Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional ELECCIONES EN EL PERÚ MARTES 6 6 2006 ABC La victoria de Alan García no sorprendió a los peruanos residentes en España, quienes en su gran mayoría lo apoyaron. Sin embargo, ese respaldo no se ha traducido en esperanza, sino en desconfianza. ¿El futuro ya no es lo que era? TEXTO MICHAEL ZÁRATE. FOTOS VÍCTOR INCHAUSTI IGNACIO GIL MADRID. Si al desaparecido Karl Popper le hubiesen pedido un comentario sobre el resultado de las elecciones en el Perú, le habría bastado con remitirse a su definición de la democracia: ese sistema donde todo se reduce a votar un cambio de gobierno cada cierto tiempo, y sin ninguna garantía de que el nuevo vaya a mejorar la trayectoria del precedente. Pues bien, ese escepticismo popperiano tiene hoy un nombre: Alan García Pérez. El líder del Apra ha logrado que los peruanos le den una nueva oportunidad, a pesar de su nefasto primer mandato (1985- 1990) bautizado como el Aprocalipsis Para evitar que Ollanta Humala llegue al poder, el Perú se ha visto obligado a experimentar un insólito déjà vu Usualmente, una página como ésta hubiese albergado las opiniones de destacados analistas políticos e intelectuales. Sin embargo, esta vez se ha querido presentar el testimonio de tres peruanos residentes en Madrid, quienes atesoran historias distintas, pero que guardan consigo un común denominador: su profunda desconfianza por el porvenir del país andino. Ninguno de ellos se atreve a predecir el futuro, quizá porque nadie es profeta en su tierra... ni tampoco en España. tió tristeza cuando conoció la victoria de García. Ella sintió miedo. A su mente llegaron los viejos fantasmas de 1985, cuando su madre la despertaba en la madrugada- -dos veces por semana- -para hacer la cola que les permitiera adquirir una bolsa de arroz o azúcar. Recuerda también el temor que sentía por la vida de su padre, un oficial del Ejército peruano que combatía a la guerrilla maoísta de Sendero Luminoso. Todavía siento esa angustia y ese escepticismo cuando ahora escu- cho a García decir que su gobierno será el mejor expresa. Por su parte, Percy Aguilar Luna (45) trabaja desde hace tres años en el floreciente sector de la construcción y es un melómano. Su vida- -así como los viejos discos de vinilo- -siempre tuvo un lado A y un lado B: una niñez que transcurrió bajo el ritmo marcial de la dictadura militar de Juan Velasco (ensalzado por Humala) y una juventud de melodía tristona, ensombrecida por el régimen de García. Al inicio del Go- bierno aprista, la gente tenía dinero, pero la situación cambió cuando nos fuimos dando cuenta de la hiperinflación menciona Aguilar, un constructor que espera que García sepa edificar sobre los logros del presidente saliente, Alejandro Toledo. Si algo queda claro es que García tendrá que expiar todas sus culpas desde el poder. Más aun cuando muchos peruanos todavía recuerdan, por ejemplo, que durante su gobierno una botella de leche era casi un signo de estatus. INÉS ROSALES TINOCO Pequeña empresaria PERCY AGUILAR LUNA Constructor LORENA TRELLES GUZMÁN Periodista Qué tiempos aquellos Inés Rosales Tinoco (52 años) reside en Madrid desde hace diez años y es propietaria del bar restaurante Rosales Mientras sus parroquianos almuerzan de pie, esta señora se sienta a decir sus verdades sobre la mesa. Y es así como asegura que su primera reacción al conocer la victoria de García fue de suma tristeza por el Perú. Ella no olvida aquel quinquenio aprista, en el que los precios de los productos andaban por las nubes. La moneda se devaluó tanto que no alcanzaba para comprar ni un cuarto de kilo de arroz recuerda. A diferencia de Rosales, la periodista Lorena Trelles Guzmán (27) no sin- Nadie está seguro de él Alguna vez, el escritor peruano Julio Ramón Ribeyro dijo que sólo después de cuarenta años en Europa había descubierto hasta qué punto era peruano. Inés Rosales lleva ya diez años en España y- -como Ribeyro- -su peruanidad ha adquirido otra dimensión. Nació en la ciudad de Junín (sierra central del Perú) donde la pobreza se sienta a la mesa, y donde los candidatos presidenciales nunca llegan. Madre de cuatro hijos, esta pequeña empresaria siente una gran desconfianza por lo que será el segundo Gobierno de Alan García. Nadie está seguro de que haya cambiado. Si este señor tiene un poquito de sentido común, pues debería gobernar bien, pero ya estoy cansada de ver tanta politiquería barata afirma Rosales con mucha desazón, como si le sirvieran un plato de cebiche sin limón. ¿Qué cree que pasará con el Perú en estos cinco años? -Cómo saberlo, chico. Le estoy pidiendo a Dios que le dé (a García) un poquito de conciencia y que ponga lo mejor de sí. Afortunadamente, las cosas me han salido bien en España, pero pienso en los que se han quedado allá. Su victoria era de esperar Percy Aguilar tiene una idea muy clara: Alan García ha llegado a la Presidencia con un voto prestado... era de esperar Hace algunas semanas, este constructor estuvo en Lima, donde pudo percatarse del creciente rechazo que generaba la candidatura del líder nacionalista. Y la capital fue clave en esta segunda vuelta. Los demás partidos, en su desesperación para que no gane Humala, han respaldado al Apra. García debe saber que el voto que se le ha dado ha sido un voto contra su adversario apunta Aguilar, quien cree que los peruanos se han visto obligados a respaldar al aprista, sin que haya certeza de su madurez. Aguilar nació en el Cusco, la capital del Imperio Incaico y una de las ciudades donde Humala derrotó por amplio margen a García. ¿Por qué su ciudad natal respaldó notoriamente al candidato nacionalista? -Hay muchas personas que no están preparadas académicamente y Humala dirigó su discurso especialmente a ellos, por lo que pudo captar sus votos. Muchos en el Cusco creen ciegamente en él, pero lo cierto es que hay mucha falta de cultura y de información. No tenemos memoria Como corresponsal de un canal de televisión en el Perú, Lorena Trelles tuvo que cubrir la votación de sus compatriotas en Madrid. Y salió muy decepcionada. La gente fue a votar con desgana. A muy pocos les importa lo que sucede en el Perú. Votan porque no quieren pagar la multa y eso me parece decepcionante sostiene esta periodista, que está realizando un máster en la Universidad Complutense y unas prácticas en la agencia de comunicación Ketchum 6 La victoria de García me ha generado sentimientos encontrados. Entre angustia y desesperación porque no sé qué va a pasar con mi país confiesa Trelles, quien mantiene una colección de Intis la moneda utilizada durante el régimen aprista y que fuera cambiada por su irrefrenable devaluación. ¿A qué se debe la victoria de Alan García? -A que los peruanos no tenemos memoria. Por ejemplo, me parece sorprendente que (el ex presidente Alberto) Fujimori esté libre en las calles chilenas y que su hija haya sido la más votada en las elecciones al Congreso. Te juro que tengo sentimientos encontrados.