Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 9 6 2006 107 MUNDIAL 2006 ENTREVISTA FERNANDO TORRES Delantero centro de la selección española He aprendido a base de golpes Lo necesitaba como el agua. Fernando Torres marcó en el último ensayo su primer gol en los amistosos previos al Mundial y enterró el fantasma del penalti que había fallado en el mismo partido. Hoy es el jugador más internacioTEXTO JULIÁN ÁVILA FOTO: AFP nal (30 partidos) y más goleador del Atlético de Madrid (10 tantos) por delante del añorado Manolo Han pasado apenas 24 horas del choque contra Croacia y todavía le da vueltas a lo sucedido. Fernando Torres no olvida el penalti fallado. -Menudo partido. -Me fui cabreado. Cuando se falla un penalti es muy difícil meterse en el partido. Fallé, pero afortunadamente luego conseguí marcar. En un Mundial cuando fallas te vas para casa. ¿Se enoja cuando falla? -Sí. Me cabreo hasta cuando pierdo al fútbol- tenis. Mucho. Y me meto en el autobús y no hablo con nadie. Y al que me gasta una broma le mandó a la mierda. Los compañeros me pican y me buscan porque saben que cuando pierdo, aunque sea en una pachanga, me enfado muchísimo. Le doy muchas vueltas a las cosas, pero al final comprendo que lo mejor es pensar en el siguiente partido para arreglar con goles las ocasiones que fallé. ¿Le da vértigo jugar contra los mejores? -No. Muchas ganas porque todavía no he podido debutar con el Atlético en Europa. Fue una suerte jugar la Eurocopa hace dos años, un torneo en el que debes demostrar que puedes estar a ese nivel. Porque lo he pasado mal. Se hace muy duro y pesado ese año que hay entre el Mundial y la Eurocopa viendo a los equipos jugar mientras que estás en casa o lo sigues por televisión. Sólo deseaba que llegase el verano para jugar con la selección. ¿Cómo se imagina un Mundial? -Como aficionado lo he vivido intensamente a través de la televisión, sufriendo como el que más y hasta empujando los balones. Recuerdo con un cabreo impresionante la última eliminación inmerecida en Corea. Hay mucho ánimo de revancha y muchas ganas de demostrar que España no pasa de cuartos sólo por su culpa, sino por cosas ajenas. Creo que este puede ser el año. ¿Qué aprendió del palo de la Eurocopa de Portugal? -Que en torneos de este nivel lo puedes hacer bien y un mal día te deja fuera. En la liguilla hay un margen de error, después no. En los cruces no puedes fallar. No puedes confiarte. Nos relajamos después del primer partido y lo pagamos caro. -Ha tenido que aprender rápido en la selección. -Porque hay más exigencia. Este no es un equipo diseñado para el futuro. Importa el presente y los que llegamos con 18 o 19 años hemos tenido que adaptarnos al ritmo de la alta competición sin margen para el aprendizaje. Por suerte después del partido de Bélgica he marcado siete goles y todo va mejor. Ese encuentro me vino bien porque estaba bajo de moral y lo pasé mal. ¿Cómo fue esa etapa? -Dura y difícil. Al principio me vi superado por la situación. Te das cuenta de muchas cosas. Cuando debuté todo eran halagos y muy bonito hasta que llegaron las críticas. Con el tiempo he aprendido que las críticas son buenas, que es difícil sobrellevarlas, pero ahora reconozco que muchas me han servido. -Las críticas también las marcan las urgencias. -Es lógico. Se nota la urgencia de que España haga algo grande en un Mundial o en una Eurocopa. Y salen nombres de jugadores en la Prensa como revulsivo para que lleven a la selección más allá de los cuartos. ¿Pesa más el 9 de la selección que el del Atlético? -No. Son diferentes. En el Atlético prácticamente lo tengo todo aprendido y sigo progresando con la selección. ¿En qué nivel de madurez está? -Me ha tocado madurar muy pronto. A golpes por momentos. Vivir en mi club es vivir más del pasado. He tenido la mala suerte de llegar en una época en la que el presente no responde a lo que es el club y eso se paga cada domingo. Estoy contento porque con 22 años me tratan como si llevase ocho o diez en el fútbol cuando sólo llevo cuatro en Primera. Seguiré madurando y aprendiendo cosas que no sé, aunque quizás no queden muchas. ¿Tiene heridas de guerra? -No. Las tengo superadas. Me hicieron mucho daño las primeras críticas, pero ya las he superado. ¿En qué debe mejorar ahora? -En adaptarme al sistema de Luis, porque aquí juego más de nueve que en mi equipo. Y en dosificarme porque el primer amistoso lo acabé muy cansado al haber gastado muchas fuerzas. ¿Cómo ha visto a Raúl? -Con hambre porque lleva tiempo sin ganar algo con el Real Madrid o porque cuando más se le cuestiona es cuando aparece. Pasó en la fase de clasificación para la Eurocopa contra Ucrania, cuando la crítica era más feroz, y resultó que marcó el primer gol, abrió el partido y lo remató con otro tanto. El otro día también marcó contra Egipto... Lo he pasado muy mal. Es muy duro no jugar en Europa con mi club y soñaba en hacerlo con la selección He visto a Raúl con mucha hambre en esta concentración porque lleva tiempo sin ganar algo con el Madrid