Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 Madrid LUNES 5 6 2006 ABC En sus seis meses de existencia, 82 casos de presuntos abusos sexuales a menores han llegado al Centro de Intervención Integral puesto en marcha por la Consejería de Familia. Presta ayuda psicológica y legal a la víctima, a su familia y al agresor cuando es menor Cuando el abusador vive en casa TEXTO: M. J. ÁLVAREZ FOTO: JORDI ROMEU Lo habitual es que el autor de las vejaciones sea el padre biológico, adoptivo o la pareja, nunca la madre nunca me he encontrado con una madre que sea la autora Los desmanes pueden prolongarse en el tiempo hasta que alguien rompe su silencio... En general, el afectado. El daño es más insidioso, más cruel y se quiebra toda la estructura familiar. Si el agresor es el padre, la primera que entra en crisis es la madre afirman. Hay varias fases. Desde no querer asumirlo, negarlo o resignarse. Son meros mecanismos de defensa. Es difícil reconocer que has estado casada con un monstruo, y surge la culpabilidad de la mujer y su hijo. Lo habitual es que las parejas se separen y la otra parte se vuelque y proteja al afectado Hay excepciones en las que la Administración tiene que intervenir y tutelar al menor, cuando el deterioro familiar es generalizado. ¿Hay un perfil del agresor? El único rasgo en común es que carecen de empatía y son ególatras. Salvo los pederastas, no tienen rasgos psicóticos. Otro tópico es que un abusador ha sido víctima En ocasiones, el abusador actúa de modo esporádico cuando está en pleno despertar o declive sexual. Si el agresor es menor, actúa con sadismo, como en el buylling MADRID. Caso número 1. Niña de 3 años. Parte de lesiones: desgarros vaginales. Autor: por determinar. Caso número 2. Inmigrante adolescente. Informe médico: ha sufrido dos abortos. Autor: la pareja de su madre (un ciudadano español) tras someterla a abusos deshonestos. La joven soportaba la situación para no dañar a su progenitora. Temía denunciar para no romper su precario núcleo familiar. Éstas y otras situaciones tan sórdidas suceden cada día en nuestra sociedad. El problema es que los abusos sexuales siguen siendo un tabú, sobre todo cuando suceden de puertas adentro. Para abrirlas, la Consejería de Familia y Asuntos Sociales, que dirige Beatriz Elorriaga, ha puesto en marcha una nueva iniciativa: el Centro de Intervención del Abuso Sexual Infantil (Ciasi) Ofrece una atención integral ante la menor sospecha detectada desde cualquier ámbito: sanitario, educativo, policial, social... Una vez verificado el hecho, a través de informes, se interviene con las familias, víctima y verdugo, según el caso, siempre y cuando éste último sea también menor (uno de cada siete) al ser más fácilmente recuperable. E, incluso, asisten legalmente cuando hay denuncia y en el juicio. La recreación de la vida diaria en los niños, una estrategia para detectar el problema Secuelas Menores víctimas de abusos Madrid cuenta con el primer Centro de Intervención de Abusos Sexuales Infantiles promovido por la Consejería de Familia y Asuntos Sociales. El 56 de las agresiones se producen en el seno familiar por parte del padre, padrastro o pareja de la madre. Sexo y edad. El 71 de las víctimas son niñas y la mayor prevalencia de abusos se sitúa entre los 8 y los 12 años. do de violencia y no se repite, no quedan secuelas. El niño lo vive sin una carga emocional añadida dice Soledad Galiana, directora del centro. Con los niños de corta edad usan como estrategia la de dibujar o escenificar con juguetes escenas de su vida cotidiana. Todas las sesiones se graban para Romper las barreras Desde que abrió sus puertas, en diciembre, ha atendido 82 casos. Llegan en oleada: hasta seis en una mañana. Hasta la fecha, el 56 de estos abusos se produce en el seno familiar. Y, el agresor suele ser el propio padre o la pareja de la madre. Son las niñas las más afectadas, siete de cada diez (71 La mayor prevalencia de abusos se concentra entre los 8 y los 12 años. Los ultrajes varían en función de la edad. Cuanto menor sea ésta, hay más juegos o caricias. El pequeño, en su inocencia, no es consciente de lo que sucede. De ahí que, cuando el abuso no va acompaña- analizarlas o evitar la repetición de testimonios ante jueces, policía... Las vejaciones que se dan fuera del ámbito del hogar o de la familia suponen el 44 de los casos que han llegado al Ciasi. La agresión se revela de inmediato. Son casos muy dramáticos. Un golpe brutal que te parte por la mitad recalca Emilia María Mejías, jefa del área de Infancia del Instituto del Menor y la Familia. La ventaja es que suceden una sola vez, se detectan a la primera, y con ayuda profesional no provoca mayores daños. Estos asaltos callejeros son una batalla medio ganada. Los tabúes surgen al producirse los abusos en el seno del hogar cuando el enemigo está en casa. Suele ser el padre biológico o la pareja de la progenitora, o también abuelos o primos mayores. En mis 25 años de experiencia Los abusos prolongados interrumpen el desarrollo psico- evolutivo. Ocasionan trastornos de personalidad, depresiones graves... ¿Se supera? Un 25 de mujeres ha sido víctima de violencia sexual en algún momento de su vida y no tiene trastornos psicopatológicos. Lo esencial es denunciar y hacer terapia El tratamiento dura medio año, con el fin de no revictimizar al sujeto. Luego se realiza un seguimiento, a la espera del juicio, con asesoramiento a los progenitores. Igual sucede cuando no se confirma el maltrato: a los seis meses se hace una valoración para ver si se mantiene la situación. Según la edad, los afectados reciben sesiones preventivas de educación sexual. Junto a la educación en valores y una buena comunicación, son las claves para que los casos salgan a la luz agregan.