Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 7 6 2006 Cultura 65 Negociar medidas políticas con un grupo terrorista deslegitimaría al poder Eduardo García de Enterría, Premio Internacional Menéndez Pelayo 2006 b Cuando le llamaron ayer para Malestar en la colonia española en Lisboa por el estreno de la obra de Ramírez de Haro b La representación, organizada comunicarle el fallo del jurado, el académico no sabía que la Fundación Ortega y Gasset había presentado su candidatura ELENA D. DAPENA MADRID. ¿Pero yo estaba propuesto? Así contestó ayer Eduardo García de Enterría al aviso del rector de la UIMP. Le habían otorgado el premio Internacional Menéndez Pelayo 2006 por su larga y brillante trayectoria intelectual y su fecundo magisterio Tras la llamada al premiado, Luciano Parejo declaró a los medios que se le había concedido este galardón justo en un momento en que se está reconsiderando la estructura y el concepto de Estado de España, ya que el académico- -que ocupa el sillón U mayúscula en la Española- -ha contribuido, a través de sus textos y opiniones jurídicas, a enraizar a España en la cultura de los derechos humanos y la democracia. El jurista, sorprendido, contó a ABC el orgullo que le produce el Premio Internacional Menéndez Pelayo, que han recibido literatos de la talla de Ernesto Sábato, Mario Benedetti, Vargas Llosa u Octavio Paz. Me parece que todos esos nombres- -afirmó- -están muy por encima de lo que yo puedo aportar al historial de este galardón No está del todo acertado García de Enterría. El cántabro ha desarrollado una labor investigadora y de creación a través de la cual ha llegado a alcanzar desde el premio Príncipe de Asturias hasta el doctorado honoris causa de varias universidades. Ha colaborado en textos jurídicos- -si no escribiendo, opinando- -de la importancia de la Constitución Española o del Proyecto de Carta Magna para la Unión Europea, en 1994. por el Ministerio de Cultura portugués e incluída dentro de un ciclo dedicado al autor, está patrocinada por la Embajada española BELÉN RODRIGO, CORRESPONSAL LISBOA. El estreno en Lisboa de la obra de Íñigo Ramírez de Haro Me cago en Dios ha causado un hondo malestar en la colonia española de la capital portuguesa. La representación de la obra- -que ya originó otra viva polémica cuando se representó, hace unos meses, enel Círculo de Bellas Artes de Madrid- -ha sido incluido dentro de un ciclo dedicado por el Grupo Cassefaz al dramaturgo español, que cuenta con patrocinio de la Embajada española en Portugal. El asunto fue ayer la comidilla de la reunión que celebró la Cámara de Comercio e Industria Luso Española, a la que acudieron diversos empresarios españoles afincados en Lisboa. Especialmente hiriente, se comentaba, era la postal distribuida para anunciar la representación, y que muestra un inodoro al que son arrojados un crucifijo, una imagen de la Virgen de Fátima, un Buda y una Media luna, entre otros símbolos religiosos. En el reverso de la postal figura el logotipo de la Embajada española en Portugal entre los patrocinadores de la función. El malestar se ha dejado ver incluso en el seno de la propia Embajada, donde ha habido voces críticas. El ciclo se inscribe dentro de una iniciativa propiciada por el Grupo Cassefaz de Lisboa, que dirige el dramaturgo Miguel Abreu, y por la Asociación de Autores de Teatro de Madrid, para potenciar el intercambio cultural y teatral enter España y Portugal. Fuentes de la Consejería de Cultura de la Embajada española en Lisboa señalaron a ABC que la legación no participa en la elección de los títulos y los autores presentes en este intercambio, y que el patrocinio de éste se limita a mil euros para todo el ciclo. Según dichas fuentes, si el Ministerio de Cultura luso no ha puesto pegas a la representación de la obra de Ramírez de Haro, ¿cómo iban a hacerlo ellos? En la presentación de la obra, estrenada en el Teatro da Comuna de la capital lusa, se afirma que la función no es una afrenta ni una agresión contra las religiones- -católica, musulmana, protestante, judía o anglicana- sino apenas una historia, creada por un autor que confiesa estar desde los 16 años desligado de los dogmas que marcaron su infancia como alumno de un colegio de jesuítas Eduardo García de Enterría, en una imagen reciente SIGEFREDO Sería lamentable que se modificase la Constitución sin un consenso de los dos grandes partidos políticas afectantes a la organización de un país con un grupo terrorista; eso sería deslegitimación del poder político El jurado que falló el galardón estaba compuesto por Víctor García de la Concha, director de la Real Academia Española; Jesús de Polanco, presidente de la Fundación Santillana; Eulalio Ferrer, presidente de la Fundación La Constitución Ahora, en pleno debate sobre la unidad territorial del país para cuyas leyes siempre ha trabajado, el jurista quiere insistir en que sería lamentable que se modificase la Constitución sin un consenso de los dos grandes partidos De todas formas, se muestra tranquilo porque, por más que un Gobierno como es el caso actual tenga los votos de los pequeños partidos nacionalistas y marginales con el sistema actual nunca llegará a tener esa reforma Nacido en 1923, García de Enterría ha vivido en Monarquía, en República y en dictadura. Ha atravesado casi todo el siglo XX español, analizando, estudiando y creando leyes. Ahora dice que si el Gobierno negociase con ETA, sería un hecho sin precedentes Cree casi impensable que se pueda formalizar, como tal, un acuerdo con ETA, porque es imposible negociar medidas Cervantina; Pedro Córdova Mena, rector de la Universidad Antofagasta de Chile, y Lucio Parejo, rector magnífico de la Menéndez Pelayo. La Fundación Ortega y Gasset fue quien propuso la candidatura del catedrático, que fue aprobada por unanimidad y hecha pública ayer en la Casa de América. El Premio Internacional Menéndez Pelayo convoca este galardón, desde 1987, para distinguir a personalidades destacadas en el ámbito de la creación literaria o científica El criterio de elección reside en que, la aportación humanística del candidato, pueda llegar a recordar a la del filólogo e historiador Marcelino Menéndez Pelayo. Él, por cierto, también era cántabro. Borges me ha influido con su visión del mundo También ha tenido tiempo este académico para adentrarse en el universo de Jorge Luis Borges y, de su mano, en el de la lectura y la escritura literarias. En 1999 publicó Fervor de Borges y ahora, apenas a una semana del vigésimo aniversario de la muerte del Premio Cervantes, García de Enterría asegura que el autor argentino sigue absolutamente vigente, y ya es un clásico Admite don Eduardo que sigue acudiendo con frecuencia a sus textos, que siempre se le presentan como inagotables fuentes de luz Le han llegado a regalar incontables gozos y, más allá de eso, le han influido filosóficamente. Detrás de sus libros hay toda una visión del mundo, una concepción Para el catedrático, la imagen de la vida en los relatos de Borges adquiere, normalmente, tintes de perplejidad, porque él no tenía grandes certidumbres Esto le atrae de su obra. Eso, y que, en cada párrafo encuentras cosas hermosas