Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10- 11 S 6 LOS SÁBADOS DE Descenso de cañones Piragüismo en kayak Hoja de ruta del perfecto anfibio Alto Tajo Aquaventur. Tel. 949 830 193 690 095 444 www. aquaventur. com Estación Náutica Alto Tajo. Tel. 608 020 904 918 696 101 www. enaltajo. com Actividades acuáticas Guada Sub. Tel. 949 219 875 www. guadasub. com Lagunas de Ruidera Centro de buceo y aventura Ruidera Bike. Tel. 610 048 121 www. ruiderabike. com Pirineos Rafting Llavorsí. Tel. 973 622 158 www. raftingllavorsi. com Noguera Aventura. Tel. 973 690 055 www. nogueraventura. com Boí Taüll Resort. Tel. 902 406 640 www. boitaullresort. es Deportur. Tel. 973 647 045 www. deportur. com nada ni parecido a una embarcación o tabla. Es un cara a cara con el río, pertrechados de arneses, cuerdas, mosquetones, neopreno, casco y chaleco salvavidas. El origen de este deporte hay que buscarlo en la espeleología y las rutas de aproximación a las grutas cuyo acceso era a través del cauce de un río. Se mezclan técnicas de rápel, escalada e incluso espeleología, pero sin salir del río. Todos los descensos se hacen siguiendo el curso del agua y alternando saltos a las pozas, rápeles con cuerdas o deslizamientos por toboganes naturales de piedra. Es imprescindible conocer muy bien el lecho del río para evitar golpes indeseables. No sobran ni algo de manejo de cuerdas, al menos de técnicas de rápel, ni la prudencia a la hora de caminar por la resbaladiza piedra mojada. Nunca se imagina uno lo que duele un golpe en la rodilla o una enérgica patada a una roca oculta hasta que se oye ese maldito crock Atentos a los resbalones y las sentadas a plomo sobre la rabadilla, delicia difícil de olvidar. Inmersión La inmersión con botellas en las aguas de un río ofrece sensaciones que no desmerecen a las experimentadas en aguas abiertas. No subestime la sensación de deslizarse por las cristalinas aguas de una poza de 14 metros de profundidad, horadada en la roca a lo largo de los siglos. Se puede practicar en ríos como el Tajo, en su zona alta, o lagunas, como las de Ruidera. Curiosa la sensación de mirar a una trucha a los ojos o no salir disparado hacia la superficie al ver a un dentudo lucio, el tiburón de los ríos. Es otra visión muy distinta del río, de su parte más íntima y desconocida, en la que los angostos corredores de piedra por los que cuelgan las algas y raíces de los árboles parecen diseñados para una película del mismísimo Ridley Scott. Si no se tiene experiencia hay que realizar antes un bautismo de buceo, para aprender las técnicas básicas de los equipos autónomos, flotabilidad y respiración con botellas; después se hace un salida bajo la atenta mirada del instructor que puede durar entre media hora y una hora. El rafting tiene las ventajas y dificultades del trabajo en equipo Hidrospeed Una forma particularmente curiosa de encararse con el río. En lugar de un firme kayak o un fiable raft, la única ayuda en mitad de la corriente es una diminuta tabla, con forma de proa de barco, que además deja medio cuerpo fuera. Aquí no hay remos ni nada que se le parezca. Serán nuestras piernas las encargadas de sacarnos de ese diabólico rebufo que nos invita a comprobar qué se sentiría en caso de caer dentro de una lavadora. Es más que conveniente tener unas reservas aceptables de glucógeno si no queremos pagar cara la pájara submarina. En cualquier caso, el intimísimo y agitado contacto con el río garantiza la absoluta desconexión con los problemas cotidianos. Descenso de cañones También conocida como barranquismo, en esta disciplina no hay