Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 Sociedad LUNES 12 6 2006 ABC Medio Ambiente FERNANDO LÓPEZ- MIRONES Zoólogo, guionista y director de documentales de naturaleza Mientras haya ballenas y delfines habrá peces, pescadores y barcos Es el único español cuyos guiones han sido producidos por National Geographic, la BBC y Survival. Detrás de la cámara y con más de 60 documentales emitidos en todo el mundo, López- Mirones intenta acercar al público la naturaleza y la relación del hombre con ella TEXTO: ARACELI ACOSTA MADRID. Su tierra natal, Galicia, y su infancia en Canarias, de donde recuerda que oyó por primera vez el rugido de un león de un zoo cercano a su casa, le abrieron los ojos a la naturaleza. Ahora, tras la cámara, ha cambiado la inmensidad del Atlántico de sus tierras infantiles por las aguas del Mediterráneo. Su último documental, Todos por la mar es un trabajo conjunto con la Sociedad Española de Cetáceos (SEC) que pone el broche final a un proyecto de conservación de cetáceos y tortugas de la Unión Europea, y es sólo el aperitivo de una serie documental que sobre el Mare Nostrum está preparando y que espera ver la luz el año que viene. ¿Cuál ha sido la experiencia de este rodaje? -Lo más duro ha sido convivir con el mar porque el simple hecho de estar en un barco es ya un trabajo en sí mismo para mucha gente, incluso para los navegantes adiestrados. Ha sido muy costoso en ese sentido, porque encima tienes que estar rodando, con la cabeza fría, y además siguiendo a los animales y buscándolos, algo que es tremendamente agotador. Pero hemos tenido la ayuda de un equipo de buenos navegantes y biólogos, que nos han dado su apoyo. En realidad, si hubiera habido que alquilar esos barcos, sin toda esta gente que trabajaba con nosotros, hubiera sido imposible hacer esto. Eso sólo lo puede hacer la BBC. ¿Este documental es la fórmula para romper ese círculo de enfrentamiento entre el hombre y el mar? López- Mirones en un momento del rodaje de Todos por la mar -Sí, porque la gente tiene la idea de que el mar está lleno de vida y no es cierto. Las zonas que están llenas de vida son las próximas a la costa, apenas unas millas del litoral, donde los peces crían. Después, hay algunas especies que nadan, pero en realidad el mar es un inmenso desierto. Por tanto, si no cuidamos esos pocos lugares, el Mediterráneo morirá. ¿Nos están avisando los cetáceos de los cambios globales que se están produciendo en el planeta? -Sí, lo que les ocurre a ellos es un indicador de lo que pasa en el mar y, por ende, en el planeta. En los cuerpos de los cetáceos se están acumulando metales pesados y un montón de cosas que les llegan a través de lo mismo que nosotros comemos. Es decir, a nosotros, al comer sardinas, boquerones... nos puede estar ocurriendo lo mismo. Y mientras haya ballenas y delfines habrá peces, pescadores y barcos, pero si ellos tienen problemas se nos vendrán encima a nosotros. -Ha trabajado en el Atlántico y en el Mediterráneo, ¿ve problemas diferentes? -No, realmente los problemas son los mismos. Lo único es que en el Mediterráneo está todo más concentrado y además tiene una carga de historia y de pesca artesanal impresionante. La historia del Mediterráneo es la historia del mundo, porque hace 3.000 años sólo China era comparable a todo lo que se desarrolló en el Mediterráneo y esa cultura sigue ahí. Está en cada puertecito donde pescan, en cada sitio, y hace que estos pescadores artesanales estén en competición directa con las grandes empresas que son las que están sobreexplotando a los peces. ¿Cómo es ese cara a cara con los animales? -Todos tendemos a pensar que son muy listos, y lo son, pero se les puede engañar. Hay muchas maneras y muchos trucos de engañar a los animales para filmarlos, no para hacerles nada malo. Las tres cosas que solemos manipular son el hambre, la sed y el sexo. En el mar es diferente porque lo difícil es encontrarles. Por eso lo sorprendente y novedoso es que el documental está grabado en costas españolas. Es increíble ver las orcas, con las aletas de casi dos metros, y detrás la gente bañándose en la playa de Conil. ¿Y la situación más complicada en los rodajes? -Bueno, estoy un poco en contra de vender la parte más aventurera del asunto, porque realmente, aunque suene poco romántico, esto es el resultado del trabajo, de estar mucho tiempo y de volver muchas veces a casa sin nada que valga. Pero una vez, en Yellowstone, nos acercamos tanto a un oso grizzlie en busca del plano que no tenía más que mover un poco la pata... y es un grizzlie, que en su dieta tiene personas. -De nuevo el Mediterráneo, creo que prepara una serie. -Es un viaje por el Mediterráneo y el Mar Negro detrás de los viejos navegantes y de las viejas ballenas. Mare Nostrum es una historia natural, porque en esa zona la historia y la biología se mezclan de una manera brutal. Todos por la mar Todos por la mar (Marea Films) es el resultado de un proyecto Life de conservación de cetáceos y tortugas en Murcia y Andalucía. Coordinado por la Sociedad Española de Cetáceos (SEC) muchos de sus miembros se convirtieron en esforzados actores, pero también en ayudantes, asesores, cámaras y productores del equipo básico del rodaje. Ese híbrido de convivir juntos en el barco hace que surja una magia. Ese equilibrio es muy difícil, pero cuando funciona, es como el matrimonio, muy bueno explica López- Mirones. Algunos de estos actores aficionados fueron los directores del proyecto Life, Ricardo Sagarminaga y Érika Urquiola, quienes coincidieron en afirmar en la presentación del documental que la idea es concienciar a la gente de que el mar, además de ser una fuente inagotable de sueños, tiene fondo y tiene fin. Por tanto, hay que conservarlo. Unos mensajes que en el documental cuentan con la voz de Miguel Bosé, estupendo narrador de un excepcional guión que nos recuerda que en el siglo XXI todos somos pescadores de algo Y en el Mediterráneo cada vez quedan menos peces... Los tres veleros que realizaron la investigación tras zarpar del puerto de Cartagena