Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 Cultura 65 FERIA DEL LIBRO DE MADRID JUEVES 8 6 2006 ABC La hoguera de las vanidades Somos potencia media y a los primeros ministros de potencias medias, como Zapatero, no se les ve mucho en EE. UU. Yo he sido manejado por todos los Gobiernos democráticos, pero soy ante todo un fiel servidor del Estado gún Gobierno, lo que decían los inspectores porque Chencho Arias estaba allí. -Se dice que usted fue manejado por el Gobierno Aznar. -Yo he sido manejado por todos los Gobiernos democráticos. El de Felipe González me encargó en su momento que defendiéramos el referéndum de la OTAN y la salida de los americanos de Torrejón. Para gran sorpresa del Gobierno de la UCD yo lo hice porque soy un fiel servidor del Estado. Y eso es lo que no todo el mundo ha entendido. Hay gente en el Gobierno nuevo que piensa: ¡A este cabrón, que se significó con los otros, hay que fumigarlo! Entiendo lo que quieren decir: A este tipo que se significó con los otros hay que cambiarlo de sitio, pero seguirá siendo un tío fiel y celoso defensor de lo que nosotros decimos Y de ello deduzco que una mano negra, poderosa y cateta ha dicho que a este cabrón hay que fumigarlo -Y le fumigaron... ...Como mínimo, durante un año y medio, no iba a haber ninguna jefatura para mí. Me consta que el ministro Moratinos es buena persona y me aprecia personalmente, pero había una mano negra ahí, de la facción fundamentalista zapateril. Otro de las falacias que circularon por aquí es que Moratinos estaba muy herido porque el PP se había portado muy mal con él para colocarle en la ONU. Y el propio Aznar peleó por él dos o tres veces. En tono jocoso narro cómo perseguí a Kofi Annan secretario general de la ONU hasta los mismísimos urinarios del Bernabéu y con gran temple diplomático le pregunté al respecto en una escena de la que mi madre estaría orgullosa. Y me confirmó que Aznar le había tocado el asunto en varias ocasiones, pero que era complicado. -Usted confiesa en el libro que la presencia de las tropas españolas en Irak era absolutamente legal. -Con lo que no comulgo es con el hecho de que había que sacar las tropas de allí porque su presencia era ilegal. Eso es una memez sólo para bobos. La presencia de tropas españolas en Irak era legal cien por cien porque el Consejo de Seguridad había votado no sólo la legalidad de las tropas, sino que había pedido a más países que se unieran y entre quienes votaron está la manita de este chico de Almería que tiene usted delante. ¿Cómo se ve a España en EE. UU. -Se ve poco. Hay una imagen muy vaga, tenue, simpática, pero no se ve. ¿Y a Zapatero? -Tampoco mucho. Somos una potencia media y los primeros ministros de potencias medias se ven poco en EE. UU. El ex embajador de España en Naciones Unidas, durante la entrevista con ABC, ayer en Madrid INOCENCIO ARIAS Escritor y cónsul de España en Los Ángeles De la ONU me vetó la facción fundamentalista del zapaterismo En un año ha escrito Confesiones de un diplomático (Planeta) Tras ser fumigado de la ONU por el PSOE, iba al Ministerio cada día buscando destino y le decían, larrianamente, que volviera mañana... TEXTO: ANTONIO ASTORGA FOTO: IGNACIO GIL MADRID. ¿Y como Nietzsche regresa Inocencio Arias eternamente con unas confesiones diplomáticamente incorrectas? -Siempre rozo la incorrección, pero no entro. Estoy al borde del precipicio y me contengo. Llevo así treinta años. ¿Se siente apenado por ser relegado a un segundo plano en la ONU? -No, no, soy muy consciente de ello, pero para nada estoy triste porque he encontrado un consulado que es muy agradable, una ciudad como Los Ángeles fascinante y una gente californiana muy simpática. Ahora, soy consciente de que una mano negra, poderosa, cateta y tendenciosa, impropia de alguien que tiene sentido del Estado, me vetó... -Dice usted que le vetó como embajador de la ONU el Gobierno socialista. ¿Por qué? -Por haber servido fielmente al Gobierno anterior, que es la razón más bochornosa que puedo encontrar. Es como decirle a la gente: Tened cuida- do, no emplearos muy a fondo en lo que os encarguen porque si no le gusta al partido de la oposición, y gana, igual luego os van a fumigar después Penoso. Pero estoy encantado donde estoy... ¿Volvería a actuar como lo hizo? -Sí, sí, por supuesto, aunque viniese una facción islamista fundamentalista zapateril... porque en el zapaterismo hay varias facciones y hay una que es fundamentalista y hay otras que no. Pero a mí el que me ha vetado está en una facción que debe de tener poder. Es decir, en el zapaterismo está la facción moderada y la facción fundamentalista, como en todos los partidos. Y en mi caso se llevó el gato al agua la facción fundamentalista o sectaria. ¿Mintió Bush al apoyarse en la existencia de armas de destrucción masiva para invadir Irak? -No hay la menor prueba y no tenía por qué mentir. Si lo hubiese necesitado, ¿habría mentido? A lo mejor... No lo sé. Pero, ¿por qué iba a mentir si todo el mundo creía que había armas? Es más: nunca se discutió ese tema en las Naciones Unidas. El asunto que se debatió era que si para convencerle de que enseñara las armas o quitárselas había que intervenir militarmente o más bien había que solucionarlo de otra forma. Ese fue el gran tema de discusión, por el que nos peleamos y hubo los dos bandos. Pero aquí, en España, todo lo nefasto sobre EE. UU. y un presidente republicano vende... Se dijo con frecuencia que EE. UU. intervino en contra de la opinión de los inspectores, que decían que no había armas. No. Los inspectores señalaban: Si nos dan más tiempo, creemos que podemos probarlo E insistían en que no podían decir si había o no armas, porque aunque hay más colaboración ahora, la voluntad política no acaba de ser plena Eso es lo que decían. Se ha vendido con habilidad que los inspectores dijeron que no había armas y que pese a todo Bush intervino. Y nadie me tiene que decir a mí, de nin-