Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 8 6 2006 Internacional 33 El Senado de EE. UU. vuelve a rechazar una enmienda constitucional para prohibir los matrimonios gays Reproches de intolerancia, revisionismo ilegítimo y oportunismo político b Los líderes conservadores insis- ten en que el ajustado resultado de la votación en la Cámara Alta es un motivo adicional para participar en los comicios de noviembre PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Por una votación de procedimiento con 49 votos a favor y 48 en contra, el último intento de enmendar la veterana Constitución de Estados Unidos para prohibir los matrimonios de personas del mismo sexo fracasó ayer en el Senado federal. El ajustado resultado en la Cámara Alta- -muy por debajo de los dos tercios requeridos para emprender un proceso de reforma constitucional- -ha sido automáticamente utilizado por líderes conservadores para solicitar la participación de sus bases en los próximos comicios legislativos de noviembre. De hecho, durante el pasional debate en el Senado federal no han faltado polarizados reproches de intolerancia, revisionismo ilegítimo y oportunismo político. A juicio del senador Richard Durbin, demócrata de Illinois, el forzado trámite parlamentario de una enmienda constitucional condenada a fracasar no es para preservar el matrimonio, sino para preservar la actual mayoría de los republicanos en el Congreso frente a la cita con las urnas en menos de seis meses, donde se renovarán todos los escaños de la Cámara de Representantes y un tercio del Senado. cales como el alcalde de San Francisco, o jueces progresistas como el Tribunal Supremo de Massachusetts, con la posterior obligación de ser aceptados por el resto del gigante americano. De hecho, varias de las legislaciones estatales dictadas para preservar el matrimonio tradicional se encuentran sometidas a recursos en diversos tribunales. A pesar de la evidente falta de consenso político demostrada ayer por el Senado, los líderes parlamentarios republicanos insisten en que la próxima batalla de esta guerra tenga lugar en la Cámara Baja. Pese a no anticiparse tampoco la requerida mayoría de dos tercios a favor, se espera que la enmienda constitucional para vetar los matrimonios gays sea sometida a un simbólico debate durante el mes de julio. Para el líder republicano en la Cá- Pegatina a favor del matrimonio heterosexual en la solapa de un manifestante mara Baja, John Boehner, la tramitación se justifica porque se trata de una gran cuestión para muchos de nuestros miembros y, francamente, para muchos de los estadounidenses Para formar parte de la Constitución de Estados Unidos, una enmienda necesita ser aprobada al menos por dos tercios tanto del Senado (67 de 100) como de la Cámara de Representantes (290 de 435) Además de la posterior ra- EPA tificación de las legislaturas de 38 de los 50 Estados de la Unión, o por el formato nunca utilizado de una convención constitucional organizada por tres cuartos de los Estados. En los 220 años desde la redacción de la Constitución americana, solamente 27 enmiendas han prosperado tras este complicado proceso; la última, en 1992, para controlar los incrementos salariales de los miembros del Congreso. La excepción de Massachusetts P. R. WASHINGTON. En Estados Unidos, la única jurisdicción que reconoce el matrimonio de parejas del mismo sexo es Massachusetts. Una decisión forzada por la intervención del Tribunal Supremo estatal, que consideró como injustificada discriminación el no aceptar los matrimonios civiles gays. Desde 2004, unas 8.000 parejas de lesbianas y homosexuales han aprovechado esta oportunidad contrayendo matrimonio en Massachusetts. Mientras que otros seis Estados y el Distrito de Columbia se han pronunciado a favor de ofrecer algunas protecciones legales a estas parejas del mismo sexo. A pesar de la situación pionera de Massachusetts, los conocidos grandes almacenes Macy s, en el centro de Boston, se han visto obligados a retirar un escaparate con información de la semana del orgullo gay, y un maniquí masculino luciendo a modo de falda una bandera con los colores del arco iris. Un portavoz de la empresa, sometida a una intensa campaña de protestas orquestada por el grupo Mass Resistance dijo que aunque Macy s cree en la diversidad, el escaparate ha ofendido a algunos clientes Años de intentos Los defensores de la enmienda han recalcado que una propuesta de este calibre, ya derrotada en el año 2004 por 48 votos contra 50, necesita de varios años de intentos para reunir todo el respaldo necesario. Utilizando como argumentos tanto las encuestas de opinión, que detectan una clara mayoría de estadounidenses opuestos a los matrimonios gays, como la existencia de reformas legislativas y cambios constitucionales en 45 de los 50 Estados de la Unión, que claramente reservan la institución del matrimonio para parejas formadas por un hombre y una mujer. Durante el tenso pulso parlamentario, el senador Edward Kennedy criticó que los líderes del Partido Republicano nos piden invertir tiempo en escribir el fanatismo dentro de la Constitución de Estados Unidos Generando quejas de sus colegas republicanos que no aceptan que el matrimonio sea definido de facto por autoridades lo-