Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 6 6 2006 Nacional 25 Condenan a dos años de prisión al factor de Chinchilla por el choque de trenes Según el fallo, dio la salida al Talgo porque se olvidó del mercancías sentencia, el ferroviario no irá a la cárcel porque la condena no es de especial gravedad y podría aparejar muchos más inconvenientes que ventajas MAITE MARTÍNEZ ALBACETE. El factor de circulación de Chinchilla, José Luis D. C. fue el culpable de que el Talgo 226, con cuatro tripulantes a bordo y 86 pasajeros, chocase frontalmente con el mercancías 83.407 el 3 de junio de 2003, ocasionando la muerte de 19 personas y heridas a más de medio centenar. Al menos, así lo cree el titular del juzgado de lo Penal número 1 de Albacete, Jaime de Lamo, que ayer dio lectura a parte de los 133 folios de la sentencia que dictó el pasado 2 de junio, un día antes de que se cumplieran tres años de la tragedia. El juez cree probado que, aquel día, José Luis D. C. puso en verde el semáforo y dio la señal de marche el tren al Talgo 226, olvidándose de que por esa misma vía venía de frente un mercante. Este olvido originó uno de los mayores siniestros ferroviarios del país, por b Pese a la El accidente de Chinchilla Los hechos ocurrieron el 3 de junio de 2003, cuando un Talgo y un tren de mercancías colisionaron al circular por la misma vía debido a un error de señalización y de autorización de preferencias cometido por el factor ferroviario de la estación albaceteña de Chinchilla. Eran las 21: 42 horas de ese 3 de junio. El accidente provocó la muerte de diecinueve personas y otras 48 quedaron heridas de gravedad. El brutal choque provocó un incendio de los dos trenes a 1.709 metros de la estación de Chinchilla y la violencia del golpe provocó que parte de las vagonetas del tren de mercancías quedasen montadas sobre el techo de los vagones del Talgo. La sentencia del juicio a José Luis D. C. de 41 años, factor de la estación, tiene como hecho probado que cuando éste, consciente de su error, alertó al puesto de mando de Valencia para tratar de evitar el fatal choque, la colisión ya se había producido 16 segundos antes. Ha sido condenado a dos años de prisión, pero no tendrá que ingresar en la cárcel. Tampoco recurrirá el fallo. las cosas, el juez concluye que José Luis D. C. es culpable de 19 delitos de homicidio por imprudencia grave profesional y 48 delitos de lesiones por imprudencia grave. En cualquier caso, no ingresará en prisión porque, entre otros motivos, las consecuencias para el factor podrían aparejar muchos más inconvenientes que ventajas el que el juez ha condenado a José Luis D. C. a dos años de prisión, aunque no llegará a ingresar en la cárcel, y cuatro años de inhabilitación para el ejercicio de la profesión de ferroviario. El magistrado da por probado no sólo que José Luis D. C. puso el semáforo en verde, sino que le dio la señal manual de salida al tren. En la sentencia, relata que aquel fatídico 3 de junio, a las 21 horas y 39 minutos, el Talgo 226 paraba en la estación de Chinchilla, para que José Luis D. C. le entregase un boletín de limitación de velocidad. Entonces, José Luis D. C. olvidando que la vía de sentido único estabacupada, puso el semáforo a verde, cogió sus útiles de trabajo es decir, la gorra y el banderín, y se dirigió al Talgo 226 para entregar al maquinista el boletín, que éste le devolvió firmado a las 21 Su rápida reacción al pedir ambulancias y el hecho de que se disculpase ante las víctimas han atenuado la pena de prisión horas y 40 minutos. A continuación, el acusado dio la orden de marche el tren al Talgo 226 y el maquinista, tras un breve pitido, arrancó la máquina y abandonó la estación camino de Murcia por la misma vía donde, a unos 3.800 metros más allá pero en sentido contrario, circulaba un mercancías. A las 21 horas, 42 minutos y 9 segundos y a 1.709 metros de la estación, se producía la fuerte colisión, que dio lugar a un pavoroso incendio Según el juez, J osé Luis D. C. no se percató de que por la misma vía que había dado la salida al Talgo 226 llegaba el mercancías, hasta que el mercante estaba tan cerca de Chinchilla que accionó la sonería (sistema que avisa con una señal sonora de la llegada de los trenes) El juez admite que el factor hizo lo posible por aminorar las consecuencias de la colisión, pidiendo que enviasen ambulancias y bomberos al lugar del siniestro y permaneciendo en su puesto de trabajo hasta que fue relevado. Igualmente, le reconoce que se disculpase ante las víctimas antes del juicio. Estos dos hechos han llevado al juez a apreciar la atenuante de reparación del daño, en su mayor grado. Así