Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
106 Deportes CAMPEONATO DEL MUNDO DE FÓRMULA 1 GRAN PREMIO DE GRAN BRETAÑA LUNES 12 6 2006 ABC Fernando Alonso se exhibe implacable En Silverstone alcanzó su quinto triunfo del año y ya aventaja en 23 puntos a Schumacher JOSÉ CARLOS CARABIAS ENVIADO ESPECIAL SILVERSTONE (INGLATERRA) El termómetro suelen ser los espectadores neutrales, los que observan sin pasión, análisis quirúrgico, de profesional sin sentimientos. Cualquier sala de prensa de cualquier deporte puede servir para auscultar sensaciones. Rondaba la vuelta 54 del Gran Premio de Silverstone, Alonso enchufado a su quinta victoria de ocho posibles en un año extraordinario, Schumacher detrás con la lengua fuera, sin posibilidad de recortar, y más al fondo Raikkonen, proclamando su rendición para pelear por el título. Así que entre el bullicio de la estancia, bólidos rompiendo el umbral del dolor, decibelios en estampida, un periodista italiano soltó la pregunta. ¿A qué hora es el partido entre Serbia y Holanda? No sé, pero va a empezar la final de Roland Garros respondió su interlocutor. Al tiempo que Robben decidía para Holanda y Nadal calentaba sus bíceps frente a Fededer, un vaivén de genuflexiones saludaba la implacable hegemonía de Alonso en el corazón de Inglaterra. Asunto resuelto. Poco más que decir respecto al curso del año. Ni siquiera se ha superado el ecuador de la temporada y la atmósfera de la F- 1 se inclina irremisible hacia el segundo título del asturiano. En Silverstone, el mejor Alonso ante un Schumacher sin excusas y una estimable versión de Raikkonen. El trío calavera, retratado ante el espejo. Y el resultado es concluyente: Alonso les dio un repaso. El Mundial, otro monólogo Un vistazo a la memoria colectiva entrega el recuerdo del intratable Michael Schumacher de principios de siglo. Su arrollador dominio en cuestión de poles victorias, títulos individuales, colectivos, Schumacher por aquí, Schumacher por allá. Cansino excepto en Alemania, donde fue designado emperador del deporte, al nivel de Steffi Graf o gente así. Como el año 2002, la cúspide de su gobierno. Fue entonces cuando convirtió el Mundial en su monólogo. Una diversión privada con entrada de pago para el público. Ganó tantas veces aquel año (11) fue tal su dominio, veía tan lejos a sus enemigos, que cerró la subasta a mediados de julio, sin esperar al regreso de las vacaciones de agosto. En el Gran Premio de Francia ya era campeón. El español se ha subido a ese torbellino. Nunca en la historia un piloto había sumado 74 puntos en ocho carreras. Sólo seis han escapado a su voraz conquista. Sus números abruman: cinco triunfos y tres segundos puestos este año, catorce podios consecutivos, una ausencia del cajón en 17 citas. Hay poco que decir. Alonso es una bestia. La carrera planteó la incógnita de una emoción. Alonso, Raikkonen y Schumi, en aparente igualdad (nunca se sabe con los neumáticos, las evoluciones, los caballos y los mil secretos Schumacher rocía con champán a Alonso en el podio de Silverstone de un F- 1 en sus tripas) y en un circuito para manos hábiles y pies rápidos. La salida se saldó sin penalizaciones y sólo el intento de Schumacher por pasar a Raikkonen amenizó la tarde después de que los coches de Webber y el hermanísimo Ralf acabasen en el desguace por un error de Speed. Cuentan por el paddock que no es difícil dar un giro supersónico. Basta con mentalizarse, colocar las neuronas al nivel de los motores y acelerar. Lo que resulta imposible, sólo al alcance de los cracks, es dar veinte giros supersónicos. Eso hizo Alonso para distinguir su agresivo pilotaje de mayor ángulo de volante, de trazadas tajantes, de patinaje sobre las ruedas delan- EPA LO MEJOR LO PEOR Alonso marcó once vueltas rápidas entre los giros 5 y 22; Heidfeld cedió al final después de una buena carrera Toyota, el equipo de presupuesto ilimitado, cae en picado. Trulli no puntuó y Ralf fue embestido ayer teras, frente a sus enemigos. Las vueltas más veloces del día, entre la 5 y la 20, fueron su sinfonía personal. Exprimió todo su talento en ese tramo, cuando sus rivales amenazaban, cuando podían pensar en ganar. Once vueltas rápidas de Alonso vinieron a decir que había poco que rascar. Y en este caso no se trata de un insuperable R 26, que Fisichella conduce el mismo coche y está 42 puntos por detrás. Alonso evitó así complicaciones en las paradas en el box. Raikkonen y Schumacher echaron gasolina antes. Y el español hizo el resto: 12 segundos de ventaja en la vuelta 24, con 36 por delante. Asunto resuelto y otro Mundial en la mirilla. Y los demás, los neutrales, a escrutar el partido de Holanda.