Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 Cultura MARTES 6 6 2006 ABC Los Príncipes de Asturias inauguran el Instituto Cervantes de Palermo y recuerdan siglos de historia común El centro está instalado en la iglesia de Santa Eulalia de los Catalanes b La Obra Pía cede el uso del templo como nueva joya cultural española en el barrio de la Vucciría y colabora en la rehabilitación del centro histórico de Palermo JUAN VICENTE BOO CORRESPONSAL PALERMO. Los Príncipes de Asturias inauguraron ayer en Palermo la cuarta sede del Instituto Cervantes en Italia- -después de las de Milán, Roma y Nápoles- instalada en la histórica iglesia de Santa Eulalia de los Catalanes, desacralizada hace varias décadas y perfectamente restaurada para su nueva función cultural. Don Felipe comentó en su discurso que pocos lugares hay en el mundo tan vinculados a España como Sicilia. Tantos siglos de historia compartida no pueden pasar desapercibidos Y no lo pasaron ayer, pues la ciudad de Palermo vivió pendiente de los Príncipes de Asturias, ovacionados por los vecinos del barrio de la Vucciría y homenajeados, desde su llegada, por el alcalde de Palermo, Diego Cammarata, y el presidente de la Región de Sicilia, Salvatore Cuffaro. El heredero de la Corona destacó como ejemplo de la cooperación entre los dos países el acuerdo alcanzado entre el Ayuntamiento de Palermo, el Instituto Cervantes y la Obra Pía de los Establecimientos Españoles en Italia, regentada por nuestro embajador ante la Santa Sede Según ese acuerdo, explicó, la Obra Pía cede, para nueva sede del Cervantes, la Iglesia de santa Eulalia de los Catalanes y colabora con el Ayuntamiento en el plan de rehabilitación y regeneración del centro histórico de Palermo La ciudad donde Cervantes fue a curar las heridas de Lepanto J. V. B PALERMO. A don Miguel de Cervantes, soldado y escritor, le hubiera gustado recorrer de nuevo ayer las estrechas callejuelas contiguas al viejo puerto de La Cala, donde los palermitanos vitoreaban a los Príncipes de Asturias, lanzaban confeti desde los balcones y tomaban fotografías con los representantes de una España con la que esta ciudad compartió sus destinos durante más de cuatro siglos. El paso de Miguel de Cervantes por Palermo como soldado está documentado en 1574, pero sus aventuras en Sicilia se remontan a más atrás. Cesar Antonio Molina, director del Instituto que lleva su nombre, comentó ayer que don Miguel partió de Messina hacia Lepanto para participar en la batalla contra los turcos el 7 de octubre de 1571. Tras el enfrentamiento, Cervantes regreso a Palermo para curarse las heridas que sufrió durante la batalla y que causaron la perdida de su mano izquierda Según Cesar Antonio Molina, hay incluso una referencia documental de su presencia allí como soldado en 1574 El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, recordó en su discurso que Cervantes, el escritor universal, compartió esta tierra camino de Argel, y nos convoca hoy en Santa Eulalia de los Catalanes, una iglesia desacralizada, cuya fisonomía lleva la impronta siciliana y española. El templo se dedicó a la advocación de santa Eulalia, una mártir catalana que comparte, junto con la Merced, el patrocinio de la ciudad de Barcelona Moratinos subrayó que la remodelación de este espacio en 1630 trajo a su fachada los escudos y bustos de varios reyes aragoneses En la plaza situada frente a la iglesia de los catalanes, un artístico escudo y una placa recuerdan a Carlos II, mientras que en otros lugares destacados de Palermo hay recuerdos y estatuas de Carlos V, Felipe II y otros reyes aragoneses y españoles. La presencia catalana en Sicilia se remonta a 1282, cuanto Pedro III de Aragón asumió el control de la isla, iniciando los períodos aragonés y español que se prolongarían durante más de cuatro siglos hasta 1713, en que pasa a los Saboya. El siglo XV fue una época de gran esplendor cultural, que incluyó la creación de la primera Universidad de Sicilia, en Catania. Cuatro siglos de historia en común dejaron un profundo recuerdo, y Palermo es hoy la ciudad italiana que más aprecia su pasado español y que manifiesta mayor simpatía por nuestro país. Sicilia es cuna de numerosos hispanistas, incluida Caterina Ruta, presidenta de la Asociación de Hispanistas Italianos. Francisco Vázquez y su predecesor El Príncipe felicitó afectuosamente al ex embajador de España ante la Santa Sede, Jorge Dezcallar, quien firmó el pasado mes de febrero, en su calidad de Gobernador de la Obra Pía, el acuerdo que cede la iglesia en comodato por diez años, mientras que, a su vez, el Ayuntamiento de Palermo la restaura y la dedica a usos culturales como sede del Instituto Cervantes. El actual embajador de España ante la Santa Sede, Francisco Vázquez, invitó a su predecesor a participar en el acto como reconocimiento al trabajo de renovación de la Obra Pía llevado a cabo por Jorge Dezcallar y el ministro consejero de la Embajada ante la Santa Sede, Luis Belzuz, en su calidad de vicepresidente y representante Legal. El generoso templo de cruz latina, caído en abandono en los años sesenta y restaurado con generosidad, ofrece un marco excelente para conciertos, Los Príncipes en la sede del Instituto Cervantes en Palermo conferencias y exposiciones como las que jalonarán toda esta semana inaugural. Sus columnas monolíticas de mármol brocatel, traídas de España en el siglo XVII, impresionan hoy tanto como en el año 1630, en que los comerciantes catalanes construyeron su espléndida iglesia, dedicada a la mártir santa Eulalia, que contaba con gran devoción en Cataluña. El barrio de la Vucciría junto al antiguo puerto de La Cala- -hoy dedicado a deportes náuticos- -es un mercado popular de carnes (de ahí su nombre en siciliano afrancesado) pescados y otras mercancías, que fascina EFE por sus colores y su sabor mediterráneo. Por desgracia, es una zona degradada desde los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, cuyos cráteres negros se advierten todavía en varios solares cubiertos de ruinas. El nuevo Instituto de Palermo queda a cargo del responsable del Instituto de Nápoles, José Vicente Quirante, profundo conocedor y amante de la cultura italiana según el director del Instituto Cervantes, César Antonio Molina. Con el de Palermo, el Instituto suma ya 57 centros en 37 países, y se dispone a abrir este mismo año sedes en Pekín y en Brasil.