Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional MIÉRCOLES 7 6 2006 ABC Las milicias islamistas quieren extender la guerra por toda Somalia ABC MOGADISCIO. Una gran tensión se respira en Mogadiscio, capital de Somalia, ante el avance incontenible de la milicia islamista por toda la ciudad y sus alrededores, en medio de temores sobre la actitud que tomarán las nuevas autoridades que han mostrado una tendencia más fundamentalista. La Unión de Tribunales Islamistas, tendencia a la que muchos atribuyen conexiones con Al Qaida, pero que parece ser la única fuerza política capaz de reinstaurar el orden en un país que ha vivido sus útimos quince años en guerra civil, tiene planes de extender su lucha más allá de la capital. Un responsable de estos tribunales, Moalim Hashi Mohamed, dijo ayer a la agencia Efe que la intención de sus milicianos es dirigirse ahora hacia Jawhar, 90 kilómetros al norte de Mogadiscio, donde se han refugiado algunos señores de la guerra En esa población tenían su sede varias ONG que prestan asistencia en Somalia. La Alianza para la Restauración de la Paz y Contra el Terrorismo, de los señores de la guerra, pierde terreno en todo el país. Treinta años después de su muerte, se sigue manipulando la figura del Gran Timonel. Se subasta el celebérrimo retrato de Tiananmen. Se erige una estatua gigante en el Tíbet. Una biografía muestra su perfil más abominable. Y se abre un restaurante temático en Pekín Mao Zedong, descanse en paz TEXTO FERNANDO PASTRANO. FOTO P. ARCOS El representante de Kofi Annan media en el conflicto de Timor ABC NUEVA YORK. Sukehiro Hasehawa, representante especial del secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, se ha reunido en Timor Oriental con el ministro de Exteriores y Defensa, José RamosHorta, con el fin de viajar a la zona controlada por un grupo armado que solicita la dimisión del primer ministro del país, Mari Alkatiri, en un intento por mediar para restablecer la paz en la zona, según informa un comunicado de la organización. Hasegawa y Ramos- Horta se han desplazado a la región de Gleno, en el oeste del país para informar a los rebeldes de que si un proceso de transición se fuerza por medio de la violencia, más gente terminará sufriendo y sus líderes no podrán escapar a la responsabilidad Ayer, más de un millar de manifestantes que pedían la dimisión del primer ministro de Timor Oriental, Mari Alkatiri, entraron en Dili en un convoy de camiones y motocicletas, horas después de que varias turbas prendieran fuego a edificios y saquearan un almacén lleno de suministros agrícolas. MADRID. Hace algunos años- -no muchos- -abundaban por toda China. A finales de los 70, por ejemplo, casi se podía decir que no había un lugar en Pekín desde el que no se divisase algún retrato de Mao Zedong. Hoy no es tan fácil ver en la calle- -otra cosa es en el interior de las viviendas- -la efigie del Gran Timonel. De los edificios públicos ha desaparecido, y de los despachos oficiales, también. Causó revuelo cuando se retiraron los que presidían la Estación Central de Ferrocarril y el del aeropuerto La Capital. Aparte de algún escaparate nostálgico; de los tenderetes de puestos de souvenirs para turistas; o de los que cuelgan de los espejos retrovisores de los taxis, ya sólo queda el celebérrimo retrato que en la plaza de Tiananmen hace guardia en la tribuna que sirve de entrada al Palacio Imperial, más conocido como Ciudad Prohibida. Y también éste podría desaparecer en breve plazo si, tras la subasta que se va a realizar de su original, el lienzo va a parar a manos extranjeras. ¿Podemos deducir, pues, que se ha pasado de un exacerbado culto a la personalidad al olvido? Ni mucho menos. Aunque hace ya treinta años de la muerte de Mao (9 de septiembre de 1976) su figura, para bien o para mal, no ha caído en el baúl de los recuerdos. Estatua de 12 metros El Tíbet era hasta ahora la única región de China que se había librado de las estatuas de Mao. Hasta ahora, por que acaba de instalarse una en la ciudad de Gonggar, 85 kilómetros al sur de Lhasa. El coloso de granito pesa 35 toneladas y mide 7,1 metros de altura, más otros 5 del pedestal. Doce metros de innecesario recordatorio a los tibetanos independentistas de que aquello es China. Toda una provocación. En todo el mundo, menos en China, triunfa la biografía Mao. La historia desconocida que muestra un Mao abominable, cobarde, mentiroso, misógino, mal padre, despiadado, el mayor asesino de la historia. El balance de sus autores, Jung Chang y Jon Halliday es cien por cien negativo, sin un resquicio positivo. Chang, hija de altos dirigentes comunistas, gozó de una infancia acomodada, algo que muy pocos compatriotas pudieron compartir. Su padre llegó a tener rango 10 dentro del partido, lo que le daba derecho a tener sirvientes. A los 14 años, Chang, fervorosa comunista, se alistó en la Guardia Roja. Dos años antes se había cambiado el nombre de pila, Er- hong (Rojo Pálido) porque quería ser rojo intenso Pero su padre cayó en desgracia durante la Revolución Cultural y con la penuria descubrió todas las perversiones del maoísmo. Ha acabado denunciándolas en su libro. Toda una venganza. Un niño saborea un helado junto al retrato gigante de Mao en la plaza de Tiananmen En Pekín acaba de inaugurarse un restaurante temático Se llama Red Classic y basa su decoración en la estética de los años 60. Sus clientes, nuevos ricos chinos, saborean los platos más sofisticados junto a la iconografía revolucionaria. Mao hasta en la sopa. Todo un negocio. Su memoria manipulada de formas muy diferentes. No es políticamente correcto, lo sé, pero creo sinceramente que si Mao Zedong no hubiera existido, China no estaría hoy donde está. Ni mucho menos. Otra cosa es si supo retirarse a tiempo, que seguramente no. No sé si, como se aseveró oficialmente en su día, su obra podría cuantificarse en un 70 por ciento de aciertos y un 30 de fracasos. Seguramente tampoco. Un tirano siempre es un tirano, pero, como dice un proverbio chino, no hay oro puro, ni hombre perfecto Y Confucio- ¡que sería de los chinos sin el Maestro Kong- -sostenía que un largo camino siempre se empieza por un corto paso aunque sea doloroso. Bye, bye Para avanzar China en esta nueva Larga Marcha tiene que superar el pasado y centrarse en el futuro. Mao murió hace mucho, descanse en paz. En la plaza de Tiananmen un niño de unos 8 años- -la nueva China- -saborea un helado con fruición. A su espalda el controvertido retrato de Mao sirve de fondo para una foto que, con una cámara digital, le está tomando su padre. Mao zhu xi (El presidente Mao) le digo señalando la pintura. Bye, bye me responde riendo. Mi chino debe de ser muy malo. O no.