Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 10 6 2006 95 MUNDIAL 2006 MÁS ALLÁ DE ALEMANIA Las parabólicas proliferan hasta en los barrios más humildes de Marruecos, como este de Rabat ayer El Mundial de los piratas TEXTO Y FOTO: LUIS DE VEGA CORRESPONSAL Los magrebíes, castigados sin derechos televisivos, tratan a la desesperada de dar con los códigos de los decodifiRABAT. Los hackers trabajan a contrarreloj en el Magreb para intentar salvar lo que se considera un asunto de Estado y una catástrofe nacional: la retransmisión de los partidos del Mundial. En países como Argelia y Marruecos es tan habitual tener un decodificador pirata como ir a la mezquita a rezar. Pero justo en el comienzo de la fiesta del fútbol en Alemania las cadenas vía satélite se han cuidado de doblegar las medidas de seguridad. La plataforma francesa TPS cuenta con cientos de miles de clientes en estos dos países que no pagan su abono, pero el nuevo sistema permite a esta empresa cambiar los códigos de los aparatos varias veces al día con lo que ahora no se captan las imágenes. En la medina de Rabat o en el mercado Derb Galef de Casablanca los técnicos informáticos intentan hacer su agosto en junio. Los chiringuitos informáticos son un constante ir y venir de aficionados desesperados ante la imposibilidad de ver al sagrado balón rodando en sus pantallas. Algunos medios de comunicación han denunciado esta guerra desatada entre ricos y pobres. El jeque saudí Salah El- Kamel y su plataforma ART se han hecho con los derechos televisivos para el Magreb. Ni siquiera las televisiones públicas pueden hacerle frente. Lo más que han obtenido los marroquíes, con la mediación del Rey Mohamed VI, es que el jeque dé en abierto el cadores que les permitan ver los partidos sin arruinarse. Y, mientras la clase política y los medios de comunicación han hecho del asunto una cuestión de Estado, los informáticos intentan hacer su agosto en este junio futbolístico partido inaugural, las semifinales y la final. La FIFA y El- Kamel han despreciado a los Gobiernos, humillado al pueblo y, blasfema suprema, destronado al deporte rey aseguraba el diario La Nouvelle République en Argelia. En ese país, el presidente, Abdelaziz Buteflika, ha intentado capear el temporal facilitando la venta especial de 360.000 tarjetas de ART, válidas para un solo mes, al precio de 28 dólares. Pero incluso ese precio es un lujo para la mayoría de las familias. Marruecos no se ha clasificado para jugar en Alemania y, finalmente, fue Suráfrica quien ganó la partida al país magrebí para organizar en 2010 el primer Mundial africano, pero eso no ha hecho descender la fiebre futbolística que se vive en este país. Un sacerdote, ante la imagen del Niño Jesús, ayer en Puebla (México) REUTERS México convierte al Niño Jesús en un jugador talismán de la selección MANUEL M. CASCANTE CORRESPONSAL MÉXICO. El técnico Ricardo Lavolpe y los suyos tienen un talismán de excepción en el Niño Jesús, una imagen muy venerada en este país, empezando por el DF como llaman por estos lares a la capital mexicana. A las parroquias donde está el Niño Jesús acuden durante todo el año los feligreses, siempre Otras soluciones Como no es la primera vez que se producen apagones de las parabólicas, todavía confían en que los piratas triunfarán de nuevo desbloqueando los receptores. Por si eso no fuera posible, las cafeterías, las cadenas alemanas del satélite o Internet aparecen como posible solución. El diario de Casablanca Aujourd hui le Maroc llegó a publicar ayer la dirección de la web de la cuarta cadena china, la CCTV, en cuya página se podrán ver los partidos. Sólo hay un problema, añaden, hay que saber chino para acceder al menú. en busca de sueños, a priori imposibles, como el de ver llegar a su equipo a semifinales. En Puebla o Tacuba (México D. F. le han vestido con la zamarra nacional, para que le dé la suerte y la fuerza necesaria a su equipo, en un Mundial en el que mañana, ante Irán, juega su primer partido. La nación mexicana asiste más apasionada quer nunca al torneo, donde se ve con posibilidades.