Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
108 LUNES 5 6 2006 ABC Gente Pamela Anderson, una ilustre canadiense. La actriz de Los vigilantes de la playa y modelo de calendario ya brilla con luz propia en su tierra (nació en Canadá) donde ha sido distinguida con una estrella en el paseo de la Fama de Toronto. Allí, también figura ya otro canadiense de pro: el actor Brendan Fraser. Los almonteños han vuelto a demostrar, un año más, el fervor que sienten por su Señora J. M. SERRANO La devoción por la Virgen del Rocío Miles de romeros vivieron ayer pendientes del salto a la reja con el que Ella sale en procesión por las calles de esta aldea de Almonte (Huelva) una jornada en la que el obispo de Huelva recordó a la más grande en la misa de Pentecostés s estimaciones decían que la Virgen estaría en la calle pasadas las tres de la madrugada. En El Rocío (Huelva) las estimaciones son siempre un misterio. Pero al final siempre hay alguien que gana la apuesta. Porque la Señora ya avanza por las arenas. Busca los simpecados de las ciento cinco hermandades para devolverles la visita que ellos le hicieron el sábado. Así funciona este Pentecostés. Todo es tan caótico, tan impredecible, que roza por ese extremo el mayor orden existente. Hay una magia que lo organiza y lo desorganiza todo. Ayer, a las nueve de la ma- La TEXTO: ALBERTO GARCÍA REYES FOTO: J. M. SERRANO ñana, una gran plataforma ataviada con telas rojas presidía la plaza del Real. A las dos de la tarde allí sólo había hierro. Entretanto, se celebró la misa de Pentecostés, oficiada por el obispo de Huelva, Ignacio Noguer Carmona, a quien acompañó el exótico Pedro Olmedo, obispo de Umaguaca, en Argentina. Porque la devoción a la Reina de las Marismas ya no tiene límites. Hace años que no los tiene. Aunque hay que empezar a reconocer que la explosión se acabó. Por mucho que los organismos oficiales se empeñen en decir que hay en la aldea almonteña un millón y medio de personas, la vista sa- be que más de medio millón ya es una exageración. En la misa se notó. Los estandartes de las hermandades se extendían por la explanada rodeados de vacíos inauditos. Y el obispo onubense clamó en la homilía por la participación activa de más gente en la lucha por la evangelización en la provincia. También cambió su registro para acordarse de Rocío Jurado, obligada cita en la fiesta del Rocío: En el ámbito de la cultura, cabría recordar la música popular rociera y a quienes la han encarnado y ya no están entre nosotros También en el Pontifical más calor insoportable. Rocie- ros de verdad atendiendo a las palabras del obispo. Sillas de playa para aplacar el cansancio. Romeros en cuclillas destrozados por el duro camino. Tamborileros en silencio. Y cada uno a su casa a esperar el rosario. La ley dice que cuando el simpecado de Almonte vuelva al santuario, la bajada de la Virgen puede llegar en cualquier momento. Ahí es donde está la belleza del domingo: en la discusión. No en la celebración del ascenso del Recreativo de Huelva a Primera División. La hermosura del domingo habita en el debate sobre la hora del salto, tras el rosario de la aurora que comienza justo en la medianoche. La Hermandad Matriz siempre ha querido retrasar lo máximo posible este momento para recuperar la vieja tradición de poner a la Señora en la calle con los primeros rayos de luz. Pero los almonteños siguen sin contener sus ganas de portarla. Se decía ayer que en los años de traslado lo normal es que se lancen a por Ella más tarde y esté menos tiempo a la intemperie. Pero sólo es un decir. Porque no es posible afirmar nada con seguridad. Sólo puede decirse que la Blanca Paloma es un milagro con un llanto nuevo que derramará por su piel el rocío de la marisma.