Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 7 6 2006 Toros 67 Enrique Ponce en su segundo turno paró cuatro toros seguidos. Más el que hizo primero, cinco Enrique Ponce se tragó el mulo de Hato Blanco. Ponce en su segundo turno paró cuatro toros. Más el que hizo primero, cinco. Al de Hato Blanco, lo anunciaron como de Hato Blan. Uno creía que por el Estatut, pero es que se habían quedado sin letras para la tablilla. Y sin hierro. Tiró coces para mejorar la imagen de sus tetrapléjicos antecesores, de El Pilar, de Juan Manuel Criado- -a punto estuvo el presidente de mantenerlo en el ruedo- -y Ana María Bohórquez, todavía peor de fuerzas que el de Criado. Ponce pasó como podía pasar con semejante material, dignamente, salvo por el bajonazo de la lidia inicial. Ante tales males, ¿qué hacer? Morante había estado con gesto mohíno y asquito a la hora de pinchar tropecientas veces un sobrero descastado de Moisés Fraile, antes del encendido en el quinto, luces preciosistas que el hambre convirtió en los focos del Bernabéu. Y Milito era el cojo, ¿no, Calderón? Serafín Marín voló pronto el capote a la verónica a un tercero más rematado que sus dos primeros hermanos. Un toro castaño que a punto estuvo de saltar la barrera a la altura del Consejo de Asuntos Taurinos... A su aire se movió, sostenido por alfileres, en unas series de derechazos que cayeron en picado cuando se desinfló por completo, que fue enseguida. Marín lo tuvo en su mano con el sexto, de buen pitón derecho y fortaleza suficiente. Distancia y velocidad adecuadas para redondos que prometían, que prometieron hasta que al natural hubo un bache que ya no se remontó en su regreso a la diestra. Se amontonó el torero catalán, en el que habrá que seguir creyendo, aunque cada vez que se le pone la cosa a tiro no remata. Pinchó y luego la espada se le escurrió a los bajos en un metisaca feísimo. Pésimo comienzo para esta miniferia gloriosa, que hoy deberá remontar el vuelo con la seleccionada corrida de Jandilla, cuidadosamente escogida para la insigne fecha de Beneficencia... Llegó la hora de la corrida capital del calendario taurino, presidida por los Príncipes de Asturias. Rincón, El Cid y Castella, que conocen el triunfo en Madrid, rivalizarán por ocupar el trono de Las Ventas La Beneficencia, setenta años de historias TEXTO: ROSARIO PÉREZ FOTO: VÍCTOR INCHAUSTI Veintiocho de abril de 1935. Cuatro y media de la tarde. Toros, con divisa encarnada y negra, de la acreditada ganadería de Carmen de Federico, antes Murube. Los espadas: Marcial Lalanda, Nicanor Villalta, Cagancho y Manolo Bienvenida. Combinación de tronío para la primera Corrida de Beneficencia en Las Ventas, que expone ahora en su Aula Bienvenida todos los carteles de este tradicional festejo. Ha llovido mucho desde aquella tarde inaugural. Los más viejos aficionados contemplaban ayer con nostalgia la muestra y los más jóvenes leían curiosos hasta la letra pequeña. Aquel 28 de abril de 1935 el espectáculo se organizaba, como sucedería en los años posteriores, a favor del Hospital Provincial de la capital. Expectación en Madrid. Largas colas en la calle de la Victoria, 9, y en los despachos del coso. Las barreras de sol, entre seis y nueve pesetas, y las de sombra, a veinticinco; lo más caro, el tendido preferente, a 30 rubias; andanadas a partir de cuatro pesetas. Las puertas de la Monumental se abrieron dos horas antes del arranque de la corrida, con asistencia de las altas autoridades de la República y amenizada con la brillante banda de música del Regimiento de Infantería número 1, tocando las más escogidas piezas Cartel de este año, obra de Cidoncha blemática corrida, como se refleja en la citada exposición, que lo resalta en mayúsculas. El 10 de julio de 1976, después de más de cuarenta años sin presidencia Real por avatares de la Historia, acudieron a la plaza Don Juan Carlos y Doña Sofía, en tarde en la que el rejoneador Joao Moura salió a hombros y Ruiz Miguel cortó una oreja. Ya por aquel entonces la cartelería se ilustraba con bellas pinturas; en esta edición, un toro luce banderillas rojas y gualdas, sobre un colorido fondo. A lo largo de los tres cuartos de siglo de vida del coso venteño, se han inmortalizado grandiosas faenas en esta fecha. Todas las figuras han soñado con participar en la considerada corrida más importante del calendario taurino y escribir su historia, en la que figuran en letras de oro, entre otros muchos, Belmonte, Lalanda, Luis Miguel Dominguín, Chicuelo, Camino, Litri, Aparicio, Antoñete, Paquirri, Roberto Domínguez, Ortega Cano, Rincón o José Tomás, y los ganaderos Samuel Flores o Victorino. Inolvidable el 12 de julio de 1947. Manolete, poco antes de la tragedia en Linares, cortó sus últimas dos orejas en Las Ventas. Había caído herido y su peón de confianza, Pinturas, se las llevó a la enfermería. Tres trofeos paseó Pepín Martín Vázquez en esta cita memorable, en la que se rodaron imágenes de Currito de la Cruz película que tantas vocaciones ha despertado. Son muchos los artistas que han ilustrado los carteles de Beneficencia: Ruidavet, Antonio Casero, José Puente, Diego Ramos, Manolo Prieto... Hasta el actual: Rafael Cidoncha, que reproduce la Puerta Grande de Madrid, pórtico a la gloria del toreo y desvelo de todos los que pisan su ruedo. A dos pesetas el sorteo Ni una sola imagen en el cartel, colmado de textos, que destaca en rojo que los niños que no sean de pecho necesitarán billete Según el Reglamento de 1930, también se prohíbe a los espectadores tener paraguas o sombrillas abiertos, proferir insultos o palabras que ofendan a la moral y la decencia públicas y arrojar al ruedo las almohadillas Para evitar tentaciones, se subraya la multa: 250 pesetas o el arresto correspondiente, idénticas sanciones que saltar de espontáneo al ruedo, cosa habitual en la época. No faltaba tampoco el anuncio del ritual del sorteo, a las doce del mediodía y a dos pesetas la entrada. Mañana y tarde, Madrid pendiente de los toros. La plaza, a rebosar. Tres cuartos de siglo después la Monumental se sigue llenando. La terna de hoy ha suscitado gran interés, pues aúna al trío de vencedores de San Isidro 2005: César Rincón, El Cid (triunfador también de la pasada feria) y Sebastián Castella. Se anuncian toros de Jandilla, aunque en el reconocimiento previo sólo se aprobó uno y aún se buscaba ayer ganado en el campo, según informa mundotoro. El festejo, que tradicionalmente ha presidido Su Majestad el Rey, contará en esta ocasión con la presencia de los Príncipes de Asturias, que hicieron juntos su primer paseíllo en Las Ventas en 2004, pocos días antes de su enlace nupcial. La Familia Real ha honrado en numerosas ocasiones con su asistencia esta em- Morante se acopló en unos naturales muy plásticos al quinto BOTÁN ENTREBARRERAS Me he entregado y he logrado momentos muy profundos ABC MADRID. Morante de la Puebla deseaba que un toro me embistiera para sentirme a gusto Y así fue: Con el quinto, me he entregado y he logrado momentos muy profundos, sobre todo por el pitón izquierdo, pues por el derecho tenía peor condición y le costaba más desplazarse explicó el sevillano. Lamentó que devolvieran al segundo, pues tenía clase, pese a su falta de fuerzas Muy ilusionado, entre dos figuro- nes y con un ambientazo llegaba Serafín Marín, que esperaba más de la corrida: Cuando falta materia prima, es imposible transmitir arriba dijo refiriéndose al primero de su lote. Ese tercero no tenía ninguna casta- -señaló- y en el sexto me faltó meter la espada Enrique Ponce lamentaba que la tarde se pusiera cuesta arriba con tanto sobrero y comentó que él tenía que estar ahí, con dignidad, aunque era difícil calar