Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 11 6 2006 47 Sociedad La Comisión Europea investigará otra urbanización en el parque natural de Cabo de Gata Una máquina fuma cigarrillos para comprobar que sus ingredientes se ajustan al contenido declarado por las tabaqueras, en un laboratorio de Andalucía RAÚL DOBLADO Las comunidades del PP flexibilizarán la aplicación de la ley antitabaco El Ministerio recurrirá el decreto aprobado por Valencia y todos aquellos que infrinjan la ley estatal b La Rioja estudia permitir zonas de fumadores en cafeterías de centros de trabajo con más de cien metros cuadrados, como también pretenden Madrid y Castilla y León ABC MADRID. A finales de agosto concluirá la moratoria que en la aplicación de la ley antitabaco pesa sobre la hostelería: la necesidad de que bares y restaurantes con más de cien metros cuadrados y que deseen que sus clientes fumen habiliten compartimentos estancos. Si no lo hacen, no se podrán encender cigarrillos. Aplicar con flexibilidad la ley antitabaco y, particularmente, lo que afecta al sector hostelero puede convertirse a partir de septiembre en un nuevo caballo de batalla para las comunidades autónomas que gobierna el PP, que tensará las relaciones con la Administración central. La mayor parte de estos gobiernos han sido receptivos con las asociaciones de hosteleros. Estos creen que la norma les obliga a cuantiosos gastos (entre 6.000 y 18.000 euros) que en muchos casos es imposible adecuar sus locales y que perderán clientela. Algunos establecimientos de menos de cien metros que han prohibido el tabaco han registrado pérdidas del 40 El 85 permite fumar. Por eso, el adjunto a la presidencia de la Federación Española de Hostelería, José Luis Guerra, reclamaba esta semana para todas las comunidades las mismas medidas en bares y restaurantes de más de cien metros que han anunciado los ejecutivos de Valencia, Madrid o La Rioja y, con matices, Cataluña. Estas regiones no exigirán la compartimentación de las zonas de fumadores, por lo que serán suficientes sistemas de aire que extraigan el humo e impidan que llegue a los no fumadores. EFE Más de 4.000 inspecciones Desde la entrada en vigor de la ley, el 1 de enero, y hasta finales de mayo, las comunidades autónomas han realizado más de 4.000 inspecciones, aunque la vigilancia ha sido muy dispar entre ellas. País Vasco: 35 denuncias, la mayoría por fumar en lugares prohibidos y por las máquinas distribuidoras. Ninguna ha sido sancionada. Cantabria: 17 expedientes a bares. Aragón: 828 inspecciones, detectándose 311 incumplimientos, principalmente por señalización. 18 expedientes abiertos sin dictaminarse aún la sanción. Andalucía: 259 denuncias y ninguna sanción. Castilla- La Mancha: 765 inspecciones, 214 infracciones y 68 denuncias. Cataluña: 3.900 inspecciones y siete expedientes abiertos pendientes de multa. Sí parcial al tabaco en el trabajo En lo que también se arriesgarán algunas autonomías gobernadas por el PP será en permitir el tabaco en los centros de trabajo, erradicado desde el 1 de enero, pero sólo cuando las empresas cuenten con bares de más de cien metros. Madrid ha remitido al Consejo de Estado el borrador del decreto por el que reglamenta la ley antitabaco. Si pasa el trámite consultivo y su presidencia lo aprueba, los trabajadores podrán fumar en sus centros de trabajo, pero siempre que estos cuenten con bares de más de cien metros en los que se haya habilitado una zona de fumadores. Y, además, si así lo consiente la dirección de la empresa. También se podrá fumar en las empresas en actos institucionales que se celebren en su interior. Sólo La Rioja y Castilla y León pueden seguir los pasos de Madrid. Uno de los primeros borradores que ha redactado el Ejecutivo riojano así lo indicaba, aunque el número de empresas que en esta región pueden tener este tipo de bares es mínimo. En lo que también seguirán los pasos de la Comunidad de Madrid las otras seis gobernadas por el PP, a excepción de Baleares y posiblemente Navarra, será en flexibilizar la aplicación de la ley estatal en la hostelería. Madrid señala en su borrador que las zonas para fumadores no requerirán compartimentos estancos aunque sí mecanismos de extracción de humos Si bien no permitirá la separación, sólo, con biombos, su interpretación choca con la ley estatal que exige zonas separadas físicamente... y completamente compartimentadas Así, mientras que el Ministerio de Sanidad quiere obligar a separar con muros de ladrillo, cristal u otros elementos que garanticen que el humo del tabaco no invade otras áreas de bares y restaurantes, la Comunidad de Madrid y cuatro más (La Rioja, Murcia, Castilla y León y Valencia) permitirían el aislamiento con sistemas de extracción y separación por aire. Estas regiones permitirán el tabaco en celebraciones como bodas, bautizos y comuniones, siempre que la (Pasa a la página siguiente)