Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional LA CONCENTRACIÓN DE LAS VÍCTIMAS DEL TERRORISMO VIERNES 9 6 2006 ABC ¿ELECCIONES A LA VISTA? Hoy recibirá de manos de Esperanza Aguirre el Premio de la Tolerancia de la Comunidad de Madrid, y mañana no faltará a la concentración de las víctimas. Su vida, después del alto el fuego encarna lo que ha llamado Rosa Díez la paz de Azcoitia S e habla de elecciones anticipadas. En medios socialistas se opina que el Gobierno no debería llevar adelante el proceso de paz sin el acompañamiento del PP, y, aún menos, bajo su mirada fiscalizadora. Sería una temeridad excesiva. En el Partido Socialista se sabe que la imagen más apropiada para descubrir esta aventura de ZP es la de caminar por el filo de una navaja. Y, sobre todo, ¿cómo podrían los jueces hacer interpretaciones generosas de la ley, basadas en el contexto político, si no resultan explicables para esa mitad CÉSAR de la sociedad que ALONSO DE representa el PP? LOS RÍOS La ruptura del PP le puede inducir a Zapatero a buscar una vía pseudo- plebiscitaria. Unas elecciones finalistas. Con razón empalidecía Zapatero al escuchar el miércoles pasado la filípica de Mariano Rajoy. En todo caso, ¿no había llegado a sospechar ZP que el PP podría llegar a la ruptura? ¿Por qué había confiado en que el partido de los apestados, el proscrito por el pacto del Tinell, el culpable del 18 de julio, el heredero del franquismo... tendría que cubrirle en la misión de reconocer a ETA cuando ésta no ha renunciado a una sola de sus exigencias? ¿Quizá ZP pensaba que la dirección del PP no podría oponerse a la mayoría mediática que reclama la voluntad de diálogo y la conquista de la paz? Zapatero se viene equivocando constantemente, pero, en este caso, el error es demasiado grave. Le ha dado quince días a Rajoy para que rectifique. En realidad, se ha dado tiempo a sí mismo porque la insolidaridad del PP ha abierto una brecha en la dirección del PSOE. ¿Por qué no convocar unas elecciones generales en las que el pueblo español podría decantarse en relación con el proceso de paz En cierto modo, el resultado positivo de unas elecciones ad hoc sería para ZP un cheque en blanco para negociar con ETA. Por otra parte, podría entenderse como la aprobación indirecta del nuevo modelo de Estado, ya en marcha en Cataluña, Comunidad Valenciana y Andalucía. Por fin, ¿no le agradecerían este gesto radicalmente democrático sus terminales del Tribunal Constitucional? La sociedad española aún no se ha despertado del sueño en el que está, y que le impide ser consciente del proceso revolucionario en el que estamos. A veces, parece recobrar la razón democrática gracias a manifestaciones como la de mañana, pero la revolución de ZP es terriblemente engañosa. Y aún más si se cubre con unas elecciones. Pilar Elías, en la undécima semana de la paz de Azcoitia TEXTO: BLANCA TORQUEMADA Dejándoles hacer todo lo que quieren, cómo no va a haber paz La única luz en la vida cotidiana de Pilar Elías desde que hace casi once semanas ETA declaró su alto el fuego es la del sol que a veces, cuando el cielo no está encapotado, se derrama en la terraza de su piso y le insufla energía. Todo sigue igual. Ahora que ETA ha guardado en el trastero (sin entregar la llave) las pistolas, las bombas- lapa y demás utillaje de su especialidad profesional, la única edil del Partido Popular en la localidad guipuzcoana de Azcoitia (diez mil habitantes) vive como vívía. De puertas adentro, a cobijo de las reacciones incómodas o esquivas en la calle. Pocos la miran a los ojos, y no todos de la misma forma. El que más lo hace ahora está crecido, porque antes bien que lo evitaba es su vecino de abajo, el cristalero O sea, Cándido Azpiazu, el etarra que asesinó a su marido, Ramón Baglietto, en 1980 y que, después de cumplir condena, se reinsertó precisamente en el edificio en el que Pilar sobrevive a su dolor. Ésta es la paz de Azcotia que ha denunciado la eurodiputada socialista Rosa Díez, la de los que van ganando En la cristalería, en el bar, en la ikastola, en el ambulatorio, en el bien abastecido mercado junto al río Urola. Es un pueblo próspero, en lo material. En lo otro, en la imposición nacionalista, van ganando- -percibe Pilar- pero no a mí Un Ayuntamiento más hostil Incluso el Ayuntamiento, su lugar de trabajo (cuando no ejerce de concejal es ama de casa) se ha vuelto todavía más hostil, en una vuelta de tuerca que no arranca hace once semanas cuando ETA decidió perdonar la vida (de momento) a ella y al resto de los españoles. El ambiente se hizo ya más espeso el pasado 26 de enero. Ese día el Consistorio aprobó, a instancias del PNV, EA y una concejal independiente, una moción en la que se defendía el derecho del etarra Azpiazu a rehacer su vida. En última instancia y bajo presión del Alto Comisionado para las Víctimas, se recogió en el texto que el sujeto debía arrepentirse y reconocer el daño causado, pero lo que se arregló parcialmente sobre el papel soliviantó a los tibios y le ha pasado factura a Pilar, desde entonces: Esas dos mujeres, concejalas del PNV, ¿cómo es posible el desprecio con que me tratan? Antes no era así, charlábamos, me hacían chistes. Ahora vuelven la cabeza El alcalde nacionalista, Asier Aranbarri, no se Pilar Elías continúa hostigada como edil del Partido Popular porta como ellas, por ahora. Me marché una semana a Córdoba con mi hermano y a la vuelta me ha preguntado afectuoso por el viaje. Luego me contaron lo del pleno que falté. Los de Batasuna llaman a los del PNV lapurrak ladrones, y les dicen que les deben el dinero que les habría correspondido si hubiesen salido concejales. Pues la liaron buena y el alcalde tuvo que llamar a la policía municipal. Están muy gallitos. Otra vez En ese fangal se brindan apoyo mutuo Pilar y el edil socialista (uno solo, también) Miguel Raimúndez: Es maravilloso, fuera de serie. Con él, siempre, todo muy bien, sin problemas IGNACIO GIL Ama, yo no vuelvo más al pueblo le ha dicho uno de sus hijos después del alto el fuego Por lo demás, poca vida de calle, para salir a comprar y ya está y un día a día a la sombra de los escoltas. No se le olvida (ni a ella ni a quienes tienen la obligación de protegerla) que en la tregua- trampa su casa sufrió un ataque con cócteles molotov. De lunes a jueves reside en su piso de Azcoitia, donde nació y ha vivido siempre, y los fines de semana los pasa con sus hijos en Zarauz. Desde que formaron su propia familia, apenas pisan el pueblo: El otro día el pequeño vino al funeral del padre de un amigo y me dijo ama, no vuelvo. Qué ambiente en las tiendas y en los pubs. Qué pena Hoy Pilar está en Madrid, donde la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, le entregará el Premio a la Tolerancia. El sábado ocupará un lugar destacado en la concentración de las víctimas. Ha dicho Rosa Díez que no queremos esta paz, la paz de Azcoitia con su cristalería boyante y los añicos de nuestra dignidad.