Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 Madrid JUEVES 8 6 2006 ABC Para los padres de Ndombele, la pena es escasa Escasa. Así han calificado Filomeno Wzama y Paulina Kikawanakio, padres de Ndombele, la sentencia de 18 años de prisión para el asesino de su hijo. Filomeno y Paulina han luchado durante cuatro años para que se haga justicia La madre del joven angoleño incluso intentó autolesionarse cuando hace dos años absolvieron a José David Fuertes. Cuando el acusado fue declarado culpable el pasado viernes, la madre de Ndombele expresaba su satisfacción: No voy a ver la cara de ese asesino más y por fin mi hijo descansará en paz La pérdida de un ser querido no se paga ni con todo el dinero del mundo aseguró ayer Filomeno en relación a los 120.000 euros que tendrán que recibir de Fuertes. Ahora el acusado pagará por lo que ha cometido y no quedará en libertad añadió. Filomeno y Paulina, padres de Ndombele, llegando a la Audiencia Provincial de Madrid CHEMA BARROSO Condena de 18 años de cárcel y 120.000 euros para el asesino de Costa Polvoranca El Supremo anuló el primer juicio, en 2004, en el que quedó absuelto b En este segundo proceso, el jurado ha razonado el veredicto de culpabilidad de forma clara, precisa y bastante extensa aseguró el magistrado presidente del tribunal CRISTINA ALONSO MADRID. Dieciocho años de cárcel por matar a Ndombele Augusto Domingos. Ésta es la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid que tendrá que cumplir José David Fuertes, el asesino de Costa Polvoranca, quien la madrugada del 20 de julio de 2002 apuñaló de forma sorpresiva e inesperada en la cara y en el corazón a Ndombele, angoleño de 16 años, hasta arrebatarle la vida. Fuertes tuvo que ser juzgado dos ve- ces por el mismo crimen, ya que el primer juicio- -del que salió absuelto- -fue anulado por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid y el Tribunal Supremo, al considerar la sentencia arbitraria y poco argumentada. En este segundo proceso, el jurado popular le declaró culpable el pasado viernes. Sentencia positiva Los 18 años de prisión a los que ha sido condenado José David Fuertes coinciden con la pena que solicitaban el fiscal y la acusación particular. Sin embargo, suponen dos años menos de los 20 que pedía la acusación popular, ejercida por el Movimiento contra la Intolerancia. Esteban Ibarra, su presidente, se mostró, no obstante, satisfecho: Valoramos la sentencia muy positivamente: es amplia, profunda, muy moti- vada. Nada que ver con la de 2004 El magistrado presidente del tribunal del jurado, Francisco Serrano, destacó que, esta vez, el jurado popular ha razonado el veredicto de culpabilidad de forma clara, precisa y bastante extensa, pues ha examinado hecho por hecho, explicando las razones por las que los ha considerado probado o no probados, haciendo referencia a pruebas practicadas y a su contenido. Además de la pena de cárcel, Fuertes deberá indemnizar a los padres de la víctima con 120.000 euros y abonar las costas procesales. El fallo no considera responsable civil subsidiario a la dueña del pub Inn, lugar en el que el asesino- -en contra de la opinión de varios testigos- -aseguró que trabajaba como vigilante de seguridad la noche de la muerte de Ndombele. La sentencia- -contra la que cabe interponer recurso de apelación ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid- -señala que existe prueba más que suficiente que acredita la autoría del acusado La Sala destaca que no hay que olvidar la diferencia de fuerzas existente entre el acusado- -un supuesto culturista de más de dos metros de altura al que denominaban El Tocho -y el fallecido- -un adolescente de 16 años- Corpulencia y fortaleza que hubieran sido suficientes para solventar el incidente sin mayores consecuencias Pero el acusado optó por matar a su oponente sin que la víctima tuviera posibilidad de defenderse añade la Sala. El racismo como posible causa del asesinato- -Fuertes era un supuesto skin head de Parla- circunstancia que podía llegar a actuar como agravante, fue, sin embargo, desechada por el jurado en su veredicto: Los miembros del Tribunal del Jurado, por unanimidad, han estimado que no ha quedado probado que José David Fuertes Sánchez apuñaló y dio muerte a Ndombele por ser éste de raza negra e impulsado por el odio y desprecio que tal circunstancia le producía