Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 MIÉRCOLES 7 6 2006 ABC Internacional Merkel y Chirac fueron obsequiados ayer con sendas jarras de cerveza durante la cumbre bilateral que mantuvieron en Rheinsberg, al norte de Berlín AFP Alemania y Francia conciben una segunda oportunidad para la Constitución europea Chirac propone un mejor funcionamiento institucional, y Merkel quiere nuevos reglamentos b La presidencia alemana de la UE, en 2007, devolverá el Tratado Constitucional al orden del día, y la presidencia francesa, en 2008, pretende dar un impulso político RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BERLÍN. Los dirigentes políticos de Francia y Alemania acordaron ayer la próxima revitalización del proceso constitucional europeo, embarrancado desde el pavoroso fiasco del no francés y holandés de hace un año. El presidente de Francia admitió que vivimos momentos difíciles, que superaremos, naturalmente en referencia a la mayor crisis vivida por la UE, y subrayó su confianza en el turno alemán al frente de la Unión para relanzar el tren en la dirección adecuada Angela Merkel y Jacques Chirac convinieron en que entre la presidencia alemana, de la primera mitad de 2007, y la francesa, de finales de 2008, un nuevo impulso político volverá a encarri- lar la reforma de las instituciones europeas y, al término de dicho plazo, será necesario haber llegado a una decisión sobre el Tratado, pues como dijo ayer la canciller: Una Unión que funcione necesita del Tratado Constitucional y sus instituciones, particularmente, de nuevos reglamentos Estamos de acuerdo en decir que, después de una pausa de reflexión, el Tratado volverá a estar en el orden del día (comunitario) durante la presidencia alemana añadió Merkel tras el encuentro informal en el castillo de Rheinsberg, a una hora al norte de Berlín. No quiso predecir curso o resultados de tal fase de reflexión pero ambos responsables políticos reconocieron la necesidad de revisión que tienen algunas partes de un texto que se pretende constitucional. Francia propone mejorar el funcionamiento de las instituciones respecto de los tratados existentes apuntó Chirac. Por lo poco que se desprende del detalle expuesto por éste, Berlín se encargará durante su presidencia de recopilar las propuestas de los socios so- bre la reforma institucional y componer con ello una síntesis de las soluciones posibles En tanto, y durante su presidencia, París se esforzará por mejorar en la práctica el funcionamiento institucional hasta que pueda hacerlo una Constitución propiamente. Alemania, de inveterado europeísmo, quiere salvar el Tratado pese a la faena de los referéndum holandés y francés, pero el Gobierno de Francia considera que el presente texto no puede ser sometido de nuevo a sus ciudadanos en los mismos términos en que lo rechazaron. Chirac subrayó que no se trata de otra cosa que de que las instituciones funcionen mejor Acuerdo sobre presupuesto Ambos dirigentes refutaron que la Unión se encuentre bloqueada y citaron el acuerdo sobre presupuesto, salvado in extremis por Merkel y que permite principalmente proceder con la ampliación, la activación de la directiva Bolkenstein sobre servicios y el lanzamiento de una política energética europea. Sin embargo, en medios diplomáticos se ha sobreentendido que el ritmo de la ampliación y, especialmente, la apresurada invitación a Turquía de Schröder y Chirac se encuentra tras el progresivo enrocamiento del electorado europeo. Ambos países así parecen asumirlo ahora, pero esto no quiere decir que retrocederemos sobre los compromisos ya adquiridos dijo Merkel en referencia a la invitación formal a Turquía del pasado año, pero la capacidad de la Unión para incorporar nuevos miembros va a ser un tema que gane importancia Sobre la candente cuestión iraní, Merkel se refirió a Teherán en términos muy serios a fin de que acepte la propuesta ampliamente colegiada por las potencias y trasladada ayer por el representante diplomático europeo. Hoy es un día muy importante subrayó Merkel en referencia al viaje y la labor negociadora de Javier Solana. Ambos dirigentes subrayaron que la evolución iraní es un factor serio de inquietud pero que las cinco potencias del Consejo más Alemania han ma-