Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional MARTES 13 6 2006 ABC Olmert hará esfuerzos por negociar las fronteras E. J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. El primer ministro israelí, Ehud Olmert, se comprometió ayer ante el premier británico, Tony Blair, a hacer todos los esfuerzos posibles para entablar el diálogo con los palestinos sobre un definitivo trazado de las fronteras. Tanto Olmert como Blair, uno de los impulsores de la hoja de ruta para Oriente Próximo, indicaron que esas negociaciones sólo serán posibles si se da una renuncia al uso de la violencia y si Hamás acepta el reconocimiento del Estado de Israel, algo que el grupo islámico, encargado del Gobierno palestino desde las elecciones de enero, ha venido rechazando hasta ahora. Olmert, que fue elegido primer ministro israelí en marzo con un programa que prevé establecer fronteras permanentes hacia 2010, tanto si su trazado se pacta con los palestinos como si no, reiteró que si finalmente no es posible una negociación, Israel procederá de modo unilateral, desalojando una parte de Cisjordania y realineando algunos asentamientos. Por otro parte, en su reunión en Downing Street, Olmert y Blair trataron sobre la crisis internacional relacionada con el poder nuclear de Irán. Israel no tolerará armas nucleares en manos de Irán manifestó el primer ministro israelí. Policías antidisturbios a caballo junto a un café de Sderot, localidad del sur de Israel fronteriza con Gaza EPA En tres días, 68 cohetes Qassam 6 de ellos ayer, han caído sobre esta localidad israelí fronteriza con Gaza. Sus ciudadanos se han declarado en huelga de hambre por la ineficacia del Gobierno en combatir la amenaza Sderot quiere comerse a Beit Hanún JUAN CIERCO. CORRESPONSAL Cinco muertos y decenas de heridos al descarrilar un tren en Israel AFP NETANYA (ISRAEL) Al menos cinco personas murieron ayer y 75 resultaron heridas al norte de Tel Aviv a causa de una colisión entre un tren y un camión, según fuentes policiales y médicas. El accidente se produjo a la altura de Beit Yehoshua, cerca de Netanya, cuando el tren chocó contra un camión que se hallaba en la vía férrea. El tren, con más de 150 pasajeros, realizaba el itinerario Tel Aviv- Haifa a través del aeropuerto internacional Ben Gurion, cerca de Tel Aviv. Después de que descarrilaran la locomotora y tres vagones, equipos de bomberos y del Ejército intervinieron para rescatar a quince personas atrapadas en un vagón. Más de tres horas de esfuerzos fueron necesarias para sacar a los heridos y las víctimas mortales. Según la Policía, la colisión se debió a un accidente de circulación: una camioneta golpeó al camión y lo empujó hacia los raíles de un paso a nivel poco antes de que llegara el tren. SDEROT. Hace varios días ya que Sima Hadad no se pone por las noches el despertador. No le hace falta. Cada mañana, poco después del amanecer, Sima y sus tres hijos abren de golpe los ojos, sin tiempo para sentir el pánico que poco a poco se apodera de ellos hasta que comprueban, tras unos pocos segundos, que el cohete Qassam de turno no ha caído, esta vez, sobre su modesta casa. El ulular de la sirena despedida desde las sinagogas de la ciudad, un sistema puesto en marcha hace sólo unos meses bajo el nombre de Aurora roja que advierte a los habitantes de Sderot de la llegada de un Qassam hace pues las veces de despertador por las mañanas pero a la vez impide conciliar el sueño por las noches y mantener un ritmo de vida sólo normal a cualquier hora del día. Estamos obsesionados con los Qassam Sólo pensamos en ellos, de día y de noche. Mis hijos sienten verdadero pánico cada vez que suena la sirena. Se han cerrado los colegios y las guarderías. No tendremos este año campamentos de verano y a lo más que aspiramos es a mandar a los niños lo más lejos posible (el año pasado la UE llevó a varios niños a España) pero es caro explica a chorros Sima, en un macarrónico español que mezcla con el hebreo y que le sirve como desahogo y especial alimento bajo una lona levantada a sólo unos metros de la casa del ministro de Defensa, Amir Peretz. Sima lleva, junto a otros nueve vecinos de la ciudad israelí fronteriza con Gaza, dos días en huelga de hambre. Y aguantaremos lo que haga falta No cree que su gesto de protesta vaya a servir de mucho, pero es la única forma de manifestación que les queda a los 23.000 habitantes de esta localidad. Tal y como están las cosas sólo hay una salida: borrar a Beit Hanún del mapa sentencia Sima ante la anuencia de sus compañeros de huelga. Se suman así a las palabras de su alcalde, Eli Moyal, quien ha propuesto al Gobierno de Israel la reocupación del pueblo palestino del norte de Gaza, desde donde se lanzan los cohetes o, directamente, su desaparición por la fuerza. No podemos más. En los últimos cinco años han muerto cinco vecinos de Sderot bajo los Qassam entre ellos tres niños. Nuestra vida es insufrible. No podemos irnos de aquí porque nadie querría comprar nuestras casas. ¿Qué harían los ciudadanos de Madrid si les cayeran en sólo tres días 68 cohetes sobre sus cabezas? explica Sima, quien no ha recibido de muy buena gana a la mujer de Peretz, Ahlama, cuando ha venido a presentarles su apoyo moral hace sólo unos minutos: Es una izquierdista dispuesta a hacer la paz con los árabes y con los árabes lo único que se puede emplear es mano dura Conmocionados En el Ayuntamiento, no muy lejos de la casa de Peretz, la tensión es máxima y las reuniones de sus responsables se suceden sin solución de continuidad. Eli Moyal, el alcalde, no tiene tiempo de atender a los medios de comunicación. Sí su asistente y portavoz, Yossi Cohen, quien reconoce que la gente está conmocionada. Todo el mundo está muy preocupado por la muerte de civiles en la playa de Gaza, pero a nosotros nadie nos presta atención. Que vengan Javier Solana y Kofi Annan a Sderot, y vean por sí mismos lo que sucede aquí dice junto a la carcasa de un Qassam rescatado hace unos meses de un jardín cercano. Su respuesta, como la del alcalde, como la de Sima: El Gobierno tiene que escoger entre Sderot o Beit Hanún Así de fácil. Así de trágico. ¿Qué harían los ciudadanos de Madrid si les cayeran en sólo tres días 68 cohetes sobre sus cabezas? Todo el mundo se preocupa por la muerte de civiles en la playa de Gaza, pero a nosotros nadie nos atiende