Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 MARTES 6 6 2006 ABC Cultura y espectáculos Familiares de Pablo Picasso, entre ellos sus hijas Maya y Paloma, y su nuera Christine, posan con los Reyes y el presidente Rodríguez Zapatero Sus Majestades los Reyes inauguraron ayer la exposición Picasso. Tradición y vanguardia que albergan el Prado y el Reina Sofía, y que sirvió para reunir a casi toda la familia del pintor en la pinacoteca que visitó con 14 años Todos los Picasso van al Prado TEXTO MANUEL DE LA FUENTE FOTO: EFE Fue un Midas de la creación, que todo lo que tocaba (desde tazas a lienzos, pasando por ceniceros, esculturas, grabados y platos) lo convertía en el oro más preciado, en el oro del arte. Picasso, ese hombre genial que sabía que las manzanas le gustaban a pesar de que no tuvieran explicación, ha sido uno de los nombres más propios de la historia de nuestro género, el humano, y uno de sus artistas más rompedores, innovadores y trascendentales. Polifacético, poliédrico, incansable, imparable (y hasta inaguantable, según algunos, sobre todo algunas) prolífico en muchos sentidos, o en dos al menos, el malagueño fue un toro de la vida y un toro de la pintura, el mismo toro del Guernica o quizá aún mejor, el de la Minotauromaquia Pero para ello, para romper moldes, para romper todos los esquemas, para poner del revés la historia de la pintura, llevar la creatividad al cubo y tratarse de tú a tú con los ismos y con las vanguardias del siglo XX, se empapó de tradición, consciente, como todos los genios, de que lo que no es tradición es, por supuesto, plagio. Ésa es una de las notables y poderosas razones por las que la obra del pintor se ha aposentado ahora (ahora que se cumplen ciento veinticinco años de su nacimiento y setenta de su frustrado nombramiento como director del Prado) en las salas del clásico de los clásicos, el propio Museo del Prado, al tiempo que algunos ilustres del Prado han viajado hasta el contemporáneo de nuestros contemporáneos, el Centro de Arte Reina Sofía, para acompañar la obra picassiana allí reunida, y muy en especial para dar escolta al Guernica, de cuyo regreso a España se cumplen también los veinticinco años. El resultado es la exposición Picasso. Tradición y vanguardia una hermosa manera de comprobar que aun separados por los siglos, los grandes del pincel se saltan a la torera las barreras del tiempo y del espacio. Una buena perspectiva. Ayer al mediodía, Sus Majestades los Reyes inauguraron oficialmente la muestra comandando un recorrido por sus dos sedes en el que estuvieron acompañados por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero; su esposa, Sonsoles Espinosa; las hijas del pintor Paloma y Maya; su nuera, Cristine Ruiz Picasso; el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves; el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz- Gallardón; Jaime de Marichalar, presidente de la Fundación Winterthur y José García Velasco, presidente a su vez de la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales, entidades ambas que han sido patrocinadoras de la exposición. También estuvieron los presidentes de los patronatos de los dos museos, Rodrigo Uría y José Manuel Urgoiti, los directores de las dos pinacotecas, Miguel Zugaza y Ana Martínez de Aguilar, demás patronos, así como los dos comisarios de la muestra, Carmen Giménez y Francisco Calvo Serraller, quienes serían felicitados in situ por Don Juan Carlos al finalizar el recorrido, por el magnífico ensamblaje de los cuadros y la osadía de la propuesta, que no lo es tanto si se recuerda que Picasso fue pradoadicto desde su primera visita, a los catorce años. Cara a cara con Velázquez Es maravillosa señalaba absolutamente convencida Doña Sofía acerca de la exposición, mientras se encontraba en la encrucijada que pone cara a cara a Velázquez y a Picasso, un encuentro, a través del tiempo, entre el maestro sevillano y el maestro malagueño. Cada uno en compañía de sus Meninas meninas que al malagueño se le clavaron en el alma y en la mirada y a las que con el tiempo (1957) dedicaría toda una serie de esbozos. El cambio de parejas fue constante