Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 DOMINGO 11 6 2006 ABC Nacional La madrileña plaza de Colón y las calles adyacentes se encontraban abarrotadas minutos después de iniciarse la concentración convocada por la AVT Cientos de miles de personas exigen en la calle al Gobierno que no se siente con ETA El vicepresidente de la AVT reclama que la investigación del 11- M comience desde cero b La masiva convocatoria de la Asociación de Víctimas (la cuarta en año y medio) se convirtió en un clamor contra la negociación con ETA Batasuna BLANCA TORQUEMADA MADRID. Al final, el clamor para que el Gobierno no negocie con ETA fue el mensaje que caló ayer con más fuerza en la concentración de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, cuando los cientos de miles de personas que se arracimaron en la plaza de Colón de Madrid vibraron (como en ningún otro momento del acto) con las palabras de Teresa Jiménez- Becerril, un aldabonazo a las conciencias y a la tibieza de esos gestos cínicos como la pantomima de las rosas blancas, las de las actrices aferradas al mal guión de este proceso Evocó la hermana del con- cejal sevillano asesinado por la banda etarra en 1998 aquellas otras tres flores manchadas de sangre sobre una acera céntrica de Sevilla, el 30 de enero de 1998. Tres niños, los hijos de Alberto y de Ascen las necesitaban para llevarlas al colegio y jamás las pudieron recibir. La fuerza de esa parábola (la de las flores, unas teatrales y otras reales, deshojadas por el odio) fue desgarradora y desató una sentida ovación. En mi nombre no en un momento clave y crucial en el que el Ejecutivo ampara las anunciadas conversaciones entre el PSE y Batasuna se convirtió así en el lema de la tarde (calurosa tarde, preñada de bochorno) de esta movilización convocada por la AVT, la cuarta en año y medio. El otro lema, el de Queremos saber la verdad se tradujo en que uno de los intervinientes en el acto, Gabriel Moris, nombrado recientemente vicepresidente de la AVT, manifestara que dada la situación de las distintas vías de investigación, parlamentaria policial y judicial, creo que lo más razonable sería empezar de cero en todos los campos Las expectativas de una asistencia masiva se cumplieron, y aunque se reeditó la estéril guerra de cifras de otras ocasiones, a pie de calle se podía apreciar una riada humana que inundaba, además de todo Colón, el repecho de la calle Génova hasta más allá de Alonso Martínez y otras vías aledañas a la plaza, como Serrano y Goya. Marea de ciudadanos Desde primera hora de la tarde, hacia las cinco, muchos ciudadanos se fueron acercando al centro de un llamamiento en el que estaba anunciada la presencia de la práctica totalidad de los dirigentes del Partido Popular, a los que otorgó un desmedido protagonismo el larguísimo corredor de acce- so que se había habilitado desde la calle Jorge Juan. Más de doscientos metros de exposición a las reacciones de la gente, entusiastas en general. La circunstancia de que Mariano Rajoy y Alberto Ruiz- Gallardón llegaran y se marcharan juntos dejó reducidos a anécdota algunos abucheos al alcalde. Y aún más que eso el hecho de que la dirigente vasca María San Gil regalara a Gallardón, en el momento en el que irrumpió en la zona acotada a las autoridades, un prolongado y cálido abrazo. El núcleo duro popular asistió en pleno: además de Rajoy y Gallardón, Ángel Acebes, Eduardo Zaplana, Esperanza Aguirre y periféricos como Francisco Camps, Alberto Núñez Feijóo o la alcaldesa de Valencia Rita Barberá. El senador Manuel Fraga también hizo acto de presencia (con una chaqueta muy invernal y una gorra blanca) y obtuvo una entusiasta acogida.