Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 SÁBADO 10 6 2006 ABC Toros Tres tíos y seis pájaros de Victorino 75 ANIVERSARIO Monumental de las Ventas. Viernes, 9 de junio de 2006. Cuarta corrida de la miniferia. Lleno de no hay billetes Toros de Victorino Martín, desiguales, serios, durísimos, gazapones, correosos, peligrosísimos. Luis Francisco Esplá, de tabaco y pasamanería azul. Estocada corta atravesada y descabello (silencio) En el cuarto, pinchazo, media tendida y dos descabellos (saludos) Luis Miguel Encabo, de azul turquesa y oro. Pinchazo, metisaca, bajonazo y descabello (silencio) En el quinto, dos pinchazos, estocada atravesada y descabellos (palmas) El Juli, de tabaco y oro. Estocada pasada y descabello (silencio) En el sexto, media (saludos) Antes y después, guerra. Es feo hablar de la edad de las personas, pero Esplá está en la frontera de los cincuenta años, y eso también cuenta a la hora de agradecer su esfuerzo. Listo y rápido, medido en el castigo en varas, un primero de imponente arboladura planteó pelea tabernaria. Pelea de piernas y reflejos de Esplá tras comprobar la imposibilidad de cualquiera otra posibilidad. Pelea breve de resultado afortunado en el desenlace: toro muerto y torero vivo. Perdón por el retraso al abordar el gesto de El Juli, gesto que se valoró poco, incluso cuando se descaraba con el sexto, de pesada y correosa embestida. La mano derecha de Juli pudo mucho, con firmeza, sin fisuras; algún enganchón se reprochó como insulto grave; el toro se resentía de ir tan sometido. Por el izquierdo, el victorino se desentendía de la muleta, no del torero. El conjunto no se valoró por los zánganos que luego exigen gestos a las figuras. Ni ante el gazapón tercero, de medios pases y latente peligro siempre, al que pasaportó de un espadazo para viajar allí donde braman los toros encanallados. Luis Miguel Encabo no volvió la cara nunca. El peor de cuantos toros han pisado la feria, de cuantos victorinos haya visto, se lo llevó en el sorteo. No tuvo ni un muletazo. Ni uno. Con la cara alta, por la faja, por la cadera... Ya en banderillas lo cantó, cortando los viajes, haciendo hilo, sembrando el terror. La lluvia se cortaba con el miedo, y en un momento que escampó se disparó el riego, el riego por aspersión, no el himno de, aunque con los barandas de Las Ventas cualquier cosa... El quinto, otro que quiso alcanzar el callejón, sin conseguirlo esta vez, no perdió ojo de la presa cuando tomaba la muleta, uno, dos, y al tercer muletazo ya estaba la tarascada. La espada sigue siendo lastre para el matador madrileño. Tanto Encabo como El Juli quisieron siempre con el capote. Perlas escribieron, alguna media verónica, un par de ellas quizá. Diferentes manos y clásicos conceptos, media como caramelos para endulzar la amarga despedida de esta miniferia gloriosa de inolvidable Corrida de Beneficencia. ZABALA DE LA SERNA MADRID. El cielo se encardenó de tormentas y rayos; el ruedo se encardenó de victorinos y centellas. Seis pájaros de Victorino volando a ras de suelo. Cruz de navajas en sus finos picos de asta. Fieros pájaros, duros y sanguinarios, con la maldad a cuestas. Y enfrente tres tíos. Tres tíos que no eran ni Machaquito ni Bombita como merecían las arrancadas torvas, los gazapeos torticeros, las miradas del averno: la lidia del siglo XIX. Los tres tíos se partieron el alma, y a mí me parece que la mayoría no se enteró. Esplá, Encabo y El Juli sufrieron. Y ahora viene la frase tópica: Nadie se aburrió Coño, y si sueltan tigres tampoco, pero se trata de no aburrirse con el toro bravo. Es curiosa la deformación que sufren los conceptos: si el toro pega bocados, es más encastado que si es noble, y si es noble, no puede ser bravo. O sea que se tiene como el sursum corda de la bravura y la casta el que te quiere arrancar la cabeza. En Sevilla ya escribí que ahora mismo Victorino no tiene la ganadería en la mano, y tras su doble paso por Madrid me ratifico. Tal vez a él le sirva más lo de ayer que lo de hace una semana. Por presentación para empezar a hablar. Aunque ayer no saltó ni uno medio semejante en comportamiento a los dos que embistieron entonces. Por saltar, sí que saltó uno... al callejón. Lo nunca visto en Victorino. Fue El Juli se descara con el victorino en un gesto que transmite la tensión el cuarto, con el que Luis Francisco Esplá se atrevió a coger los palos, estando como estaba de embarrada la arena. Muleta en mano, con aire aparentemente más entregado, a años luz de sus hermanos, el victorino se tragó un par de series de naturales, una a pies juntos, muy torera, que fue lo que duró. BOTÁN Esplá, Encabo y El Juli sufrieron y dieron la cara. Y ahora viene la frase tópica: Nadie se aburrió Y si sueltan tigres tampoco Martín Burgos El cartel de hoy Fermín Bohórquez Moura Caetano Sánchez- Cobaleda Representantes: José Manuel y María José Sánchez. Divisa: morada y roja. Señal de oreja: horca en ambas. Antigüedad: 8 de junio de 1924. Procedencia: Vega- Villar. Nacimiento: Jerez (Cádiz) 21- 1- 1970. Alternativa: Jerez, 4- 5- 89. Padrino: Bohórquez. Testigos: Vidrié, Bedoya y Buendía. Toros de Bohórquez. Nacimiento: Madrid, 26- 6- 1979. Alternativa: Moraleja, 3- 896. Padrino: Bedoya. Testigos: Buendía y Bohórquez. Toros de Isabel Reina. Nacimiento: Monforte (Portugal) 10- 9- 1983. Alternativa: Campo Pequeño, 8- 6- 2006. Padrino: Paulo Caetano. Testigo: Telles y Salgueiro. Toros de Caetano.