Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 Madrid LUNES 12 6 2006 ABC La Comunidad patrocina el velero Turismo de Madrid La Comunidad presenta la próxima semana en Barcelona el velero Turismo de Madrid capitaneado por el medallista catalán José María Ven de Ploeg, con el que, por primera vez, la región participa en el circuito oficial de regatas de vela. La Comunidad patrocina este barco, que competirá en las regatas del calendario nacional, en la Copa del Rey, el Campeonato del Mundo y el Campeonato de España. El catalán David Seijas gana la Nariz de Oro al mejor sumiller El catalán David Seijas Vila, de Vila Viniteca (Barcelona) ganó ayer el premio Nariz de Oro 2006, que distingue al mejor sumiller español, ya que acertó cuatro de los cinco alcoholes y vinos catados en copa opaca que había que describir sólo con el olfato. El certamen Nariz de Oro reunió este fin de semana, durante su XV edición, a 93 sumilleres seleccionados entre unos 500 profesionales. Casi 100.000 personas viajaron en buhometros en su primer mes Casi 100.000 personas, en su mayoría jóvenes, han utilizado el servicio nocturno de autobuses de la EMT buhometros en su primer mes de funcionamiento, que reproduce en superficie las 11 líneas de Metro que atraviesan la capital y Metrosur, las noches de los viernes y sábados. El servicio de buhometros está formado por más de un centenar de autobuses que ha dispuesto la Comunidad. Conocen los ritmos que se tejen entre locales de ensayo, directos y salas de grabación de la capital. En la ciudad de las oportunidades, dicen, los músicos tienen pocas. Se llaman Bonus, una banda que se estrena con un álbum recién traído de Londres Madrid, a golpe de rock TEXTO: SARAH ALLER FOTO: DANIEL G. LÓPEZ MADRID. Conocen bien el ritmo al que se mueve la música madrileña, tejida entre locales de ensayo, directos y salas de grabación. Uno de esos rincones, con atmósfera nocturna y sólo apta para melómanos, les sirvió de punto de encuentro. El resultado, Bonus, una banda a cuatro dispuesta a demostrar que aún hay un lugar para hacer buena música sin dejar de ser accesible al público. Acaban de sacar su primer álbum, La niña de las preguntas imposibles y ninguno es un recién llegado al ruedo musical madrileño. Productores, arreglistas, voces, guitarras, baterías... Lo suyo es una curiosa fusión de talentos que un día decidieron subir al escenario. Si otras veces remataron álbumes ajenos- -incluidos muchos OT -o acompañaron a artistas reconocidos- -como Raphael- ahora lo hacen con su propio disco, masterizado en Londres. Es un desfile sonoro, dicen, de 11 preguntas sin respuesta. El amor, el desamor... Todo, a golpe de rock, música electrónica y power pop en castellano que se mira en el espejo de bandas como Blur, Placebo, Radiohead o New Order. Madrid, sala a sala Jerónimo Macanás le pone voz a Bonus. Suyas son las letras y también el proyecto, que dejó de afrontar en solitario después de pasar por un estudio de grabación madrileño. Allí hubo la química suficiente como para que Bonus creciera en número y se convirtiera en una banda. Pablo Martínez (guitarrista) Paco Salazar (bajista) Marcos Manchado (batería del grupo y DJ de Moby Dick) y Josué Bravo, como productor, acompañan ahora a Jerónimo Macanás en su aventura sobre los escenarios. La presentación de su álbum, en el Chesterfield Café hace ahora una semana, les ha servido para calentar motores y disfrutar del directo. Ahora, les queda por delante lo más difícil: hacerse un hueco. La industria, dicen, no ayuda, y las estrategias de las compañías, tampoco. Se graban discos en semanas- -dice Jerónimo- -y su ciclo de vida no se concibe por encima de los tres meses. Ahí concentran las compañías el 90 La banda Bonus, el día de la presentación de su álbum en la sala Chesterfield Café Uno de esos rincones madrileños, con atmósfera nocturna sólo apta para melómanos, les sirvió de punto de encuentro por ciento de su recaudación. Pasado ese tiempo, da la sensación de que el artista ya no interesa. Tampoco han sabido adaptarse a los nuevos mercados, a las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías Por eso, muchas bandas optan por autoproducirse. Todo es cuestión de dinero. Para ellos, con experiencia ya en el circuito musical, ha sido algo más fácil. Pero para quien parte de cero, con 20 años y ni un duro en el bolsillo, Madrid es, simplemente, inaccesible. Hay muchísimas bandas en esta ciudad que son muy buenas pero que no tienen oportunidades. No es ningún secreto, además, que la industria discográfica pasa aquí por uno de los peores momentos de su historia Ni precios abusivos, ni mantas La falta de subvenciones en las salas de ensayo de la capital es un problema añadido. Las pocas que tienen ayudas o son gratuitas están colapsadas- -dice Jerónimo- y un local de ensayo pequeño te cuesta al mes como un apartamento. Al final, muchos optan por compartirlo y pueden pasar hasta cinco grupos por allí. Además, las salas de los conciertos también las tienes que alquilar. Para alguien joven que ni siquiera tiene disco es un problema, porque te pueden pedir 300 o 400 euros. Y, aún así, hay veces que ni siquiera les dan la oportunidad Por todo ello, se consideran unos privilegiados. Tienen disco, suenan en las salas y están en plena promoción. Un año han empleado en dar forma a su álbum, una eternidad para los tiempos que corren. La decisión no fue fortuita. Queríamos hacer un disco como se hacían antes- -dice Jerónimo- tomar el tiempo necesario para seleccionar los temas, trabajar en los arreglos y grabar los instrumentos El toque final al álbum lo puso Sean Magge en los legendarios estudios Abbey Road de Londres, donde vieron la luz todas las grabaciones de los Beatles. Ahora, con 11 temas bajo el brazo y una página en la red (www. bonusland. net) seguirán su recorrido por las salas madrileñas. El 5 de julio, en Moby Dick, y el 20, en la sala el Sol. Su objetivo, seguir disfrutando con lo que hacen, y esperar a que llegue el día en que el negocio musical sea sostenible: ni vestir un CD con precios abusivos- -dicen- -ni encontrarlo sobre una manta.