Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 8 6 2006 Madrid SENTENCIA POR LOS CRÍMENES DE LA JIMÉNEZ DÍAZ LA DOCTORA DE MINGO, ABSUELTA 41 LA DIVISIÓN DE LA MENTE JOSÉ MIGUEL GAONA Psiquiatra Paloma Huertas, hija de Jacinta Gómez, visiblemente emocionada con otro familiar en el exterior de la Audiencia Provincial cación tras el conocimiento de la sentencia judicial. Águeda Calvo, la esposa de otro fallecido, Félix Valles, se mostró aturdida y muy nerviosa No fui ningún día al juicio por no revivir la pesadilla. Han sido tres años muy duros, pero, por fin, puedo dejar atrás todo explicó Águeda, visiblemente emocionada, antes de que uno de sus hijos, Luis Valles, añadiera: Estoy satisfecho, porque han reconocido la irresponsabilidad del hospital La reacción de la Jiménez Díaz Un portavoz de la Clínica de la Concepción con el que se puso en contacto ABC reiteró que lamentaban los hechos ocurridos el 3 de abril de 2003 en el interior del centro hospitalario, que supusieron la muerte a cuchilladas de tres personas- -una médico residente, un visitante y una paciente- -y heridas de diversa consideración a otras siete. Las mismas fuentes consultadas por este periódico indicaron también, a raíz del conocimiento del fallo del juez de la Sección Decimosexta de la Audiencia Provincial, que, como no puede ser de otra manera, la sentencia lo dice todo, por lo que la acatan y la respetan Victoria moral Francisco Javier Huertas estaba hablando con su madre, Jacinta Gómez, cuando la acuchillaron hasta la muerte. Oyó su agonía en directo, a través del hilo telefónico. A diferencia de Fer- nando Alberca, Francisco Javier considera la sentencia una victoria moral Se ha hecho justicia. Ha llegado la hora de pasar página y volver a vivir. He estado como un zombi y no he podido disfrutar de mi familia en todo este tiempo Sus hermanas, Begoña y Paloma, se expresaron de manera similar: Se ha acabado la pesadilla de estos tres últimos años. Ahora hay que empezar otra vez. Han sido muchas incertidumbres, sin saber cómo iba a acabar todo el proceso judicial dijo la primera. Su hermana recordó que, cuando declaró ante la Sala, volvió a vivir la pesadilla y a pasar de nuevo por ello Estamos aliviados en ese sentido- -dijo- y contentos porque todo se ha acabado Al fin. a esquizofrenia, enfermedad crónica del sistema nervioso, es definida por su propia raíz griega, schizo división y phrenos mente, conformando una patología que afecta, por lo menos, al uno por ciento de la población con cierta tendencia hacia el sexo masculino. Esta enfermedad mental afecta a diversas funciones psíquicas de una manera importante, principalmente al curso del pensamiento, al estado de ánimo y, por ende, a la conducta de aquel que la padece. La ausencia de conciencia de enfermedad suele ser un síntoma común. Existe una pérdida del juicio de la realidad, angustia y presencia de alucinaciones acompañados de delirios, alteraciones del lenguaje y del comportamiento que, en ocasiones, dan lugar a un cuadro muy llamativo desde el punto de vista médico y que, antiguamente, se diagnosticaba como demencia precoz Si la persona no recibe tratamiento, puede que la apatía haga presa de ella hasta terminar por abandonarse a su suerte. En algunos casos, como el de la doctora De Mingo, parecen darse cita un tratamiento inadecuado y unas circunstancias ambientales que se integran en su delirio hasta desencadenar unos resultados por todos conocidos. Contrariamente a lo que la sociedad cree, los enfermos de este tipo de psicosis, endógena para más señas, al igual que otros enfermos mentales, delinquen mucho menos que aquellos que gozan de excelente salud mental, si bien sus casos suelen provocar un mayor impacto mediático cuando transgreden la línea de la justicia. Por fortuna, es una enfermedad que responde bien a los fármacos, permitiendo a muchos dolientes y a sus familias llevar una vida de buena calidad, aunque requiere controles periódicos con objeto de observar su evolución y, consecuentemente, ajustar la medicación. L