Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión VIERNES 9 6 2006 ABC AD LIBITUM ÍDOLOS DE LA CUEVA LA FASCINACIÓN DEL PALCO EL MUNDO NO SE ACABA (POR AHORA) E L laberinto que las ideas deben recorrer en nuestros respectivos cerebros antes de convertirse en frase o, incluso, marcar una conducta es tan enrevesado que nos convierte a las personas en totalmente imprevisibles. Quizás radique en ello uno de los muchos encantos de la existencia, pero también arrancan de esa circunstancia muchas de nuestras perplejidades. Ahí tienen ustedes a Eduardo Bandrés Moliné, un tripudo de pro- -así marca la fabla aragonesa el gentilicio correspondiente a Erla, Zaragoza- -que desde 1999 viene ejerciendo como consejero de Economía, Hacienda y Empleo en el Gobierno de Aragón. Es además, catedrático y honraM. MARTÍN do padre de familia. FERRAND Eduardo Bandrés, hombre fundamental en el equipo que preside Marcelino Iglesias, dejará su cargo y su función. ¿Para ingresar en el cister, podría pensar algún lector escandalizado por el espectáculo permanente de la política española? No. ¿Para crear un emporio agrícola de regadío a favor del ansia hidráulica del equipo en que venía integrado? Tampoco. Bandrés abandonará la dedicación política para consagrarse al Real Zaragoza como presidente. El fútbol, la pasión nacional, ha hecho presa en tan significativo servidor público y, provocado por el primer accionista del club, Agapito Iglesias, cambia de responsabilidad y, nunca mejor dicho, de camiseta. Es un efecto más de uno de los grandes fenómenos de nuestro tiempo, la fascinación que ejercen los palcos presidenciales, especialmente en la primera división, sobre personas que, sin gran esfuerzo, pueden ser consideradas como normales. Florentino Pérez era un hombre cabal antes de que el fútbol, el Real Madrid, le enajenara y, sin descartar la levitación, obrara el milagro de convertir al primer equipo del mundo en unos zorros que ahora disputan personajes de pelaje diverso que ocupan toda la gama de la respetabilidad. ¿Qué tendrán los palcos presidenciales de todos los estadios que tanto apetecen a las personas y, más todavía, si son constructores, promotores inmobiliarios, urbanizadores y cuántos etcéteras integran el capítulo que, en menos tiempo, más fortunas ha producido entre nosotros? Entendidos como zoco, tal y como obliga la contemplación de sus más asiduos visitantes, son un manantial de negocio y actividad. En los palcos del fútbol se cuece más de la mitad del guiso económico nacional y, quizás por eso, el consejero Bandrés, que ha aprendido en la Universidad la teoría del arte de crear riqueza, quiere pasar a las clases prácticas en La Romareda. Podría también ser fachenda que es como le dicen en Aragón a la vanidad; pero, se supone, que quien ha sido diputado y miembro de un Gobierno estará ya saturado de ese vicio tan generalizado y que nos empuja a todos a creernos un palmo más altos de lo que somos en realidad. T nalismo furibundo y concepción conspirativa de la RANSCURRIÓ sin mayor pena ni infierno el historia, tan bien aprovechada por los expertos en 6- 6- 6, el infausto día de la Bestia (véase Apocamercadotecnia de Hollywood (además de por las Calipsis 13, 11- 18: da aún más miedo si se lee en sandras mediáticas de cuanto peor, mejor, y eterno traducción de Casiodoro de la Reina) Y no pasó naretorno al 11- M) no me extrañaría nada que los nida especial, al menos de puertas del Parlamento paños nacidos el pasado martes (seis del seis del seis: ra afuera, que es donde habitamos el común de los 666) hagan de adultos lo imposible por cambiarse la mortales. Quiero decir que no se acabó el mundo (lo fecha de nacimiento en su futuro DNI (o en el que, por otra parte, no sé qué hubiera tenido chip que, en aras de la Seguridad, terminen de malo, dadas las circunstancias) ni tampoimplantándonos en salva sea la parte genital co se terminó España, pese a lo que pudiera o cerebral) A nadie le gusta el estigma del parecer escuchando a los vociferantes liberacumpleaños en día nefasto, y en nuestro tiemles de brazo en alto y saludo romano que depo (y aún más en el que está por venir) se hace leitan con sus insultos de opereta a sus atemoimprescindible un currículo limpio de polvo rizados fieles desde sus trincheras mediátiy masturbación: no sea que, el día de mañana, cas. No, queridos, todo sigue igual y más o meMANUEL el empleador se fije en la onomástica del solicinos chungo: aquí y en el contaminadísimo y RODRÍGUEZ tante y le dé con la puerta en las narices por censurado Beijing, que uno ya no sabe adónde RIVERO miedo a que introduzca la Bestia en la emprelargarse para estar a cubierto. Y, encima, sin sa (en forma de semana de 35 horas, por ejemplo: llover y con esta ola de calor que sólo beneficia a las véase la decadente Francia) pardas mariposillas gamma que nos invaden, y cuyo No se acabó el mundo, por tanto. Ni tampoco se vuelo nocturno y zigzagueante no augura nada bueacabará el 18, cuando los ciudadanos de Cataluña no. Y es que, como decía el clásico, por la noche toacudan (o no lo hagan) a ratificar (o no) lo que aprodos los nazis son pardos. bó por mayoría su Parlamento y, luego, el de EspaPero ya se sabe: a este mundo hemos venido a suña, que también es el suyo, mal que les pese a los frir y a ganarnos lo que Nietzsche, uno de los lejanos energúmenos partidarios del tortazo (cuando no de responsables filosóficos de nuestro Zeitgeist postmola gambizzazione) como argumento político. Los proderno, llamaba el trasmundo. Suponiendo que tal cocedimientos utilizados para llegar hasta aquí puesa, el trasmundo, exista todavía y no haya petróleo den gustar más o menos, pero así están las cosas. Se en él, no sea que al emperador Bush le de por echarle podría haber hecho de otra manera, pero así se hizo el ojo y nos quedemos sin vacaciones eternas (los sin salirse de los senderos formales de la democraque las merezcamos, que hay de todo) en ese lugar cia. Y, a partir del 18, se podrá seguir haciendo mejor celeste, que imagino solitario y tranquilo. Y es que, o peor, depende de los políticos y de su capacidad como puso en boca de Zaratustra el hijo del párroco para pactar, maniobrar y convencer a los ciudadade Röcken: donde acaba la soledad, allí comienza el nos, modificando la relación de fuerzas: nada es immercado; y donde comienza el mercado, allí comienposible. Y, mientras pueda hablarse y hacer polítizan también el ruido de los grandes comediantes y el ca, ni el mundo ni España se acaban. Afortunadazumbido de las moscas venenosas mente. Dada la ola rampante de terror satánico, irracio-