Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 6 06 VIAJES En acción Cuando el río suena Ligamos el verano con el agua. Solemos pensar más en el mar, pero ríos, lagos y lagunas también proporcionan horas emocionantes, con deportes que requieren su dosis de adrenalina TEXTO Y FOTOS: ALEJANDRO CARRA nmersos ya en el rigor estival, pocas opciones tan atractivas como las actividades acuáticas, pero no en la costa, sino en los ríos. Las copiosas nevadas de este invierno ofrecen un caudal óptimo para los deportes de aguas bravas. Es otra forma de disfrutar de la montaña, mucho más refrescante y bajo una perspectiva diferente. Las actividades más conocidas son el piragüismo, el rafting, el hidrospeed, el descenso de cañones e incluso la inmersión. Cualquiera de ellas es perfecta para soltar adrenalina o sacudirse por unos momentos- -bajo el agua no hay gramíneas- -esas incómodas alergias que tan duro están pegando esta temporada. Eso sí, a la hora de elegir, es importante conocer sus características y las condiciones físicas que exigen. I Piragüismo Por testimonios arqueológicos sabemos que se practicaba hace seis mil años en el Eúfrates y en las dos grandes especialidades: el piragüismo en aguas tranquilas- -embalses o canales, sin apenas corriente- -o en aguas bravas. La canoa abierta- -de tipo canadien- se- -es apropiada para las grandes distancias en aguas más o menos tranquilas. Y el versátil y divertido kayak, para la doma de ese río que ruge como un oso. Su origen es esquimal y está cerrado por completo, excepto en la abertura por la que nos introducimos hasta la cintura, embutidos en neopreno, con salvavidas y casco para lanzarnos a la aventura. Para la práctica de esta disciplina es conveniente tener una forma física medianamente cuidada. El mayor problema, al menos en el kayak, es la endemoniada posición: los riñones echan humo antes de llegar al primer paso Lo que augura, al principio, un revolcón subacuático, si uno se rinde ante la evidencia de su lamentable estado físico en plena corriente. Por lo demás, es uno de los deportes más emocionantes y completos y permite disfrutar de una perspectiva inolvidable del río. Incluso se le acaba cogiendo cariño a una curiosa técnica del piragüismo conocida como esquimotaje, consistente en girar el kayak sobre sí mismo 360 grados- -como un tornillo- -mientras se contiene la respiración. Doscientos intentos después del primer atracón de agua, se comienza a ver la luz al final del túnel, no se crea. Rafting Ahora, dejamos el individualismo y nos embarcamos en las aventuras colectivas. En el rafting, el concepto de grupo cobra una dimensión especial. Esta actividad se desarrolla a horcajadas en una balsa neumática. Lo que tú no remes para salir del rápido lo harán tus compañeros, que al término del descenso te recordarán entre exabruptos tu habilidad para atizarles con el remo en los hom- El buceo de agua dulce debe realizarse con muchos controles Se le acaba cogiendo cariño a una técnica del piragüismo, el esquimotaje, que consiste en girar el kayak sobre sí mismo 360 grados mientras se contiene la respiración bros, en lugar de hacerlo en el agua. Pero no seamos implacables. Con la embarcación retorcida por la fuerza de la corriente, la espuma del agua envolviéndolo todo y los alaridos del timonel intentando indicar, por encima del rugido del río, hacia qué lado hay que bogar antes de que el raft vuelque, no es tan fácil acertar. Y de la forma física aquí no hay que preocuparse demasiado; lo que uno no reme la amistad lo subsana.