Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 Deportes CAMPEONATO DEL MUNDO DE MOTOCICLISMO GRAN PREMIO DE ITALIA LUNES 5 6 2006 ABC Rossi desenfunda su doctorado y pone el Mundial manos arriba Espectacular exhibición del campeón, que ganó la batalla a Capirossi, Hayden, Dani y Sete TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN Era el mejor y continúa siendo el mejor. Era el favorito a conquistar su octavo título universal y demostró que continúa siendo el principal candidato al cetro. Rossi comenzó a cumplir, en su país, la hazaña que se ha planteado en el Mundial más difícil de su trayectoria profesional. Antes del Gran Premio de Italia era octavo en la clasificación, a 43 puntos de Hayden, un número que colocó en su Yamaha como exposición planetaria de la gesta que se ha impuesto alcanzar. Ahora, en Montmeló, saldrá con el número 34 en su sillín. después de realizar una exhibición portentosa en su casa, en su circuito, preludio de una victoria sensacional ante la fiebre amarilla de su afición. Michael Schumacher presenció la lección magistral del campeón italiano. El rapaz de Urbino protagonizó el segundo triunfo de la temporada en una demostración de riesgo, al límite de lo imposible, que derrotó por fin a Loris Capirossi, nuevo líder del campeonato. Los 89.000 espectadores presentes en Mugello vivieron la mejor competición del año, un duelo en la categoría reina que pareció una prueba de 125, con Valentino, Loris, Gibernau, Hayden, Melandri, Pedrosa y Stoner en una batalla a campo abierto. Las campanas de la Tavullia volvieron a sonar con el octogésimo primer éxito de su súbdito más famoso. Tocaron más fuerte que nunca, porque el hijo de Graziano volvía a ser el de siempre. Y es que el reto de Valentino es el de toda la comarca. 81 victorias, a nueve de Nieto 55 en MotoGP, supera a Doohan. El estadounidense suma 54 y Rossi ya sólo tiene por delante a Agostini, que venció 68 veces en la clase reina. Rossi ganó 14 pruebas en 250 y 12 en 125. La plusmarca es 123. La posee Agostini, que junto a esos 68 éxitos triunfó en 54 ocasiones en 350 c. c. y una en 750. Nieto es el segundo en la historia. Venció en 90 carreras: 62 en 125 c. c. 27 en 50 y una en 80. Rossi, a un triunfo de Rolf Biland. El campeón de side cars se adjudicó 82 grandes premios entre 1975 y 1997. plaza. Faltaban ocho vueltas. Allí comenzó la remontada del mito. Superó a Melandri, que posteriormente se salió de pista. Luego, a Pedrosa y a Hayden, para apostar definitivamente por la victoria en un mano a mano con Capirossi. El combate fue excelso, excepcional. Ambos se quitaron el mando en tres oportunidades, hasta que el rey de este negocio frenó todavía más tarde que nunca en la última vuelta, adquirió diez metros de ventaja y celebró un éxito que pasará a la historia. Porque Rossi adelantó dos veces a su compatriota Rossi protagonizó una carrera espectacular, con la que inicia su remontada en el Mundial en la curva de Poggio Seco, invadida de sus seguidores vestidos de amarillo. Porque el campeón dejó claro que tiene artes que nadie puede imitar. El segundo lugar obtenido por Loris le elevó al liderato del Mundial, empatado con Hayden, que subió al tercer cajón. Pedrosa fue cuarto, la misma posición que mantiene en el campeonato. Pero el jefe de esta carpa ya es quinto en la clasificación, a 34 puntos. Todos le atacan porque es el único enemigo. Bautista pierde ante Pasini por una milésima Nuevo triunfo de Aspar, con cuatro pilotos entre los cinco primeros T. G. -M. El Gran Premio de Italia de 125 se decidió tal y como Aspar aconsejaba. El director de Bautista, de Pasini, de Gadea y de Faubel exigió a sus pilotos la aplicación del lema juego limpio y aconsejó a Bautista que no arriesgara por ganar a Pasini, que competía en casa. Le dijo al líder del Mundial que primara la suma de puntos para consolidar su privilegio. Dicho y hecho. Aunque no sucedió así porque Álvaro adoptara el mensaje de su jefe. No le hizo ni caso. Aparcó la prudencia en el box, se la jugó al límite con su compañero italiano y solamente perdió el primer podio por una milésima de segundo. Aspar respiró. Todo salió como él deseaba. Pero esos enanos le hicieron temer una caída doble. A partir de Montmeló impondrá órdenes de equipo. Al menos, no sufrirá como ayer. Algunos dudaron de la objetividad de la telemetría que otorgó el triunfo a Pasini, por aquello del factor cam- Vibrante como una carrera de 125 Venció en una guerra contra las Ducati y las Honda, hasta ahora superiores a su Yamaha. Siguen siéndolo. Rossi ganó, simplemente, porque se la jugó para compensar su inferioridad técnica. Primero fue Sete quien le enseñó la guadaña, después de una arrancada en la que el italiano quiso ser primero para escaparse y evitar la lucha en grupo. No pudo. El español le plantó cara y le impidió poner pies en polvorosa. Después sería Capirossi quien enseñaría los dientes, luego de una remontada excelente desde el octavo puesto. Stoner voló por los aires y se formó una serpiente en la que todos querían inyectar el veneno al mismo: Capirossi, Sete, Hayden, Melandri y Dani perseguían al referente de la cilindrada, a ese ídolo que todos intentan derrocar. El ritmo era infernal. Gibernau se pasó en una frenada y perdió el tren del podio, para ser finalmente quinto. El propio Valentino se excedió en una curva y saltó del liderato a la quinta po Menudo escándalo se habría montado hace treinta años, cuando la victoria se decidía por foto. Ahora, la tecnología frena la discusión. Parados para no brindar el rebufo La discusión se presenció en el asfalto. Álvaro y Mattia decidieron desde la salida que ellos serían los protagonistas. El checo Pesek se subió a ese carro, pero a remolque. Marchó siempre detrás y sus dos rivales jugaron con él. Tanto, que a falta de dos vueltas le dejaron en cabeza. La razón era clara. Vencería quien mejor aprovechara los rebufos del inocente que rodara como ariete. Así comenzó la pe- El italiano obtuvo su primera victoria después de dos caídas consecutivas y ya es tercero en el Mundial lea estratégica por la victoria. Una guerra en la que Pasini se impuso por el halo de una mariposa italiana. El giro final fue una lección de táctica. Mattia amagó y adelantó a Pesek, mientras Álvaro era tercero. Pero en la curva decisoria, despertó el checo. Dejó de acelerar. El italiano aprovechó el parón para dar gas a tope y adquirir una ventaja que evitara el rebufo del español. Lo consiguió. Bautista progresó y entró en la meta a su lado, pero le faltó el empujón de esa mariposa, que voló para casa. El talaverano, de todos modos, disfrutó con su segundo puesto, porque su máximo rival por el cetro, Kallio, entró en la sexta posición, por detrás de Gadea y Faubel, los otros muchachos de Jorge Martínez Salvadores. Aspar continúa abusando. Cuatro pilotos entre los cinco primeros del gran premio y del Mundial. Que se lo brinden a Túnez, el quinto jinete, ausente en Italia por su flojo rendimiento. Tiene a cuatro colegas para copiar.