Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 11 6 2006 77 MUNDIAL 2006 LA SELECCIÓN El penalti de los 50 euros TEXTO: JULIÁN ÁVILA Pepe Reina e Íker Casillas se juegan después de los entrenamientos un pierde paga desde el punto fatídico, cuya reKAMEN. Los porteros son por naturaleza más egoístas que el resto de los compañeros. Lo provoca el cargo y el rol en sí. Sólo pueden jugar en un puesto y las rotaciones, salvo para cambiar definitivamente, no entran en su libro de estilo. Esta competencia ha derivado en ocasiones en enfrentamientos personales, incluso en las selecciones. Ahí están los casos de Barthez y Coupé en Francia, o Lehmann y Kahn en Alemania. En la concentración de España, Íker Casillas y Pepe Reina tienen muy buen rollo, mientras que Santiago Cañizares mantiene una relación estrictamente profesional con el guardameta del Real Madrid y mucho más cordial con el del Liverpool. Los más jóvenes son porteros de la misma generación, compañeros de trabajo y enemigos en la pelea por la titularidad. Cada sesión de entrenamiento es un examen de carrera que es preciso acabar con nota porque el nivel de los tres aspirantes no admite el conformismo. En las más de dos horas de trabajo diario casi nunca bromean, no se explayan, no se miran, no pestañean. Se vigilan estrechamente mientras atienden a las explicaciones de José Manuel Ochotorena, el gurú de los porteros en esta selección y en Liverpool. Después de acabar rebozados en barro o bombardeados por la mala sangre sus compañeros, Reina e Íker afrontan el momento más plácido del entrenamiento. La apuesta de los penaltis, una tradición que se implantó con la llegada de Reina a la selección en junio de 2005. El botín es un billete de cincuenta euros para el portero que gane dos tandas de cinco lanzamientos desde el punto más terrible para ellos (con muerte súbita incluida) ¡Cómo disfrutan ambos guardametas! Y no lo hacen nada mal, incluso mejor qua algún compañero que se las da de especialista. Pepe Reina tiene mucho toque y una pegada descomunal si es necesario romper la pelota para alcanzar el objetivo ded la red. Cuando se pone los guantes es un felino. Ha trabajado este último año muy duro en la parcela física y hoy presenta una figura de Madelman caudación se destina para financiar el aperitivo de los guardametas. Un espectáculo que cautiva a varios compañe- ros. De momento, el portero del Liverpool le tiene comida la moral al titular y ahora come y bebe gratis Es un espectáculo seguir sus vuelos de palo a palo. Y tiene mucha intuición. Por su parte, Íker Casillas es mucho más tuno más pillo. Como no es un fino estilista ni tiene tanta pegada, busca otras argucias. Amaga, engaña y roza la legalidad en alguno de los lanzamientos. Su estrategia consiste en desestabilizar a Pepe, un consumado especialista en esta disciplina. Un trilero en toda regla. De momento, los aperitivos corren por cuenta de Íker y no tiene mucha pinta de que cambie el panorama porque el vapuleo por parte del portero del Liverpool viene de lejos. Ayer se jugaron el último ágape y Reina se llevó, una vez más, el gato al agua. Íker no quedó muy conforme con algún lanzamiento y hubo disputa sana entre mucha broma. En la primera tanda de cinco penaltis, Reina marcó cuatro y en el quinto mandó el balón contra el poste mientras que Casillas marcó dos, echó uno fuera y dos fueron desviados por los guantes de Reina. En la segunda, el portero del Madrid se rehízo y logró cuatro aciertos (uno lo paró Reina) En su turno, Pepe marcó tres, echó uno fuera y el otro lo paró Íker. En la muerte súbita, al fallo, en el cuarto lanzamiento el portero madridista mandó el balón al limbo. Unas imágenes de Luis y Cañizares desatan la especulación El entrenamiento vespertino de la selección dejó unas imágenes entre Luis y Cañizares que desataron todo tipo de especulaciones. Todo comenzó cuando el portero se encontraba estirando al comienzo de la sesión. Sin saber bien por qué, el técnico se acercó al meta del Valencia y, en mitad del terreno de juego, comenzó a abroncarle con grandes aspavientos. La imagen recordó las que Luis protagonizó con Eto o, Romario o Reyes en su momento. Los allí presentes no acertaron a conocer las causas de la bronca, incluso no descartaron que se tratara de una broma del seleccionador. EFE Casillas y Reina se traen un pique entre colegas desde el punto de penalti. Gana el del Liverpool