Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 11 6 2006 13 Maragall rectifica y afirma ahora que Montilla es un catalán de pura cepa, de primera Un terremoto de 3,8 grados en la escala de Richter despertó ayer a León, Zamora, Palencia, Lugo y Asturias Guerra de cifras De un millón a 242.923 La primera en facilitar datos de participación fue la Comunidad de Madrid, que situó en torno a un millón de personas el número de asistentes a la concentración convocada por la AVT. Quince técnicos de las direcciones generales de Seguridad y Protección Ciudadana han sido los encargados de hacer el cálculo sobre la participación. Las cifras de la Delegación del Gobierno en Madrid se hicieron esperar un poco más. En esta ocasión, al igual que en las tres últimas movilizaciotó para ello una mención en el discurso de Alcaraz a sus declaraciones recientes en las que De la Vega dijo que estas manifestaciones son innecesarias porque el terrorismo ya no existe Los gritos de rechazo de la concurrencia a ese argumento monclovita (en presencia de héroes cotidianos como Pilar Elías) fueron atronadores. En esta ocasión no se oyó tanto la proclama Zapatero, dimisión que se convirtió en el leit motiv espontáneo de la anterior manifestación celebrada en febrero, y sí más Zapatero, embustero y Zapatero, traidor Quizá porque ya nadie espera que el presidente del Gobierno, encastillado en contra de este amplísimo sector de la opinión pública, esté por la labor de escuchar la voz de la calle. Por si acaso, alguna tímida pancarta de pequeño formato suplicaba ZP, disuelve y convoca Formalmente, la convocatoria se desarrolló en un estrado presidido por las imágenes que han ilustrado el doble lema Queremos saber la verdad y Negociación en mi nombre no con las intervenciones de Javier Gismero y Gabriel Moris, víctimas del 11- M, y de María del Mar Blanco y Teresa Jiménez Becerril, víctimas de ETA. Cerró los turnos de intervención el presidente de la AVT, Francisco José Alcaraz, quien hizo un repaso de ese estado de cosas al que el Gobierno denomina paz ¿Es paz eso a lo que Pilar Elías nes convocadas por la AVT, volvió a repetirse la guerra de cifras. Así, según los cálculos de la Delegación, el número de asistentes fue exactamente de 242.923. La Asociación Víctimas del Terrorismo, por su parte, no facilitó dato alguno. Su presidente, Francisco José Alcaraz, aseguró que no entraría en la guerra de cifras. Los cálculos de asistencia se realizan teniendo en cuenta que la superficie de la Plaza de Colón (que incluye tramos de las calles cercanas) es de 40.000 metros cuadrados, según el Colegio de Arquitectos de Madrid. se ve sometida, teniendo por vecino al terrorista que asesinó a su marido? ¿Es paz que le destrocen a Gotzone Mora el coche con aceite corrosivo? ¿Se puede llamar paz a que quemen el negocio de un concejal de Navarra? Eso no es paz, sino falta de libertad, secuestrada por unos asesinos También se preguntó Alcaraz qué información tiene ETA que no tengamos todos los españoles para que Zapatero sucumba al chantaje Fuera del plano central se situaron la eurodiputada Rosa Díez y la presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo Maite Pagazaurtundúa, quienes no quisieron faltar, pero sí tener una presencia discreta. Significativo es ya que hayan secundado este llamamiento, en calidad de militantes so- JAIME GARCÍA Antes, el presidente de la AVT, Francisco José Alcaraz, había subido hasta dos veces al estrado para pedir respeto a todos los asistentes, un llamamiento que luego no se vio desbordado por lo que sucedió, en una tónica de relativa calma. La indignación mayor se dirigió contra José Luis Rodríguez Zapatero y contra quien sí fue objeto del gran abucheo de la tarde: la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega. Bas- Alcaraz denuncia que el Ejecutivo, con su acercamiento a ETA, está traicionando a los españoles Teresa Jiménez Becerril a su madre: La ETA no ha podido contigo; no te ha quitado la valentía para criar a tus nietos cialistas. Finalmente, estuvieron juntas, tal y como habían anunciado, y las dos muy cerca de Mapi de las Heras, la viuda de Fernando Múgica. También acudió a la llamada la viuda de Gregorio Ordóñez, Ana Iríbar, siempre entregada a la causa. En el paseíllo de salida (parecía la última etepa de la vuelta ciclista, con público a un lado y a otro, junto a la Biblioteca Nacional) Rajoy fue jaleado de forma contenida, y Acebes con más ardor (a los dos les gritaron presidente, presidente) en tanto que otros personajes con cuota de popularidad se daban un baño de multitudes. Fue el caso de la concejal Ana Botella, a quien retenía el público para estrecharle la mano e implorarle que vuelva tu marido, que ha sido el mejor Fue una hora larga e intensa, con masificación agobiante en el entorno de las autoridades y de emoción en el recuerdo de los momentos en los que el corazón de España ha latido al unísono. Cuando Marimar Blanco se remitió ayer, en las palabras que pronunció por megafonía, a aquellos días en los que, tras el asesinato de su hermano (sublimación de la crueldad) nació el espíritu de Ermua, y de él el Pacto por las Libertades, la emoción subió de temperatura. Después, entró en ebullición con Teresa Jiménez- Becerril. La hermana de Alberto se volvió hacia su madre, presente en el escenario, y la atrajo, para darle un beso. Desde entonces, desde que a Alberto y a Ascen los mataron a tiros- -dijo- -mi madre cría a esos niños, y la desesperación por la muerte de su hijo no le ha quitado la valentía para ocuparse de sus tres nietos. Madre, la ETA no ha podido contigo En el ambiente enrarecido y espeso de esta primavera, casi verano de 2006, los ciudadanos quisieron desacreditar una paz sujeta a condiciones, a sometimientos, a claudicaciones. La imagen simbólica del día quedó acuñada con sesenta mil globos que ascendieron al cielo de Madrid. En lo menudo, triunfó, en manos de muchos ciudadanos, una rosa tiznada de rojo. En memoria de las flores de Alberto y Ascen (dos entre mil) aquel día que no volvieron a casa.