Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional LUNES 12 6 2006 ABC Sudán EGIPTO Río Nilo S El Geneina CHAD U D A N ERITREA Jartum Darfur ETIOPIA REPÚBLICA CENTROAFRICANA 200 km R. D. del CONGO UGANDA KENIA Niñas del campo de refugiados de Dorti, junto a El Geneina, capital de Darfur Occidental, sacan agua de un pozo Casi dos millones de víctimas de la limpieza étnica organizada por el régimen islamista y militar de Jartum y las milicias árabes aliadas del Gobierno malviven en campos de fortuna por Acnur donde aprendió a coser a máquina. Hasa Ibrahim, masalit de 38 años y con siete hijos, dice que el gobierno no les protege de los yanyauid porque son la misma cosa y reclama, como Ayoub Ibrahim, el jeque de jeques, que venga la ONU a imponer la paz La actual misión de la Unión Africana es incapaz de defenderse a sí misma, puesto que carece de recursos, hombres y mandato dice un trabajador internacional. Un puesto de policía situado en uno de los flancos de un campo abierto a cualquier intruso no impide ni las violaciones de las mujeres que salen a buscar leña ni asaltos nocturnos. Sólo en torno a El Geneina, la capital de Darfur Occidental, hay siete campos de desplazados. Asesinatos masivos Darfur, grado cero de la esperanza TEXTO ALFONSO ARMADA. ENVIADO ESPECIAL FOTOS J. F. M. D. EL GENEINA. Desesperanza y Sudán podrían ser sinómimos. Páramos de tan inconcebible tristeza que nadie puede imaginársela Así describía Sudán (el país de los negros) el héroe británico Charles George, más conocido como Gordon Bajá, que pereció en Jartum a manos de las tropas del Mahdi hace 120 años. País enigmático, cerrado sobre sí mismo, sometido a una férrea dictadura militar trufada de islamismo, la guerra civil ha sido su cultivo primordial durante 40 de los 50 años que lleva como país independiente. La firma, hace poco más de un año, de un laborioso acuerdo de paz entre Jartum y la guerrilla cristiana y animista del sur (la parte árabe con la parte negra quedó empañada antes de nacer por otro espanto en Darfur (el país de los fur) al oeste. Las tensiones latentes entre campesinos africanos y nómadas árabes estallaron en mayo de 2003 atizadas por la sequía y la desertificación, pero sobre todo por la sistemática política de tierra quemada aplicada por el Gobierno sudanés con el apoyo de las milicias árabes yanyauid diablos a caballo) que ha provocado la muerte de al menos 200.000 personas y el desplazamiento de casi dos millones de campe- Desplazados sudaneses del campo de Ryad, en Darfur Occidental Las tensiones latentes entre campesinos africanos y nómadas árabes estallaron abiertamente en mayo de 2003 atizadas por la sequía y la desertificación sinos de tribus como fur, masalit y zaghawa. Con la peculiaridad de que, en su caso, y a diferencia de los negros del sur, la mayoría de los darfurianos son musulmanes. Como Koultuuma Abdelkarím, de 35 años, masalit de la aldea de Bigbekar, con nueve hijos, que lleva tres años refugiada en el campo de Ryad junto a otros 15.000 africanos Ha sido en este campo de desplazados supervisado La limpieza étnica que la ONU califica de crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra no de genocidio con ataques contra la población civil, como ha podido comprobar la organización Human Rights Watch, ha dado resultado: asesinatos masivos, desapariciones, bombardeos, quema de chozas y violaciones han dejado desiertas las tierras más fértiles, en parte ocupadas por los árabes que están abandonado el nomadeo. La absoluta degradación ecológica y política es visible en una zona tradicionalmente olvidada por la capital. Como asegura Jérôme Tubiana en la revista Afrique contemporaine: Está claro que los campos de desplazados y refugiados y la ocupación de tierras no árabes por los árabes son dos fenómenos llamados a durar A pesar de la firma de un acuerdo de paz entre el principal movimiento guerrillero, el Ejército de Liberación de Sudán (SLA, en su acrónimo anglosajón) y el Gobierno de Omar al Bashir, a comienzos de mayo, más de 50 personas han muerto en Darfur, y en campos como los de Dorti o Ryad los jeques se manifiestan en contra de un pacto que consideran que les deja inermes. Una facción del SLA, y grupos como el Movimiento por la Justicia y la Igualdad (JEM, en inglés) partidario de Hassan al Turabi, el ideólogo islamista hoy apartado del poder y bajo relajado arresto domiciliario en Jartum, rechazan una paz injusta para una región que fue sultanato independiente desde el siglo XVII y que después de su integración en Sudán, en 1916, con la muerte del último sultán, perdió buena parte de sus ingresos con el final del comercio caravanero.