Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 12 6 2006 55 Luis Mateo Díez reúne cuatro décadas de relatos y sentimientos en El árbol de los cuentos El teatro Principal de Zamora celebra con El mágico prodigioso de Calderón, sus cuatrocientos años Hoy comienza en un tribunal de Bérgamo el juicio contra Fallaci por ofender a los seguidores del Islam en un libro ha. Oriana Fallaci también está siendo vapuleada por sus ideas. Hoy mismo comienza en un tribunal de Bérgamo el juicio contra la escritora y periodista italiana, acusada de ofender a los seguidores del Islam en su último libro, La fuerza de la razón La vista oral se produce después de que el presidente de la Unión de Musulmanes de Italia, Abdel Smith, presentara una demanda contra Fallaci al considerar que el libro, un éxito de ventas, ofendía su fe. Charles C. Mann: Por supuesto que los americanos pudieron descubrir Europa En 1491 el autor desmonta muchos mitos de la América precolombina dogmático, sino sugerir, esclarecer y también hacernos soñar. Según él, la América que nos han contado no tiene nada que ver con la realidad MANUEL DE LA FUENTE MADRID. Buscando América. Así se ha pasado un buen puñado de tiempo el periodista y escritor Charles C. Mann. Su búsqueda acaba de dar sus frutos. Y jugosos. Hasta amargos o, por lo menos, ácidos para algunos: 1491. Una nueva historia de las Américas antes de Colón Mann habla en su libro de una tierra mucho más poblada que la Europa de la época. De un continente en el que existían ciudades con alcantarillado y agua corriente antes de que los egipcios levantaran las pirámides. Sugiere que tampoco está nada claro que los primeros americanos llegaran por el estrecho de Bering, procedentes de Asia. Sostiene que fueron los primeros en usar la ingeniería genética con el maíz. Y que lejos de lo que se ha creído, también alteraban la Naturaleza (la Amazonia incluida) cuando les era necesario. Apunta también que, sin duda, Pizarro y Hernán Cortes eran tipos duros, pero que el auténtico arma de destrucción masiva no fueron los mosquetones de los españoles, ni la cruz de los frailes, sino la viruela y la hepatitis, la gripe y el sarampión. Érase otra vez en América. Pueden acompañarnos. El profesor Mann es un cicerone de excepción por el gran continente de las hojas de yerba. b No quiere ser tada. Por eso es absurdo y estúpido usar un término como indio para referirse a un colectivo tan diverso Incas: por el imperio hacia Inti. Por supuesto que se puede pensar que los americanos podrían haber descubierto Europa. Los incas, por ejemplo, era gente que conquistaba todo lo que se les ponía a mano, gente batalladora, unos imperialistas de la época Libertad, igualdad, fraternidad. Las sociedades del noreste de los actuales Estados Unidos eran poco jerárquicas y rígidas en cuanto al sistema de clases, mucho menos que la sociedad española de entonces. No existían reyes, ni nada parecido. Justo cuando en Europa comenzaba el debate sobre la democracia, la libertad y los derechos humanos, se empezó a conocer la forma de vivir de los llamados pieles rojas, y su descubrimiento seguro que está vinculado a estas nuevas ideas El Leonardo azteca. Por supuesto que tuvieron que existir americanos del talento de Leonardo, lo que pasa es que no sabemos el nombre. Los biólogos consideran que el maíz se desarrolló mediante una manipulación genética, y es evidente que quien lo inventó era un genio. El desarrollo de la arquitectura, de los regadíos, de las matemáticas, de la astronomía, fueron tan impresionantes como los de la Grecia clásica. Detrás había hombres, pero no sabemos cómo se llamaban Evo, Hugo, Houmala y otros indios En su discurso remiten al subconsciente colectivo con sus palabras y sus gestos. Muchas veces sólo es palabrería. En el fondo quieren mejorar las condiciones de vida de su gente, pero tienen un comportamiento mesiánico que es un patrón conocido por todos Portaestandarte de causas Después del 68, Handke ha perseverado como portaestandarte de causas, declinando hasta el autogol de anteponer su nostalgia yugoslava sobre los derechos humanos; un prurito similar al del soñador castrismo europeo. Nadie como el poeta Enzensberger para replicarle en nombre del 68 que es una paradoja que lo que queda del movimiento pacifista ande hoy con cómplices del asesinato de masas El austríaco llegó a elevar el dolor del pueblo serbio, cuya revuelta nacionalista fue detonante, con el de los propios judíos bajo los nazis. Aquí en Nueva York está acabado le espetó Sontag. Qué le voy a hacer: soy pro serbio dice aún este domingo en el Frankfurter Allgemeine Quien conozca el Balcán y haya leído Justicia para Serbia ve que a Handke le pasa lo que a tantos: vinieron a justificar una idea y o se apostaron en uno de los lados y allí encontraron dolor humano, coligiendo que enfrente no podía haberlo. Así no pararía hasta acusar a los bosnios asediados por los serbios de orquestar sus masacres para dar pena. En Serbia tuvo además un acceso místico en torno a la vida rural, capricho aceptable si no fuera vecino del crimen masivo: A veces me gustaría ser un monje serbio combatiendo por Kosovo Ahora, en el entierro de Milósevic, el rebelde Handke se dolió porque la prensa lo adjetivara como el dictador El autor, en Madrid JAIME GARCÍA cubrimiento a menudo se encontraban con paisajes abandonados y vacíos, y no podían saber que hasta hace poco allí había mucha gente Leyenda menos negra. Las culpas de este desconocimiento no hay que achacárselas a los españoles. Al menos no todas las culpas. Gran parte de lo que sabemos proviene de los registros y crónicas españolas. Lo increíble es que estas historias se olvidaran durante bastantes siglos. Por otro lado, en las crónicas aztecas jamás se culpa a los españoles de nada. Nosotros hubiéramos hecho lo mismo, nos cuentan América, esa bella desconocida. Una de las causas por las que se sabe tan poco de América es que las enfermedades que llevaron los europeos se propagaron a velocidad de vértigo. Los europeos que llegaron después del Des- No hagamos el indio. América era aún más diversa que Europa. Hay más semejanzas entre un finlandés y un español, que entre un iroqués y un maya. Además, no olvidemos que no había caballos y la comunicación era mucho más difícil, y el área de control y expansión era mucho más limi-