Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 12 6 2006 11 La llegada de inmigrantes chinos confirma que Canarias es la puerta vulnerable de Europa dice la Policía Nuria Pérez, tetrapléjica y profesora del carné por puntos, quiere que los conductores se conciencien UNIDAD TERRITORIAL Constituiría una gran contradicción sostener un discurso ético en relación con el bien de la unidad de Europa y negar el bien previo de la unidad de España TERRORISMO Si no se resuelve bien el problema desde un punto de vista ético y moral, no quedará bien resuelto tampoco políticamente. Esa es la gran cuestión que hay que plantearse en este momento IGLESIA- ESTADO Creo que el Gobierno no cuestiona la vigencia de los Acuerdos en su conjunto, al menos en esta legislatura. Aunque hay problemas a la hora de aplicarlos El cardenal de Madrid acaba de publicar España y la Iglesia Católica JULIÁN DE DOMINGO -El hecho de que se establezca es una prueba de que pueda ser así. También su designación es problemática: Educación para la Ciudadanía. Una expresión que es susceptible semánticamente de múltiples significados. Si se redujese a una asignatura en la que se formara a los chicos en el conocimiento del orden constitucional español y del sistema jurídico vigente, podría ser aceptable que el Estado obligara a estudiarla. Sin embargo, sobrepasar el límite de la objetiva información jurídica la desnaturalizaría radicalmente. El Estado necesita previamente, para que sea libre, democráticamente libre, que la sociedad exprese, diga y haga llegar a los órganos del ejercicio de la autoridad pública cuáles son sus grandes valores morales, sus grandes valores religiosos y espirituales. ¿Dan por perdido el carácter evaluable de la enseñanza de la Religión? -Evaluable en un sentido mínimo de la expresión ya es. En el sentido estric- to de la expresión, no lo damos por perdido. Desde el año 91 nos hemos opuesto constantemente a la forma actual de tratar académicamente la asignatura de religión. No hemos dejado de hacerlo ni lo dejaremos de hacer. Es lo que corresponde a una buena interpretación del Acuerdo sobre Enseñanza. ¿Es verdad que la Santa Sede ha manifestado al Gobierno español su malestar por el incumplimiento en este punto de los Acuerdos entre la Santa Sede y el Estado? -En este sentido, me parece que no se ha dado un paso formal en los últimos meses. Ahora bien, sí se han dado llamadas de atención constante de la Santa Sede desde el año 91 hasta ahora: intervenciones directas del Santo Padre en discursos a los obispos, encuentros de los embajadores respectivos en la Secretaría de Estado... Es posible que alguna vez se haya recurrido al instrumental propio de los usos diplomáticos. Lo que está claro es que es un motivo de preocupación constante y permanente para la Santa Sede. -Usted hace un sincero elogio de la Constitución de 1978 que consagra la unidad de España. -Creo que la realidad y la unidad de España son un valor previo al ordenamiento jurídico positivo. España se ha vertebrado como una comunidad humana cultural y jurídicamente desde tiempo inmemorial. ¿Cómo va a decir un cristiano que le es igual que eso se rompa? ¿Cómo no va a afirmar, por exigencias del amor cristiano, que tiene el deber de favorecer y consolidar esa unidad? Incluso ampliarla, si es el caso, a otros ámbitos de mayores realizaciones del bien común. Constituiría una gran contradicción sostener un discurso ético en relación con el bien de la unidad de Europa y negar el bien previo de la unidad de España. La caridad cristiana, vivida en el mundo de esas realidades políticas respecto a España, implica valorar su unidad y la cooperación de todos en torno al bien común como un gran bien que no se debe perder. ¿Cómo se puede configurar después desde el punto de vista jurídico positivo? Eso es una cuestión éticamente abierta. -Respecto al terrorismo, usted ha planteado el arrepentimiento, el ac (Pasa a la página siguiente)