Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión JUEVES 8 6 2006 ABC AD LIBITUM LA EPIDEMIA FASCISTA FORTUNADAMENTE, no se dan hoy entre nosotros las condiciones de inestabilidad económica, social y política que, en los años veinte, atribulaban Italia y dieron paso a la toma del poder por Benito Mussolini. Aún así, en un marco de difícil definición, asistimos hoy en España a un inquietante brote de fascismo que, calentado en los invernaderos nacionalistas, crece en toda la periferia nacional, islas incluidas. Es un fascismo atemperado por la renta nacional y atomizado en las diferentes expresiones que ofrece el catálogo nacionalista; pero, como suele ocurrir con las enfermedades invasivas, es sólo cuestión de tiempo que se haga más grande y preM. MARTÍN ciso. FERRAND La saña retrospectiva con la que José Luis Rodríguez Zapatero administra el poder, en alianza con todas las formaciones políticas presentes excepto el PP, ha ido debilitando las instituciones liberales que, sin mucho cimiento tradicional, habían crecido en nuestro tiempo democrático. A partir de ahí, confinado el partido que lidera Mariano Rajoy al monopolio de la oposición, el resto de la representación política existente, imperfecta en función de la norma electoral vigente, opera como si de un único partido se tratara. Si se aplica la lupa a la contemplación del fenómeno en las piezas del puzle regional, veremos una versión superlativa de lo mismo, especialmente en Cataluña, donde sólo un diez por ciento de los diputados autonómicos- -el grupo que lidera Josep Piqué en el Parlament- -escapa a esa alarmante unificación Lo que, como catalizador del fascismo, fue en Italia la arrogancia burguesa es aquí y ahora la de los notables de los partidos nacionalistas, más o menos independentistas; pero- -no nos confundamos- todos con voluntad centrífuga. Como ayer decía Miquel Porta Perales en estas páginas, el ideal del nacionalismo catalán es la independencia subvencionada por el resto de España y así, paso a paso, renuncia a renuncia, zapaterada a zapaterada, el Estado se enflaquece para compensar la creciente pujanza de sus metástasis regionales. En el País Vasco la tensión que alivia la composición del Parlamento de Vitoria queda compensada por la saña armada de la banda terrorista que, con sólo su presencia, refuerza la ideología de los partidos locales de corte nacionalista, legales o ilegales. Ese disimulado totalitarismo fáctico, maquillado con protestas pluralistas y vacíos ritos parlamentarios, se complementa en el muestrario político del momento con los brotes de los mínimos, pero ruidosos, grupúsculos de la extrema derecha. El germen está sembrado y tiene contenido suficiente para provocar la alarma de los ciudadanos que todavía no hayan perdido el sentido común. Solo cabe esperar que vuelvan a él los grandes partidos de ámbito nacional y, superada la tentación electorera, piensen que España es su única razón de ser. Toda España. LA LIBERTAD Y EL ASALTO OKUPA A E Tuyo se arruinan los fundamentos de todas las instituL totalitarismo se propuso acabar con la liberciones políticas porque fueron creadas fundamentaltad, la familia, la religión, el individuo y la promente para darle al hombre lo que es suyo y para propiedad. Luego se ha constatado con claridad hibir el robo Por eso la protección de la propiedad que todas estas cosas eran prácticamente indestructiprivada es, entre otras cosas, la razón de existir de los bles porque son realidades evolutivas, adaptables a caEstados. da circunstancia, pero con un núcleo de identidad irreDel derecho a la propiedad se derivan el derecho a ductible y perenne. En simbiosis generativa con el Esvender cada uno su trabajo en el mercado o el tado de Derecho, su hábitat más idóneo es la derecho a heredar, un dato central para la contieconomía de mercado, según acepta hoy todo el nuidad de las familias. Cinco siglos después de mundo menos Fidel Castro en Cuba y Kim Bodin, la bandera okupa ondea en no pocos Jong- il en Corea del Norte. También lo ponen edificios de grandes ciudades como Madrid o en duda el movimiento okupa y Evo Morales. Barcelona con una cierta simpatía por parte de Es de ver la cara de estupefacción del propietaquienes, aún siendo propietarios, no han sido rio que ve ocupada su casa por un taller de exnunca ocupados. Gran parte de los okupas presión plástica o de reeducación sexual. Se haVALENTÍ son hijos de clase media. A veces recurren a la bla de un total de más tres millones de vivienPUIG violencia cuando las fuerzas del orden intentan das en España que están desocupadas, un objetiponer fin a una ocupación en cumplimiento de un vo apetecible para quienes consideran que la propiemandato judicial. No es insólito que ocupen con intidad es un fósil, sin conexión alguna con la libertad. Es midación. El progresismo mediático se apunta a tales la anacrónica idea de la propiedad como robo flagranescenificaciones hasta que los okupas no les invate. Ahí ya han reaccionado algunas compañías de seguden sus locales o para garantizarse inmunidad. ros y ofrecen en el mercado español una póliza prototíLa falta de firmeza por parte de las autoridades ante pica para protección jurídica del propietario en caso las acciones de los okupas llevará a los propietarios de que su local o vivienda sea ocupado de forma ilegal. a contratar esas pólizas de seguro específicas. No es Uno comienza desprotegiendo el derecho a la propieexagerado ver ahí otra dejación del Estado, como para dad y acaba edificando un gulag para reeducar a dar la razón a quienes reclaman Estados redimensioquienes defiendan el derecho a poseer, que es una equinados pero fuertes. En el campo contrario, afluyen los valencia histórica de la libertad de elección. Sin pronuevos anarquistas italianos para reforzar el movipiedad privada no hay noción de libertad. La propiemiento okupa Estamos hablando, pura y simpledad privada tiene su lírica, su épica y, sobre todo, su mente, de un mundo que está fuera de la ley, ahí en el filosofía. Con eso cuentan esas compañías de seguros barrio, a dos esquinas de casa, entre una comisaría y que han olfateado la desazonadora desprotección del una junta municipal de distrito. Aunque al buenismo propietario ante el asalto okupa En la Francia del seguramente le incomodará la conexión axiomática siglo XVI, un pensador como Jean Bodin escribió págientre propiedad y libertad, son cosas que de vez en nas encomiásticas sobre la propiedad. Si sus teorías cuando vale la pena recordar. En realidad, todos aspisobre el absolutismo han periclitado, su idea de la proramos a ser propietarios. Quizás aspiramos más a popiedad tiene un frescor conceptual que ilustraría a los seer que a ser libres. Incluso así, la propiedad también okupas y sin duda ha orientado esas mentes suizas tiene sus derechos y sus deberes. que urden la complejidad vasta del mundo de los seguvpuig abc. es ros. Bodin dice que si eliminan las palabras Mío y -Alguna vez pensé asistir a un pleno del Congreso a la tribuna de invitados, pero al final siempre desisto. Porque, ¿y si reviento igual que Gotzone Mora?