Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 4 6 2006 55 El Gobierno cifra en 1.200 hm 3 el agua depurada que podría reutilizarse al año Ambiente de estudio La zona de estudio ha de ser silenciosa, ventilada y contar con una buena iluminación y tener la temperatura adecuada. Conviene empezar a estudiar por algo de dificultad intermedia, seguir con una mayor y terminar con lo más sencillo cuando se esté más cansado. Hay que afrontar los temas de uno en uno para no agobiarse. Relajación Disminuye la ansiedad y el estrés. Tiene dos soportes corporales básicos: la respiración abdominal y la relajación muscular. Lo primero proporciona más oxígeno y facilita los procesos del sistema nervioso. Lo segundo dice al cerebro que el cuerpo está sereno. Piensa de manera positiva y apuesta por el taichí, el yoga... El examen Una máxima: a pesar de los nervios no evitar la prueba. Hay que llegar descansado y con la mente despejada (conviene dar un paseo previo y nada de repasos de última hora) y con tiempo suficiente. Conviene evitar a quienes puedan poner en duda la preparación. Al recibir el examen, leer antes todas las preguntas y empezar por las más fáciles. una mayor ansiedad señala la psicóloga Isabel Álvarez. Y esto tiene una explicación: Están tan poco acostumbrados a enfrentarse a dificultades que se sienten frustrados cuando tienen que superar cosas (como una prueba o examen) porque no saben cómo. Están inmersos en la filosofía de lo fácil Pero además, explica esta psicóloga, los escolares más pequeños temen que sus padres cambien la opinión que tienen de ellos por motivo de las notas. Piensan que les van a querer o valorar menos Por ello, insiste en que es importante que los padres resten importancia al suspenso o la nota, y que transmitan a sus hijos que el amor por ellos es incondicional. Tienen que exigirles, pero aprovechando la competitividad siempre en sentido positivo Así, relata que es frecuente escuchar a un padre comentar mi hijo me ha sacado tres sobresalientes o ha suspendido como si lo primero fuera un mérito de los dos y el fracaso tan sólo del hijo. Por norma general- -explica Álvarez- -detrás de un niño con altos niveles de ansiedad hay un padre demasiado exigente con el estudio Principales efectos Físicos: Alteracion del sueño, pérdida de apetito, trastornos digestivos, nauseas, taquicardias, calambres, sudor frío... Psicológicos: Dificultad para concentrarse, imposibilidad de tomar decisiones, expresarse... Antes del examen la persona puede dejarse vencer por la pasividad y el día de la prueba puede producirse dificultad para entender las preguntas, bloqueo mental... Las reacciones emocionales pueden llevar a sentirse aprehensivo, inquieto, enfadado o desvalido. familia. Es estupendo que los padres pregunten al niño qué está leyendo, que les resuma el libro, que lo comenten y sería fantástico que todos lo leyeran para poder opinar. Es un trabajo conjunto y con el que se consigue una implicación total en la educación señala. Exámenes necesarios Los psicólogos apuestan por exigir y a la par otorgar la suficiente confianza al escolar para que supere los obstáculos e insisten en que no es tan importante la nota... Entonces, ¿por qué volvemos a un sistema educativo que destierra el progresa adecuadamente para recuperar el suspenso o el sobresaliente? ¿Son necesarios los exámenes o más bien son ganas de hacer pasar a los alumnos por un mal momento? María Antonia Casarrubios, profesora de Filosofía, lo tiene claro: Los exámenes son necesarios, lo que no quita que se puedan hacer de muchas maneras y bajo distintos formatos. Pero he comprobado que, si no existen, los chicos no se toman la asignatura en serio También coincide en señalar que la ansiedad se produce porque planifican mal el tiempo de estudio y a ello se une que confían poco en su capacidad, lo que les pone cada vez más nerviosos. Como madre reconoce que duele que los hijos sufran, pero hay que ponerles retos, y eso falta en la escuela y en casa pero también precisa que al alumno que no va bien hay que motivarle y ayudarle a superar los obstáculos. En ello coincide Tomás Alonso, director del Instituto Tomás y Valiente: Lo queramos o no, hay que superar pruebas y que exista un grado de ansiedad es bueno. Ahora: bien hay que plantearse siempre dónde están los límites Entre un 15 y un 25 de los estudiantes universitarios españoles sufren ansiedad y estrés hay que adaptar las exigencias a las capacidades y limitaciones de cada niño. Los escolares llegan a casa y están solos, son la llamada generación de la llave, no tienen a nadie que les guíe en el estudio, que cree hábitos correctos. La nota que obtiene el alumno tiene que hablar de conocimientos y no reflejar algo que se han aprendido de memorieta señala Tierno, que insiste en la importante función que tienen los padres en esta tarea y de la que, en muchas ocasiones, se despreocupan. A la hora de afrontar los suspensos, recomienda que el alumno se esfuerce en recuperar en los meses antes del verano aquellas materias que tiene más cercanas al aprobado y que las otras las deje para septiembre. Y sobre todo aconseja leer durante el verano, sobre todo en Niños de la llave MIGUEL BERROCAL puede aparecer en cualquier momento, son las épocas de cambio las más propicias para que se manifieste. Así, los primeros síntomas suelen aparecer en Bahillerato, donde la tensión por conseguir mejores notas de cara a una futura carrera universitaria es mayor. Pero no sólo estos estudiantes se convierten en presa del estrés: Los escolares más pequeños presentan hoy día Ahora bien, en todo esto los expertos señalan que se da una paradójica circunstancia: los padres exigen y presionan para que los escolares les traigan buenas notas pero, a la vez, la mayoría se despreocupa de su educación, de ayudarle con las tareas escolares y de crear hábitos de estudio. Hay tiempo para todo menos para hacer familia critica el psicólogo y psicopedagogo Bernabé Tierno que insiste en recordar a los padres que las notas no son todo en educación y que