Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
11 6 06 PRÓXIMA PARADA NUESTROS CORRESPONSALES Roma Buenos Aires Bratislava Invasión de solteros La capital eslovaca es una ciudad hospitalaria y recoleta. También era un lugar tranquilo... hasta que llegó la ola de turistas en busca de cerveza barata, chicas y juergas salvajes hasta el amanecer POR ANTONIO SÁNCHEZ SOLÍS CORRESPONSAL EN VIENA Bruselas Berlín París Rabat Nueva York Jerusalén México Washington Berlín Atenas Lisboa Moscú i alguien le pregunta qué atracción turística visitar en Praga, le vendrán seguramente a la memoria la Catedral de San Vito o el Castillo de la ciudad. En Budapest, se mencionaría la basílica de San Esteban o alguna de sus famosas termas. Pero si hablamos de Bratislava, la respuesta ya es más difícil. Lo cierto es que la pequeña capital eslovaca, con apenas 450.000 habitantes, no se cuenta entre los grandes destinos turísticos europeos. Sin embargo, cientos de británicos que cada fin de semana aterrizan allí lo tienen muy claro: cerveza barata y chicas guapas son los principales atractivos de Bratislava. Y es que esta ciudad es la última víctima de una nueva moda: las fiestas de despedidas de soltero (las llamadas stag parties que los jóvenes súbditos de su Graciosa Majestad gustan de celebrar fuera de casa, preferentemente en capitales de Europa central y del este, donde el alcohol cuesta menos que en casa. Veo lo que está pasando en la vecina ciudad, a apenas 60 kilómetros de Viena, y me echo a temblar. Y me alegro por primera vez de que una grosses bier (algo así como la famosa pinta de cerveza que tanto gusta a los ingleses) salga por 2,50 en un bar de Viena. Me alegro porque con ese precio seguro que nos salvamos de la invasión que está sufriendo la urbe eslovaca. S res, pero si prefieres ver algo más impresionante, prueba Budapest Pissup Y es que esta agencia no engaña y advierte de todos los inconvenientes de esta capital: Si no te gustan las morenas despampanantes, busca entonces en Tallin Pissup las doncellas de hielo del Báltico Vamos, fomentando la integración europea con los nuevos socios. Los paquetes turísticos, entre los trescientos y los seiscientos euros, incluyen vuelo, hotel, desplazamientos y distintas actividades, desde una noche en el casino a un ineludible striptease y, por supuesto, la inevitable ronda por los bares del centro. Todo lo imprescindible para pasar un entretenido fin de semana con los amigos. Diversión directamente proporcional, claro está, a las molestias que sufren los vecinos. De momento, parece que los grupos de solteros van controlados por guías locales (normalmente jóvenes estudiantes eslovacas) y la sangre aún no ha llegado al Danubio. Eso sí, la estima de los nativos por estos peculiares turistas no es muy alta: mal educados, arrogantes y ruidosos son algunos de los calificativos citados en un reportaje de la radiotelevisión austriaca. Pero la corona (o sea, la moneda eslovaca) es la corona, y las cajas registradoras de los pubs y hoteles seguro que se alegran. Según cuenta el diario eslovaco Novy Cas, sólo en el último fin de semana de mayo unos 600 británicos celebraron sus fiestas salvajes en Bratislava, y se estima que podrán venir unas 3.000 antes de que acabe el año. Un negocio que mueve millones y que parece ir a más con la integración. Al fin y al cabo, otra forma de intercambio comercial en Europa: unos ponen la cerveza, y los otros, la borrachera. El edén del bebedor Bratislava Pissup es una de las agencias que organizan estas parrandas para despedirse de la soltería a orillas del Danubio. Su página web lo deja claro: Con pintas de cerveza a 30 peniques (unos 45 céntimos de euro) estarás en el paraíso Su idea de una visita al extranjero no deja lugar a dudas, y así se refieren a su destino turístico: El centro de Bratislava es muy pequeño y se puede ver en un par de horas. Está bien si sólo estás aquí por la cerveza y las muje- Pekín VIENA Antonio Sánchez Solís Estocolmo El casco histórico de la ciudad es pequeño, pero muy acogedor AP