Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional EL REFERÉNDUM SOBRE EL ESTATUTO CATALÁN LUNES 12 6 2006 ABC PSC y CiU temen que la abstención deslegitime el Estatuto y abra guerras internas ante las elecciones El miedo al voto transversal preocupa a los partidos, que no confían en la fidelidad de su electorado referéndum del 18- J se interpretará en clave de primarias. Maragall y Carod se juegan sus respectivas candidaturas; CiU y PP, sus estrategias MARÍA ANTONIA PRIETO BARCELONA. Si el 18 de junio los catalanes se levantan con un estado de ánimo similar al que han mostrado durante la primera semana de campaña por el referéndum del Estatuto, la abstención puede alcanzar cifras históricas. A tenor de lo visto hasta ahora, la ciudadanía vive con indiferencia los días previos a la ratificación del texto estatutario, pero nadie, desde ningún partido, se atreve a juzgarla. Han sido más de dos años de largo y cansino debate para que, al final, el proyecto estrella de la legislatura haya quedado reducido a un baile de apuestas partidistas, estrategias electorales y luchas internas por el poder. Los partidos del sí -PSC, CiU e ICV- -y del no -PP y ERC- -hace meses que detectaron este hartazgo y, en consecuencia, han diseñado campañas discretas, sin grandes actos ni ostentaciones. El PSC se atrevió a llevar a la vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, a un pabellón municipal en el viejo feudo socialista de Badalona y sólo 200 personas, de las 2.000 que permitía el aforo, se congregaron en el lugar. Ni siquiera el despliegue, por parte de las juventudes de CiU, de la bandera independentista más grande del mundo en pleno centro de Barcelona logró reunir un aforo considerado digno de tal hazaña. Veinte, tal vez treinta independentistas, que se las vieron y desearon para desplegar la gigantesca estelada b El resultado del Opinión de la Generalitat revelaba que el 54,5 de los catalanes acudirá a las urnas y el 49,9 votará a favor del Estatuto. El sondeo que hizo público el CIS el pasado viernes arrojaba una participación del 55,1 y un triunfo del sí por un 74,8 por ciento, y ayer El País hablaba de un 71 por ciento de participación, del cual el 53 votaría sí El vigente Estatuto de Sau movilizó al 59,3 por ciento del electorado y fue ratificado con un 88 por ciento de votos afirmativos. Si las cifras más pesimistas se confirman, el nuevo Estatuto, nacido bajo el estigma de la división, verá cuestionada su legitimidad desde el principio y pondrá en apuros a los partidos promotores del sí y al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que se ha implicado personalmente en el proceso estatutario. Además de la participación, el curioso fenómeno del voto transversal que se observa sistemáticamente en todas las citas electorales en Cataluña, es la gran preocupación de los partidos políticos. Las recomendaciones de voto de cada formación política pueden quedar desautorizadas por sus respectivos electorados que, más que nunca, tienen a su alcance multitud de argumentos para votar todo lo contrario o, simplemente, para abstenerse. Quien tiene todas las de ganar o todas las de perder, según el resultado del referéndum, es el presidente de la Generalitat. Maragall ha dejado claro que quiere repetir como candidato socialista- -frases como me siento con ánimos o todavía tenemos mucho camino por recorrer juntos han sido interpretadas como una declaración de intenciones- aunque es consciente de que sólo una victoria contundente del sí le permitiría echar un pulso a un importante sector del PSC y al líder del PSOE José Luis Rodríguez Zapatero, que lo descartan como candidato. Carod se la juega ante Puigcercós El que fuera consejero jefe de Maragall, Josep Lluís Carod- Rovira, también se juega la candidatura el 18- J. El líder republicano, que se ha visto obligado por sus propias bases a hacer campaña a favor de una causa en la que no cree, está en el punto de mira de su secretario general, Joan Puigcercós, quien no dudará en utilizar el resultado del referéndum en su contra. Puesto que el no que arrojen las urnas deberá repartirse proporcionalmente entre Maragall sabe que sólo una victoria clara del sí le permitirá echar un pulso al aparato del PSC y a Zapatero, que le descartan como candidato ERC y PP, un triunfo holgado del sí acabará con el liderazgo de Carod- Rovira cuando, paradojas de la política, él mantuvo hasta el final que ERC no podía oponerse al nuevo Estatuto. Y algunas encuestas indican que una buena parte del electorado de ERC en las últimas elecciones autonómicas (542.045 catalanes) se decantarán por el sí En CiU, el gran temor de Artur Mas y Josep Duran Lleida es que una buena parte de su electorado más soberanista sintonice con el no de ERC y otro sector pueda también decantarse por esta opción para castigar al tripartito. La dirección de CiU sufriría, en ambos casos, un revés que le complicaría mucho su estrategia para volver a erigirse en garante de la estabilidad, en Cataluña y en el resto de España. El líder del PP catalán, Josep Piqué, también teme al voto transversal. Asume que algunos de sus votantes optarán por el sí y asume también que la contundente campaña popular- -que ha llevado a Cataluña a dirigentes como Mariano Rajoy, Esperanza Aguirre o Ángel Acebes- -puede haber movilizado el voto anti- PP Un ejemplo de ello es, sin duda, el abucheo que anteayer sufrió el propio Rajoy en un mercado de Hospitalet, en Barcelona. Y en medio, los empresarios, implicados con el sí porque no quieren ni imaginar el escenario que se abriría en Cataluña si todo vuelve a comenzar. Campaña sin perfil No es que ésta sea una campaña de perfil bajo. Es, directamente, una campaña sin perfil, de puro trámite encómoda. Saben que la resaca de referéndum se prolongará en cualquier caso. De su resultado, como si de unas primarias se tratara, se extraerán conclusiones y se confirmarán o descartarán candidaturas con vistas a las elecciones autonómicas que previsiblemente se celebrarán el próximo otoño. A quien más preocupan las cifras de participación es a los partidarios del sí -PSC y CiU- -y más concretamente al presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, quien el domingo se juega su futuro político. Las previsiones no son demasiado halagüeñas ya que el entorno del líder socialista baraja una participación aproximada al 52 por ciento con una raquítica victoria del sí El sondeo publicado el 4 de junio en La Vanguardia situaba la participación en el 57 con una clara victoria del sí con el 70 por ciento de los votos; mientras que la última encuesta realizada por el Centro de Estudios de EFE Ciutadans pide libertad de expresión. Unas 200 personas asistieron ayer a la concetración convocada por Ciutadans de Catalunya encabezada por Albert Boadella y Arcadi Espada, en la plaza de la Constitución de Gerona en favor de la libertad de expresión y como acto de repulsa a los boicots sufridos por esta plataforma no nacionalista en esta ciudad.