Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional DOMINGO 11 6 2006 ABC Dos saudíes y un yemení consuman el martirio del suicidio en la prisión de Guatánamo Los carceleros habían logrado abortar hasta 39 intentos en los cuatro años de historia del penal b El Ejército estadounidense reco- noció ayer el suceso con una celeridad inusitada, tal vez en un intento de minimizar las repercusiones negativas sobre la opinión pública MERCEDES GALLEGO. CORRESPONSAL NUEVA YORK. Muchos lo habían intentado, uno de los presos más de 15 veces, pero hasta ayer ningún prisionero de Guantánamo había logrado burlar la estrecha vigilancia de sus carceleros como para acabar con su vida. Dos saudíes y un yemení se apuntaron ayer ese triste tanto. Es la primera vez que el Gobierno comunica inmediatamente algo que ocurre en Guantánamo dijo incrédulo el abogado Joshua Denbeaux, uno de los pocos en haber visitado la infame prisión, cuando fue confrontado por la CNN con el comunicado gubernamental. En su opinión, esta celeridad era un intento de controlar el daño de imagen que provocará la noticia. dos, que se enfrentarán a un tribunal militar. El resto lleva más de cuatro años encerrado sin acceso a su familia y en muchos casos ni a abogados, acusados simplemente de ser combatientes enemigos y privados incomprensiblemente de los derechos que otorga la Convención de Ginebra o la posibilidad de revisar su caso ante un tribunal de cualquier país. Entrevistada por ABC el pasado jueves, la ex alta comisionada de la ONU Mary Robinson, galardonada ese día con el Premio Príncipe de Asturias, denunció que la mayoría de los presos de nacionalidades europeas han sido puestos en libertad, pero los que vienen de países más problemáticos, siguen ahí dijo. No tienen nadie que les defienda, que les escuche, que diga que esto no es aceptable, encerrar a alguien sin proceso de ningún tipo Un preso es llevado a un interrogatorio en Guantánamo, en una imagen de archivo AP Huelga de hambre colectiva Para el abogado defensor de dos de los 460 presos que siguen en la base naval, la desesperanza de los allí recluidos es tal que muchos prefieren estar muertos. El pasado 18 de mayo se registraron cuatro intentos, que totalizaban 39 en los cuatro años de historia de la prisión de máxima seguridad, donde además 89 reclusos siguen en huelga de hambre. Entonces, tres de ellos habían guardado cuidadosamente cada una de las pastillas que se les habían suministrado hasta que creyeron tener suficiente para una sobredosis, pero sus guardianes los detectaron y se les hizo un lavado de estómago. El cuarto, a la desesperada, intentó ahorcarse con una sábana. La intervención de los soldados en la sala común donde se producía el intento de suicidio provocó el primer motín en la historia de esta prisión. Después de aquéllo, Denbeaux llevó a la prisión un artículo periodístico en el que se recogían declaraciones del presidente George W. Bush tras su último viaje a Europa, en las que expresaba su deseo de cerrar la cárcel. Sin embargo, el Ejército lo requisó con el argumento de que los presos no podían tener ninguna noticia del mundo exterior. Si lo hubieran visto tal vez les habría proporcionado un mínimo de esperanza como para salvar la vida de estos hombres dijo ayer apenado. El Gobierno sólo ha presentado cargos contra una decena de los deteni- El Pentágono paga unos 2.000 euros por la vida de cada iraquí inocente M. G. NUEVA YORK. En su intento de reconciliarse con la población iraquí, que a menudo resulta víctima inocente de las acciones militares de EE. UU. el Pentágono gastó en 2005 19,7 millones de dólares en pagos de condolencias La cifra, cuatro veces mayor que en 2004, muestra la intensidad de los combates y los crecientes daños colaterales En los cálculos del Ejército norteamericano, la vida de un inocente no merece más de 2.500 dólares, unos 2.000 euros, una cantidad que no satisface a ninguna familia, ni siquiera en la miseria, como viven los iraquíes después de tres años de guerra y otros trece de embargo. Consciente de ello, el Pentágono autorizó el verano pasado a los altos mandos destacados sobre el terreno para que pudieran aprobar compensaciones mayores, de hasta 10.000 dólares. La organización Campaña por las Víctimas Inocentes de los Conflictos cree que ese margen de arbitrariedad puede intensificar el resentimiento de los iraquíes y dañar el objetivo de esta política de compensaciones, que lo único que busca es mitigar un poco el rencor de la población.