Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 12 6 2006 25 El jefe del campo de Guatánamo califica los suicidios de tres presos como un acto de guerra asimétrica La UE pone en marcha en la República Democrática del Congo su operación militar más ambiciosa en África Abbas y Haniyeh hablan desde hace 48 horas sobre el referéndum. Sólo han acordado adoptar ambos a Hadil, la niña palestina que perdió a su familia en la playa de Gaza Diálogo de sordos palestinos J. CIERCO JERUSALÉN. Hola, Ismail, ¿tienes hora? Pues esta noche ha refrescado, ayer estuve paseando por la playa y hacía mucho más calor, Mahmud Hablan y no paran desde hace cuarenta y ocho horas. Dada la crítica situación que se vive en Gaza y Cisjordania, mucho más en lo que al conflicto interno se refiere desde la convocatoria para el 26 de julio del referéndum que podría suponer el reconocimiento implícito del pueblo palestino al Estado de Israel, Mahmud Abbas rompió su promesa de no desplazarse a la Franja desde Ramala hasta que Hamás retirara su fuerza paramilitar de las calles, y cruzó el puesto de Erez dispuesto a reunirse con el primer ministro lo antes posible. Así lo hizo en la noche del sábado, cuando se encerraron durante más de tres horas, el uno frente al otro, con sus más estrechos asesores a cada lado, para hablar del citado plebiscito, pero también de la posible que no probable salida del negro túnel al que se han empujado los unos a los otros. Por de pronto, y para evitar dudas innecesarias, Haniyeh informó al presidente palestino de que el preso de Hamás que había puesto su firma al pie del Documento de Reconciliación Nacional sobre el que se basa el referéndum, Abdel Jaleq Natshe, había retirado su apoyo al texto pactado con Marwán Barghuti. Es decir, Hamás no apoya el documento, por supuesto menos aún la consulta popular, pero sus presos también lo rechazan. Al igual que los del Yihad Islámico. Que te conste, Mahmud Pues sí, hace más fresco esta noche, Ismail Un mensaje para la esperanza, al menos uno, dejó Abbas encima de la mesa. Si Hamás acabara aceptando AP REUTERS Protesta pacifista, ayer, contra la ocupación israelí en el control de Qalandia ese texto que los prisioneros palestinos crearon y arroparon en las cárceles israelíes, el presidente de la ANP aparcaría el referéndum. Pero la promesa no pareció calar demasiado en Haniyeh: Qué agradables son las noches de primavera junto al mar, Mahmud Creo que son cerca de las diez, Ismail Sin resultado alguno El diálogo de sordos entre el primer ministro palestino y el jefe de ese Estado que pugna por existir y que, aho- Si Hamás acepta el documento elaborado por los presos palestinos, Abbas olvidará el referéndum ra en tiempos de Mundial de fútbol, sólo reconoce la FIFA siguió también ayer, una vez más sin resultado alguno. El plebiscito no es sólo un paso al frente para aceptar las condiciones impuestas al Gobierno palestino por la comunidad internacional, con Israel como juez y fiscal a la vez, sino que supondrá a la postre, y Hamás lo sabe mejor que nadie, un voto de castigo al Ejecutivo de Haniyeh, que se vería en ese caso con el agua al cuello y su futuro tan comprometido como el de la pequeña Hadil, que perdió a toda su familia en la playa de Gaza bajo el fuego israelí. De la mano, Abbas y Haniyeh han decidido adoptarla a la vez y ocuparse de sus estudios y manutención. Algo es algo. El resto, lo dicho: Que tengas un buen día, Ismail Mañana creo que va a llover, Mahmud