Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 6 6 2006 55 La superstición e internet hacen de hoy un día diferente: el sexto día del sexto mes del sexto año, 666 Pinang mony el mortal virus de los malos espíritus Esta misma semana ha muerto otra persona en Indonesia como consecuencia del virus de la gripe aviar. Se trata del sexto fallecimiento en los últimos días en la isla de Java, la más poblada del archipiélago al albergar al 65 de sus 240 millones de habitantes. A pesar de este incesante goteo de muertes y de la preocupación de la OMS por la proliferación de contagios humanos en Kubu Simbelang, en este pequeño y tradicional pueblo de mayoría musulmana hay quien achaca tales muertes a los pinang mony los malos espíritus que habrían castigado a Puji y sus familiares por separarse de su marido hace tres años. No creo que haya sido por las gallinas, puesto que aquí todos tenemos aves sueltas y no nos ha pasado nada se justifica Magdalene, quien, por si acaso, impide que su bebé se acerque a los animales que corretean a sus anchas por la puerta de su tienda. Alarma mundial por la incapacidad de Indonesia para controlar la gripe aviar Falta conciencia en la sociedad y el Gobierno pese a los 37 muertos b Con 240 millones de habitan- tes y 1.200 de aves, este archipiélago es una bomba de relojería porque gallinas, patos y gansos campan a sus anchas PABLO M. DÍEZ. E. E YAKARTA. El terremoto de la isla de Java ha eclipsado, al menos momentáneamente, la alarmante propagación de la gripe aviar por Indonesia, donde han muerto ya 37 personas infectadas por el letal virus H 5 N 1. De ellas, 26 han fallecido en lo que va de año, en el que se ha disparado espectacularmente la mortalidad. Las estadísticas indican que la enfermedad se cobró una vida cada dos días y medio el pasado mes de mayo, lo que ha hecho saltar todas las alarmas de la comunidad médica internacional. No en vano, las autoridades sanitarias de Indonesia han demostrado una clara ineficacia para controlar la extensión de la epidemia, que ha aparecido ya en 27 de las 33 provincias que componen este gigantesco archipiélago de 18.000 islas y 240 millones de habitantes. Viven juntos humanos y animales Con más de 1.200 millones de aves censadas, las antiguas Indias orientales holandesas constituyen una bomba de relojería y una seria amenaza para el resto del planeta, ya que gallinas, patos y gansos corretean a sus anchas por los patios traseros de las casas indonesias. Incluso es normal ver a las aves sueltas en los suburbios de Yakarta, una metrópolis de casi nueve millones de habitantes con un moderno distrito financiero plagado de rascacielos y galerías comerciales de lujo blindadas por miedo a los atentados integristas islámicos. Al igual que ocurre en el resto de Asia, en los pueblos la gente convive estrechamente con sus animales, que en ocasiones incluso duermen dentro de las casas junto a los seres humanos. A pesar de que Indonesia se ha convertido en pocos meses en el segundo país con más víctimas mortales, tras las 42 de Vietnam, la sociedad no está concienciada del problema y sigue relacionándose con las aves tan alegremente: comerciando con ellas en los mercados ambulantes, sacrificándolas en plena calle, sin las pertinentes medidas higiénicas y hasta utilizando sus excrementos como abono para los cultivos. Además, los campesinos no suelen informar cuando se detecta la aparición de la enfermedad, ni en personas ni en animales, para evitar unos sacrificios masivos que supondrían su ruina, puesto que suelen ganar una media de unas 500.000 rupias (42,56 euros) al mes. Por su parte, el Gobierno tampoco está actuando con la contundencia necesaria, ya que se enfrenta al obstáculo de la excesiva descentralización de la Administración. Tras la caída del régimen del dictador Suharto en 1998, las autoridades provinciales y locales han ganado tanto poder que raras veces suelen ejecutar los programas de actuación dictados desde Yakarta. Por ese motivo, la OMS ya ha dirigido sus críticas contra el Ejecutivo indonesio, del que se sospecha además que ocultó hasta el año pasado la existencia de casos de gripe aviar en su territorio nacional. Hay una gotera en el techo y el Ministerio de Salud lo único que hace es secar el suelo cada día, pero hasta que no se arregle esa fuga el problema no se va a detener ha denunciado uno de los expertos de la OMS en Yakarta, Steve Bjorge, quien apostó por intensificar los mecanismos de vigilancia y por llevar a cabo sacrificios en masa de animales enfermos porque el virus H 5 N 1 es una pandemia en las aves de aquí Un final evitable La gripe aviar es endémica en Asia, pero países como Tailandia, Vietnam o China han conseguido detener la proliferación de los contagios exterminando buena parte de su población de aves. Tan drástica solución supone una considerable inversión de dinero y un serio perjuicio económico para los granjeros, pero se ha revelado como el único método eficaz para frenar el avance de la enfermedad. De no ser así, el virus continuará propagándose y, más temprano que tarde, acabará produciéndose la tan temida mutación que los expertos consideran inevitable: el contagio directo entre seres humanos que podría desatar una pandemia con millones de muertos en todo el mundo. Los miembros de la familia Borugintin fallecidos vivían en estas tres casas Se sospecha que el Ejecutivo indonesio ocultó la existencia de casos de gripe aviar el pasado año