Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional LUNES 12 6 2006 ABC (Viene de la página anterior) to de contrición... ¿Es ese el proceso válido para acabar con la violencia terrorista? -Hay que distinguir la dimensión moral y ética del problema de la dimensión técnico política del mismo. Pero lo que sí es obligado afirmar es que, si no se resuelve bien el problema desde un punto de vista ético y moral, no quedará bien resuelto tampoco políticamente. Esa es la gran cuestión, la gran pregunta que hay que plantearse en este momento. -Los obispos se van a reunir en conferencia en una asamblea extraordinaria los días 21 y 22. ¿Van a abordar la cuestión territorial y del terrorismo? -La temática de esa asamblea extraordinaria está recogida y fijada en la frase la situación actual de España desde el punto de vista del ejercicio y de la misión pastoral de los obispos españoles. Es evidente que todo lo que tiene que ver con la problemática ética, moral y espiritual de España, actualmente, va a ser objeto de deliberación, de debate, y probablemente como un punto de partida para una orientación pastoral. ¿Habrá alguna orientación pastoral con relación a la unidad de España y al terrorismo? -Posiblemente sí. Yo defiendo que sí, aunque a lo mejor en dos días no se puede concluir y perfilar un documento en el sentido propio y riguroso de la expresión, pero ciertamente se abrirá un camino para una actuación pastoral de los obispos. -Estamos en una sociedad española que está polarizada. ¿Qué aportación puede hacer la Iglesia en esta situación? -A muchos nos parece que la polarización está más inducida desde instancias de poder- -económico, social, cultural y político- -que desde la realidad de la experiencia viva y de la convivencia de los españoles. Una polarización que es más inducida que resultado de una problemática real de la sociedad española; lo que confiere una notable gravedad al problema y supone una llamada de atención a todos los que desempeñamos responsabilidades públicas en España. ¿Qué interés hay para inducir esa polarización? -Empíricamente, lo que uno percibe es un contraste entre la realidad vivida en las comunidades parroquiales, de las personas, de la gente con la que tratas, y la indudable satisfacción en algunos casos, desde el punto de vista de la vida ordinaria, con los problemas inducidos por los grupos dirigentes. ¿Por lo que respecta a la Iglesia? Hay que pedirle que sea ella misma. No se le puede pedir que desarrolle una actividad dentro del campo de la vida social, de la organización política, como si fuera un factor más dentro del campo de la vida social y de la organización política. Desde el punto de vista de su eficacia temporal, se constata que hay una necesidad de experiencia religiosa. Hay mucha nostalgia de Dios en la sociedad española, más de la que parece, mucha más. Hay mucha vida interiormente frustrada, mucha insatisfacción interior que se expresa co- Rouco Varela, en su despacho del Arzobispado de Madrid, en un momento de la entrevista con el director de ABC mo búsqueda de experiencia religiosa y nostalgia de Dios. -Hay personas que piensan que la Iglesia está contribuyendo indirectamente a un clima de enfrentamiento. Por ejemplo, a través de un medio de comunicación de su titularidad. Podría aducirse que la Iglesia dice una cosa y hace otra. -Lo que hace la Iglesia en el campo propio no es polarizar ni extremar posiciones. Desde el comienzo de la Transición ha tratado de buscar la superación de los grandes enfrentamientos del pasado. Una cosa es la polarización de la política general en los asuntos ordinarios de la vida social y otra es la polarización de fondo en torno a los grandes principios y problemas de la constitución del Estado, de la concepción de la persona y de los valores fundamentales. En ese plano es donde se produjeron los verdaderos dramas de España. -Pero la sociedad es mediática. -Hay que distinguir, a la hora de valorar la espiral mediática, qué es lo que se discute, si se discuten las grandes cuestiones, los problemas, los valores, o si se debaten las opciones políticas habituales en una democracia, con las que se puede y se debe ser abierto y comprensivo. Una discusión política clara y abierta dentro de las divergencias propias en un sistema democrático y en una sociedad plural es buena, si se conduce con un estilo de respeto a la dignidad de las personas y al bien común. En España hay un problema anterior: el de poder informar y debatir libremente de los problemas políticos sin que por ello se ponga en cuestión la sustancia de la historia y las exigencias fundamentales del bien común. ¿Usted, entonces, se muestra satisfecho de la labor de los medios de titularidad de la Iglesia en este momento? -Todo es mejorable. Todo es mejorable. -Dice usted que la Iglesia debe estar muy cerca de las nuevas pobrezas -Efectivamente, con este concepto se quiere captar no sólo la realidad de la pobreza física y material que es paten- J. D. D. EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA Es muy preocupante el hecho de que el Estado quiera establecer una asignatura que forzosamente tenga el peligro de convertirse en moral enseñada desde el poder PENSAMIENTO SOCIAL Hay mucha nostalgia de Dios en la sociedad española. Más de la que parece, mucha más. Mucha vida frustrada MENSAJE PASTORAL Defiendo una orientación pastoral sobre la unidad de España y el terrorismo te en el hemisferio sur del planeta, y que no ha sido superada en lo que se llama el mundo occidental o mundo libre... También hay pobreza en otros muchos campos importantísimos de la vida, sin necesidad de remontarnos a esa indigencia radical del hombre que necesita encontrar la salvación y ser salvado, y no puede conseguirlo solo, sin encontrar la gracia de Dios. ¿Qué significado tiene para España la venida del Santo Padre el 8 de julio, en un momento en el que las nuevas pobrezas afectan a las familias y a sus valores? -Confío plenamente en que el tono de la fe y el sentimiento de comunión que se manifestará por parte de los católicos españoles será vibrante. Como en la última visita de Juan Pablo II, crecerá la conciencia de la necesidad de ser testigos vivos del Evangelio en España, sobre todo respecto al Evangelio de la vida. El compromiso apostólico de todos los católicos, especialmente de los jóvenes, saldrá, sin duda alguna, muy reforzado. Ciertamente, al tratarse del Encuentro Mundial de las Familias, seguro que las palabras del Papa van a llamar la atención sobre lo que se está jugando el mundo, en el viejo mundo de raíces cristianas, en o referido a la vida con toda la serie de ensayos y experimentaciones destructivas de los fundamentos del matrimonio y de la familia. Uno de los mejores frutos de este encuentro de las familias con el Santo Padre será un nuevo testimonio sobre el valor fundamental del verdadero matrimonio y de la familia para el futuro de la Iglesia y de la sociedad.