Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Nacional DOMINGO 11 6 2006 ABC Negociadores policiales Mar Caribe CROACIA Belgrado BOSNIA SERBIA COSTA RICA Panamá COLOMBIA PANAMÁ Se desplazan 2 policías Se desplazan 2 policías Serbia El 1 de marzo Diego Ceballos es capturado por una banda de delincuentes de la que formaba parte la mujer serbia con la que mantenía relaciones de pareja Shangai Panamá El 20 de enero secuestran a José Vicente Colastra y a su hijo Sergio Colastra Millán. Los captores eran de las FARC COLOMBIA ECUADOR BRASIL Grupo de secuestros y extorsiones UDEV- Central (8 agentes) Se desplazan 2 policías Resuelto desde España Shangai El 15 de mayo es secuestrado en Yiwu (Shangai) el empresario Fco. José Rodríguez. 48 horas más tarde es liberado gracias a la colaboración de los agentes que le localizaron desde España y la Policía china CHINA PERÚ Lima Océano Pacífico If fí ABC Perú BOLIVIA Andrés Gude es tiroteado y secuestrado en Lima el 30 de marzo por una banda liderada por un ex capitán de la Policía de Perú Océano Pacífico Cinco secuestros de españoles en el extranjero y cinco desenlaces felices. Este es el resumen de cientos de horas de trabajo de los especialistas de la Udev Central de la Policía, que por primera vez han llevado sus actuaciones hacia el exterior de España La fuerza de la palabra TEXTO: CRUZ MORCILLO, PABLO MUÑOZ MADRID. Cada palabra de la conversación con un secuestrador está estudiada al milímetro. El secreto para un negociador policial consiste en anticiparse al contrario, y el objetivo siempre es idéntico: conseguir la liberación del rehén. Sólo cuando la vida de la víctima no corre peligro empieza la fase de la captura de los delincuentes. Este es, a grandes rasgos, el patrón de trabajo de los expertos en secuestros de la Policía. La letra pequeña es un secreto porque es la única arma de que disponemos explican. Las técnicas concretas son reservadas, pero siempre incluyen un cursillo acelerado en secuestros para los familiares de la víctima. Los policías se ajustan a modelos preestablecidos, aunque se adaptan luego a las peculiaridades de cada caso. Y todo se complica el doble si, como ha ocurrido en los últimos meses, el trabajo hay que hacerlo fuera de España, de acuerdo con las policías de cada país. Allí no puedes contar ni con vigilancias propias La primera experiencia fuera de nuestras fronteras llevó al Grupo de Secuestros y Extorsiones de la Udev Central a Panamá, les colocó como interlocutores indirectos de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) y acabó con final feliz a las puertas de la selva colombiana. Aventurero, ecologista, empresario El español José Vicente Colastra Sansegundo, aventurero, ecologista y empresario, casado con una panameña, y su hijo Sergio Colastra Millán, director de cine, (nacido en Miami, por lo que tiene la doble nacionalidad) fueron secuestrados el 20 de enero en Panamá, en la playa del Guayabo, cerca del pueblo de Jaque, una zona de la frontera con Colombia. José Vicente estaba construyendo un hotel ecológico y viajaba con frecuencia a la región, cada vez con unos 5.000 dólares en el bolsillo para pagar los materiales de construcción y a sus empleados. Sergio había acudido a visitarlo con su novia. Según los testigos, 18 personas armadas, que llegaron al lugar en lanchas, se llevaron al padre y al hijo. Una semana después sonó el teléfono de la novia de Sergio; los captores pedían que ofreciera dinero por las víctimas. Las conversaciones se estancaron hasta que, pasado un mes, dos policías españoles acudieron a Panamá a petición de los allegados de los Colastra para colaborar con los agentes panameños y colombianos. Tuvieron que pasar casi otros dos meses de negociación, de conversaciones guiadas con mano de hierro en las que a un lado del teléfono estaba la novia de Sergio y al otro un guerrillero de las FARC- tranquilo, en su territorio, con todos los elementos a su favor señala uno de los negociadores. Los terroristas pidieron 100.000 dólares. En los 76 días de angustia hubo 13 llamadas, tres pruebas de vida aportadas por los secuestradores y alguna conversación con los Colastra. Las víctimas estaban bien y anunciaron que creían que los iban a liberar pronto. No hubo posibilidad de más detalles, Estuvieron a punto de localizar el escondrijo desde el que se activaba el teléfono vía satélite, pero la selva, prácticamente impenetrable, lo impidió. El goteo de concesiones no cuajó y de hecho nunca se llegó a un acuerdo sobre el dinero. Los agentes aseguran que no se pagó aunque ya al final del cautiverio les consta una extraña maniobra referida por los propios secuestrados. Al parecer, los guerrilleros recibieron una llamada de Cuba- -se supone que con predicamento- -en la que se les instaba a liberar a los dos españoles porque habían tratado muy bien a los indígenas la doble nacionalidad de Sergio y su profesión también está en el trasfondo de la resolución del caso. El 7 de abril llegó la libertad en una playa próxima a la que fueron secuestrados. Hemos aprendido cómo están organizados, que sólo buscan dinero y que no quieren ni actuar fuera de Co (Pasa a la página 26)