Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 Sociedad LUNES 12 6 2006 ABC EL ODIO ACRIBILLADO MERCEDES SALISACHS Escritora s evidente: El orgullo gay se ha sentido herido y maltratado. La sola presencia del representante de la fe católica, aunque va a llenar nuestra ciudad de Valencia de paz, de comprensión y de una indudable ayuda espiritual, para los que prescinden de Dios, es también una amenaza de guerra. El revuelo que ha causado semejante intromisión entre los que se apoyan en sus propias apetencias (sin tener en cuenta el daño que se puede hacer tergiversando conceptos) ha llegado a considerar y a atacar lo que siempre fue la columna vertebral de los seres humanos. Me refiero a la familia. Lo que ese orgullo acribillado pretende, y que las estadísticas ya lo confirman, es que se acepten bodas impuestas por los que, creyéndose diosecillos, se atreven a emular a Dios. Actualmente, gracias a ciertas tergiversaciones, se proclaman ideas y leyes tan absurdas como ambiguas basándose en la libertad. Una libertad, que, lejos de liberar, encadena. No: lo malo no consiste en ser gay, ni lesbiana. Lo malo es provocar para herir lo que podría rehabilitar nuestra condición humana. Lo malo es que el Gobierno subvencione actos vergonzosos como el que se prepara en Valencia, para envenenar la presencia del E Lo que ese orgullo gay pretende es que se acepten bodas impuestas por los que, creyéndose diosecillos, se atreven a emular a Dios Papa. Lo malo es que se elija un lugar cercano a la Catedral, a escasos metros del Arzobispado, para tratar de emular y destruir el Encuentro Mundial de las Familias. Y lo malo, lo terrible y lo que sulfura a muchos millones de españoles es que el Gobierno se valga de nuestras declaraciones de renta para aupar semejantes mamarrachadas, tan grotescas como vergonzosas. Por lo pronto ya ha surgido también el derecho a los anuncios subversivos, a las pancartas insultantes y al griterío desafinado de los que odian la verdadera paz. La cuestión es disminuir a toda costa la importancia de la familia y todo aquello que trata de reparar un poco las desastrosas organizaciones que caracterizan nuestras actuales formas de vida. Son esas organizaciones las que consiguen que el hecho de vivir hoy día sea un continuo terror por la falta de un sentido ético imprescindible que nadie enseña, pero que, para respirar sin miedo, es necesario. De hecho las familias, según las estadísticas (gracias al inmenso aumento de divorcios que se acumulan durante un año, frente a la escasez lamentable de matrimonios) van siendo vencidas. Pero lo natural es que así ocurra, porque tal como se nos está enfocando la vida actualmente, la palabra matrimonio se verá mermada poco a poco, en parte por haber legalizado tantos orgullos heridos no sólo de los gays sino de aquellos que consideran al Poder la meta de sus vidas y, adjudicándose la infabilidad, enarbolan una libertad que encadena, mientras solapadamente van construyendo e imponiendo una vergonzosa dictadura. El Papa saluda, ayer, a miles de peregrinos en la plaza de San Pedro EPA Todo el Universo, para quien tiene fe, habla de Dios EFE ROMA. El papa Benedicto XVI destacó ayer, durante el rezo dominical del Ángelus en la Plaza de San Pedro, que todo el Universo, para quien tiene fe, habla de Dios uno y trino El Pontífice mantuvo en la celebración de la solemnidad de la Santísima Trinidad que de los espacios interestelares a las partículas microscópicas, todo lo que existe remite a un ser que se comunica en la multiplicidad y variedad de los elementos, como en una inmensa sinfonía En su intervención, el Papa añadió que todos los seres están ordenados según un dinamismo armónico que podemos llamar analógicamente amor aunque precisó que sólo en la persona humana, libre y racional, este dinamis- mo se convierte en espiritual, se convierte en amor responsable Según Ratzinger, en ese amor, el ser humano encuentra la verdad y la felicidad El Pontífice dijo que gracias al Espíritu Santo, que ayuda a comprender las palabras de Jesús y guía a la verdad entera, los creyentes pueden conocer, por así decir, la intimidad de Dios mismo, descubriendo que Él no está en soledad infinita, sino en comunión con la luz y el amor, vida dada y recibida en un eterno diálogo entre el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo dijo. Al concluir, el Papa saludó a los peregrinos de lengua española: Que el amor de Dios, manifestado en el misterio de la Santísima Trinidad, os impulse en todo momento un testimonio coherente de caridad