Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 5 6 2006 25 Asesinato a sangre fría en Irak de los ocupantes chiíes de un autobús, entre ellos una docena de escolares Abbas concede a Hamás otras 36 horas antes de convocar el referendo sobre el reconocimiento de Israel Masiva participación en España M. ZÁRATE MADRID. Los más de 70.000 peruanos residentes en España acudieron también a las urnas sin que se produjeran incidentes relevantes, según informó ayer el cónsul general de este país en Madrid, Diego Alvarado. En la capital española votaron alrededor de 30.000 peruanos, que acudieron al Palacio de los Deportes, cuyos alrededores se vieron abarrotados de vendedores de comida. A diferencia de lo ocurrido en la primera vuelta, en la Casa de Campo, la jornada electoral de ayer en Madrid fue mucho más tranquila y ordenada. El 9 de abril pasado, el sentido de la votación de los residentes en España fue distinto al de sus compatriotas que viven en el Perú: hubo un gran respaldo a la conservadora Lourdes Flores, quien no logró el ballotage Esta vez- -aunque aún no hay información oficial sobre los resultados globales en España- -se supo que Alan García había obtenido claras victorias en Andalucía, Zaragoza y Valencia. Proscrito durante una década y prescritas las denuncias de enriquecimiento ilícito, el ex presidente García no pudo derrotar a Toledo en 2001 y volvió a intentarlo este año La segunda oportunidad TEXTO C. DE CARLOS LIMA. El voto del corazón, del afecto, ya vendrá. Se construye, se cultiva con el tiempo Alan García reconoció ayer que su virtual victoria en las urnas se la deberá a la gente que optó por darle una segunda oportunidad para evitar el triunfo de Ollanta Humala, un adversario al que veían más peligroso que su propio pasado. En términos menos hirientes para sí mismo lo resume: Cuando aparecen extremismos, el pueblo tiende a refugiarse en la posición central, sólida, del cambio, sin estrépito y sin fusilamientos La revancha de la historia le llega al ex presidente con 53 años y con la familia unida. Su mujer, la argentina nacionalizada peruana Pilar Nores, participó de la campaña como nunca hiciera antes. En las dos ocasiones que García peleó por la Presidencia, 1985 y 2001, esta economista, a la que conoció en Sevilla, se mantuvo en un discreto segundo plano, pero en la que acaba de terminar se lanzó de lleno al ruedo electoral y de los medios de comunicación. Aunque con menor exposición, los cuatro hijos de la pareja y Carla, fruto de un primer matrimonio, también han colaborado para que su padre recupere el poder del que se despidió en 1990 con un saldo económico caótico, manchado por la corrupción y asolado por el terrorismo de Sendero Luminoso y otras guerrillas. Su tutor Gabriela, Luciana, Josefina, Carla y Alan Raúl ayer mismo le defendían, ponderaban y hasta besaban frente a las cámaras. Soy feliz porque representa todo el sistema democrático. Creo que los jóvenes, la juventud, ha dado su voto por él Las palabras pertenecen al único varón de la familia, aspirante a heredar la fortuna dialéctica y el trono en el Apra que ocupa Alan García. El joven lleva incorporado el nombre de Raúl en homenaje a Victor Raúl Haya de la Torre, sobre el que su padre insiste: No era una persona, era una especie de Hércules mitológico que nunca creí que podía morir. Parece una declaración de adolescente, pero lo sigo sintiendo así Haya de la Torre ejerció como tutor con el pequeño Alan que no conoció a su progrenitor hasta cumplidos los cinco años porque Carlos García Ronceros, secretario de organización del por entonces clandestino Apra, estaba detenido en la cárcel. Su madre, Nitha Pérez, fundadora del Apra en su lugar natal de Camaná, se ocupó del pequeño y le inoculó, través del ADN y la educación, la cicuta de la política. En aquella familia no resultó extraño que Haya eligiera de pupilo favorito a Alan Gabriel García Pérez. El chico aprendió pronto el significado de disciplina. Antes de cumplir los 18 años, tenía una cita diaria con su maestro incluidos los fines de semana y hasta de madrugada, para que diera pruebas de sus mejoras en el arte de hablar en público. En 1972, siguiendo instrucciones de Haya de la Torre, Alan García realizó un doctorado en Derecho en la Universidad Complutense. Dos años después se matriculó y terminó, con buenas notas, en la Sorbona, donde estudió Sociología. Regresó en 1979 a Lima. Sería el principio de una carrera política meteórica interrumpida por la mala estrella de su gestión de gobierno. Sucedido en la Presidencia por Alberto Fujimori, el autogolpe de éste en 1992 le sorprendió huyendo por los tejados. Nunca se arrepentiría más de haberle aconsejado al Chino que humillara a Mario Vargas Llosa en el debate de televisión que le dio el triunfo al padre de Keiko Sofía, la diputada electa más votada. La leyenda no negada le atribuye textualmente la sugerencia: Vargas, llámele señor Vargas El escritor, atribulado, perdería por ko el combate de la imagen y de los votos. Obligado por las circunstancias Proscrito durante una década y prescritas las denuncias de enriquecimiento ilícito en su contra, Alan García Pérez regresó en enero de 2001 para presentarse en las elecciones de ese año. No pudo derrotar la candidatura de Alejandro Toledo y volvió a intentar suerte este año frente a Lourdes Flores y Ollanta Humala. Pocas semanas antes de la primera vuelta, los sondeos le relegaban a un tercer puesto. Invencible en su tenacidad para poder reescribir la historia y lavar su expediente, insistía hasta hace poco que su perseverancia a concurrir a las urnas no era un acto de terquedad sino que estaba obligado por las circunstancias Muchos le dieron por deshauciado, pero su capacidad para resurgir de las cenizas quedó demostrada ayer. Unos peruanos se disponían a votar en el madrileño Palacio de los Deportes EFE