Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 DOMINGO 11 6 2006 ABC Internacional Hamás declara la guerra santa a Israel, a Mahmud Abbas y a Al Fatah el mismo día El presidente palestino convoca a su pueblo el próximo 26 de julio a un referéndum b Haniyeh considera un golpe de Estado la consulta sobre el documento de los prisioneros, y su brazo armado lanza quince Qassam sobre el Neguev 16 meses después JUAN CIERCO. CORRESPONSAL RAMALA. Más madera, es la guerra. Contra Israel. Contra Al Fatah. Contra el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) Mahmud Abbas. Más madera, es la guerra de Hamás contra todos, declarada tras los últimos ataques israelíes contra la Franja de Gaza, que han llenado de civiles, niños y mujeres, las tumbas de sus cementerios, y después de la convocatoria de un referéndum sobre el reconocimiento implícito de Israel, a través del Documento de Reconciliación Nacional urdido por los presos palestinos. Hamás declaró ayer en efecto la guerra con sólo unas horas de diferencia a Israel, a Al Fatah y al presidente palestino. Rompía así, a golpe de cohetes Qassam -hasta 15 fueron disparados- -una tregua sellada no con Israel sino con el propio Abbas en El Cairo, en febrero de 2005, y respetada de manera escrupulosa hasta ayer. A partir de ahora, según las Briga- das de Ezedín al- Qassam, brazo armado de Hamás, las ciudades sionistas volverán a ser víctimas de un terremoto. Si ellos matan a nuestros civiles, no entendemos por qué nosotros no podemos matar a los suyos Pero esa guerra contra Israel, ante la que sin duda el Gobierno de Tel Aviv y sobre todo su Ejército no se quedarán de brazos cruzados, no será la única que sacuda la región. Desde hace semanas Gaza y Cisjordania- -sobre todo la Franja- -viven sumidas en un clima de guerra civil que hace muy compleja la cohabitación entre la Presidencia de Al Fatah y el Gobierno de Hamás. Haitham Ghalia, de un año, era enterrado en Beit Lahia con el resto de su familia documento sobre el que los ciudadanos de Gaza, Cisjordania y Jerusalén Este tendrán que pronunciarse. El texto, además de otros puntos de importante consideración, hace referencia al reconocimiento implícito de Israel de acuerdo con las fronteras de 1967, al final de los atentados en el interior de Israel, al derecho al retorno de los refugiados palestinos y a la liberación de todos los presos. Rumbo al enfrentamiento civil Ese clima- -a veces ya irrespirable- -se ha contaminado del todo con el anuncio ayer, en rueda de Prensa en Ramala, de Mahmud Abbas de convocar el polémico referéndum que puede llevar al enfrentamiento directo y armado, ya sin tapujos, disimulos ni atajos, entre las dos principales fuerzas palestinas. El presidente Mahmud Abbas se agarró ayer con fuerza al profundo simbolismo de los presos palestinos de Al Fatah quienes, con Marwán Barghuti a la cabeza, redactaron y suscribieron el Posibilidad de acuerdo Haniyeh y Abbas debían verse las caras la pasada madrugada, y el Parlamento ha sido convocado para mañana Es decir, algo que, pese a que cuente el 26 de julio con el respaldo de la población palestina, nunca será aceptado por Israel. Y eso en caso de que se celebre la consulta, puesto que Hamás y Al Fatah podrían llegar de aquí a entonces a un acuerdo de última hora. Por lo pronto, Abbas y Haniyeh de- RAMALA. Hadil Ghalia se ha quedado seca, arrugada. Sin lágrimas. Su inocente sonrisa, todas lo son cuando se tienen 7 años de edad, incluso si se vive en Gaza, la ha abandonado para siempre. Ya estuvo a punto de irse de viaje para no volver hace quince meses cuando cuatro miembros de su familia murieron bajo el impacto de un proyectil israelí mientras araban sus campos en Beit Lahia, al norte de la Franja más mísera del mundo, o casi... pero entonces su padre consiguió que la luz brillara a través de sus dientes mal cuidados. Ya no. Hadil no volverá a sonreír, entre otras cosas porque ya no está Ali, su padre, para animarla. Ella todavía no lo sabe. No sabe que ha muerto su padre, que ha muerto su madre, que han muerto sus hermanos y hermanastros de seis y dieciocho meses (Alí tenía dos mujeres, hoy le sobrevive una viuda) Nadie se ha atrevido a contarle la verdad a Hadil. Todavía. No hay tumbas suficientes para ellos. Un misil israelí mató el viernes a siete de sus miembros. Llovía sangre sobre mojado. Un proyectil hebreo mató a otros cuatro en 2005 La familia Ghalia muere dos veces J. CIERCO Porque tarde o temprano lo sabrá y entonces buscará esas lágrimas difíciles de encontrar, a la caza y captura de un desahogo, de un consuelo imposible. Día de playa No es para menos. Ella cree que sus padres la esperan en casa, que la recibirán con los brazos abiertos cuando salga del hospital. No se pregunta por qué no han venido a verla porque recuerda la maldita tarde del viernes que ambos resultaron heridos bajo el bombardeo israelí. Era su primer día de playa de este verano. Alí había cogido a sus dos mujeres y a sus nueve hijos y se los había llevado frente al mar para que allí merendaran y jugaran explicaba ayer entre lágrimas- -a ella sí le quedan- Nasreen Ghalia, cuñada de Alí, el campesino que ya había enterrado a cuatro de los suyos. Ayer también hubo un entierro en Gaza, pero fue el suyo. Y el de una de sus dos mujeres. Y el de cinco de sus hijos. Hadil, herida en el cuello, tendida en la cama del hospital, no sabe que decenas de miles de personas han acompañado a los cadáveres hasta ese cementerio que puebla la mitad de su familia. Hadil recuerda haber nadado el viernes por la tarde junto a su amiga Marim. No jugaron en la arena porque estaba muy sucia aunque tenían muchas ganas de construir una torre. Entonces fue, mientras se refrescaban en el Mediterráneo, cuando oyeron la explosión y vieron a casi todos sus familiares y amigos tendidos, heridos, muertos sin que ellas lo supieran o comprendieran. Saberlo lo sabrán. Tarde o temprano. Comprenderlo... nunca lo comprenderán.