universidades para lograr los objetivos de la Agenda de Lisboa 2000- -la apuesta por la Europa del conocimiento- -denunciando la escasa financiación. Nuestras universidades públicas tienen un régimen económico y financiero autónomo, la ley vigente les reconoce la capacidad de acceder diversas fuentes de financiación, pública y privada. No obstante, son los presupuestos de las comunidades autónomas la fuente principal, casi única, de los recursos económicos. Aspectos fundamentales, como los costes de matriculación o las retribuciones del profesorado son homogéneos y regulados desde fuera. En este contexto, son loables las iniciativas, como la reciente de la Comunidad de Madrid, de adaptar la financiación al cumplimiento de objetivos por parte de las universidades. Pero, seguiremos limitados si no se aborda un verdadero régimen económico que aporte los recursos adicionales. Las titulaciones de postgrado, para ser dignas de este nombre, tienen que responder a una nueva concepción en todos sus aspectos, para lo que es preciso que se puedan fi- nanciar adecuadamente. En muchas de nuestras universidades es urgente la adaptación de espacios e infraestructuras a las nuevas exigencias, medidas de seguridad, etc, una tarea costosa pero imprescindible. Es fundamental que nuestras instituciones de educación superior aborden nuevas iniciativas de I+ D, de transferencia de conocimientos, incluso de creación de empresas de base tecnológica (un aspecto que sí se incluye parcialmente en la aludida reforma) La financiación de la I+ D universitaria depende de la obtención de recursos externos, por los investigadores universitarios, pero no estarían de más políticas científicas propias. La demanda extendida de un cuerpo legal sobre la financiación de la Universidad, parece que habrá de seguir esperando. Hace falta ser creativos en la búsqueda de nuevos recursos, de cuyo empleo la Universidad debe dar cuenta y razón.