Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 Deportes DOMINGO 4 6 2006 ABC Ganador de cuatro anillos con los Lakers en los 80, el entrenador más elegante de la NBA vuelve a una final, esta vez con Miami y con Shaquille como compañero de viaje CICLISMO El regreso de Pat Riley TEXTO MIGUEL ÁNGEL BARBERO Ataque frontal de la UCI a la Agencia Antidopaje por el caso Armstrong ABC AIGLE (SUIZA) Lejos de acercar posturas, la Unión Ciclista Internacional (UCI) y la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) han arreciado sus acusaciones por el caso Armstrong, el que destapó el diario L Equipe al acusar al estadounidense de haber dado positivo por EPO en su primer Tour ganado, el de 1999. Primero, la UCI se puso del lado del corredor tras el informe Vrijman según el cual, Armstrong no consumió EPO, el AMA violó la intimidad del corredor al hacer declaraciones públicas sobre unas muestras de orina que presuntamente dieron positivo y violó el código antidopaje al analizar a un corredor sin su consentimiento. El viernes, el AMA rechazó el informe de la UCI porque ponen como hechos cosas que son suposiciones, sospechas y posibilidades y plantea la posibilidad de tomar acciones legales contra quien repruebe públicamente sus conclusiones. Ayer la UCI- -que acusa al AMA de haber dado la información a L Equipe -volvió a arremeter con dureza contra el máximo organismo mundial contra el dopaje. El AMA no debería tomarse a la ligera y criticar temas que no le competen directamente, sino que al contrario, debería responder a las numerosas cuestiones que se plantean en el informe Vrijman MADRID. Siempre quedará la duda: los grandes equipos, ¿los hacen los entrenadores o los jugadores? La cuestión admite ambas respuestas. Un gran técnico no puede ganar sin buenos mimbres y hay grandes figuras que se retiran sin triunfos por no tener un guía de calidad en el banquillo. Por eso, cuando se juntan los dos factores, el éxito suele estar asegurado. En Miami, después de que Dios los criase a cada uno por su lado, se juntaron este invierno Pat Riley y Shaquille O Neal. Los dos tienen en común un pasado dorado en los Lakers que les dejó con ocho anillos en sus dedos (cinco a Riley y tres a Shaq y también su facilidad para llegar a la final profesional sin importarles con qué equipo. Para ambos será su tercera visita con camisetas diferentes. El preparador accedió también con los Knicks y el pívot, con los Magic. Y en ambos casos les frenaron los Rockets. En el sexto partido de la final del Este (95- 78) los de Florida dominaron a Detroit gracias al gran partido de su center (28 puntos, 16 rebotes y 5 tapones) Y ahora, el día 8, les espera la primera final profesional de su historia en su decimoctavo aniversario. El rival, Dallas o Phoenix. En cualquier caso, el glamour ha vuelto al baloncesto. Riley, creador del showtime convirtió a los Lakers en el mejor escenario de Holywood. De su mano los Kareem Abdul- Jabbar, Ma- gic Johnson o James Worthy se convirtieron en los ídolos de medio mundo; además, su apariencia de dandy siempre engominado e impecablemente vestido, le valió un puesto en el mundo de la moda. En su paso por Nueva York coincidió con otro gran pívot, Pat Ewing, y sólo un imparable Hakeem Olajuwon les apartó de la gloria. No obstante, el Pat del banquillo se llevó su segundo galardón como mejor técnico de la NBA, lo que también conseguiría después en su primera etapa en Miami. Pat Riley, ayer en Miami Volver y besar el santo Encerrado en los despachos durante más de dos años, decidió volver a la banda esta misma campaña. Quería sacar el máximo partido a la plantilla que había configurado y que con Stan Van Gundy no terminaba de explotar. Dicho y hecho. Fue ponerse los galones y, doce años después, regresar a lo más alto. En veintidós temporadas de carrera será su novena final con su tercer equipo. Impresionante. Que nadie se confíe, que aún nos queda lo más difícil avisa O Neal. A sus 34 años, está en plenitud física y cuenta con unos compañeros que le facilitan el trabajo. En especial un Dwyane Wade que, aunque está griposo, ha demostrado que es una de la grandes figuras de la Liga. Y los Mourning, Walter, Payton o Williams están ansiosos por ayudarles. AP Un ganador nato Nacido en Nueva York hace 61 años su vida siempre se ha centrado en el deporte. Su padre fue beisbolista profesional y él destacó en football y el baloncesto antes de decidirse por la canasta en Arkansas. Jugó nueve años en la NBA y ganó un anillo con los Lakers en 1972. Como entrenador empezó en este mismo equipo y ganó cuatro títulos en los 80. Después guió durante cuatro años a los Knicks y llegó a la final en 1994. Hace una década recaló en Miami, donde ha sido entrenador y presidente. Comentarista televisivo habitual, ofrece conferencias por todo el mundo sobre motivación y trabajo en equipo.